El síndrome de muerte súbita del lactante es la principal causa de muerte en los niños menores de un año. De hecho, la Asociación Española de Pediatría estima que uno de cada 1.000 pequeños muere repentinamente, una cifra que aumenta en países como el Reino Unido, donde cada año mueren unos 300 bebés de manera inesperada. Leer más »