Técnica del semáforo para que tus hijos mejoren su conducta

¿De qué color está vuestro semáforo hoy?

Tecnica semaforo conducta niños

Los niños no siempre son fáciles de gestionar. A veces pueden mostrarse muy impulsivos y desobedientes, por lo que es fundamental que los padres cuenten con recursos que les permitan disciplinar de manera positiva y a la vez estimulen el autoconocimiento infantil. Una de las herramientas más sencillas y eficaces para el manejo de la ira es la técnica del semáforo.

De hecho, se puede utilizar con niños a partir de los 3 o 4 años, cuando estos comprendan cómo funcionan los semáforos en la carretera. Por una parte, esta técnica le ayuda a desarrollar habilidades de autogestión de la ira y, por otra parte, estimula la madurez emocional.

¿En qué consiste la técnica del semáforo?

El principal objetivo de esta técnica es enseñar a los niños a identificar la ira, para que luego puedan gestionarla de manera más asertiva, aprendiendo los diferentes pasos del autocontrol emocional. De hecho, no debemos olvidar que lidiar con la ira puede ser difícil para cualquier persona, independientemente de su edad, pero es especialmente difícil para los niños pequeños porque suele ser una emoción compleja y abrumadora.

Antes de poner en práctica esta técnica, es conveniente que le expliques bien el funcionamiento del semáforo y diseñes uno en casa. También debes explicarle que las emociones no son sus “enemigas” pero que existen algunos estados emocionales, como la ira, el miedo y la frustración, que pueden llevarle a comportarse de manera inadecuada, haciendo daño a los demás o a sí mismo. Por eso es importante aprender a gestionar esas emociones cuanto antes.

Rojo, significa detenerse, y se debe activar antes de que el niño pierda por completo el control.

Amarillo, significa reflexionar, es el momento para encontrar la solución más adecuada para el problema que provoca la ira o frustración.

Verde, significa avanzar y poner en práctica la solución, pero siempre de manera responsable y sin herir a los demás.

De cierta forma, los colores del semáforo representan las etapas de la gestión emocional. En un primer momento se experimentan esas emociones, entonces es necesario detenerse para que estas no tomen el mando. Luego se pasa a una fase en la que es necesario reflexionar sobre lo ocurrido, es una etapa de pausa donde en un primer momento pueden acumularse más emociones negativas pero poco a poco estas se van disipando dejando en su lugar emociones más agradables y positivas. Por último, llegará el momento en que sea posible poner en práctica una estrategia de afrontamiento razonada.

La técnica del semáforo para el control de las emociones en niños

¿Cómo aprovechar al máximo esta técnica?

El niño no debe percibir esta técnica como un castigo, sino como una herramienta útil para su desarrollo. Por eso, es importante que no se convierta en una especie de “tarjeta roja” que los padres sacan cuando el niño está a punto de perder el control, sino que realmente fomente la introspección, de manera que cuando el niño crezca, sea él mismo quien la aplique.

Para ello, es fundamental que le ayudes a identificar los signos que indican que está enfadado o frustrado. También debe aprender a identificar el “punto de no retorno”, en el cual pierde el control, para que sea capaz de detenerse antes de llegar a ese momento.

Al principio, cuando el niño es pequeño, tendrás que guiarle a través del proceso. No solo tendrás que detenerle antes de llegar al punto de no retorno sino también ayudarle a buscar la causa de ese enfado y/o frustración, así como proponerle soluciones más asertivas y enseñarle a evaluar las consecuencias de sus acciones.

Una vez que se apropie de la técnica, no solo puede utilizarla para gestionar la ira sino también otras emociones como la preocupación, el miedo, la decepción y la tristeza. También podéis elaborar entre ambos una serie de actividades que le ayuden al pequeño a relajarse y recuperar el control, como usar el frasco de la calma, escuchar música, practicar algún ejercicio de relajación, contar hasta 100, cantar una canción, jugar con su mascota… Más adelante, él mismo se dará cuenta de cuáles son las estrategias más adecuadas para lidiar con los distintos tipos de emociones.

Deja un comentario sobre “Técnica del semáforo para que tus hijos mejoren su conducta”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!