Trastorno oposicionista desafiante infantil

Causas y síntomas del trastorno oposicionista desafiante infantil

Trastorno oposicionista desafiante infantil

Cada vez son más los padres que acuden a las consultas de Psicología en busca de una solución para el comportamiento desobediente de sus hijos. Sin embargo, en algunos casos no se trata de una desobediencia común sino que en la base de esa conducta se esconde un problema mayor: el trastorno oposicionista desafiante. Se trata de una alteración infantil muy frecuente, según datos de la Sociedad de Pediatría, en España afecta al 15% de los niños.

En realidad, es muy común encontrar conductas desafiantes a lo largo del desarrollo de cualquier niño. No obstante, en ocasiones este comportamiento persiste durante más tiempo del habitual o se acentúa demasiado, hasta convertirse en un trastorno oposicionista desafiante. Este problema se puede manifestar de diferentes maneras, desde una pasividad extrema hasta la hostilidad, las verbalizaciones negativas o la agresividad.

Lo peor es que el trastorno oposicionista desafiante suele seguir un curso bastante estable a través del desarrollo infantil, y también entraña un mayor riesgo de que aparezcan problemas sociales y/o académicos. Por eso, lo más conveniente es acudir cuanto antes al psicólogo y recibir un tratamiento. De hecho, la buena noticia es que existen diferentes tipos de terapias efectivas para abordar este problema. Cuando los síntomas se diagnostican a una edad temprana y se sigue el tratamiento, el trastorno merma considerablemente.

Las causas del trastorno oposicionista desafiante

No existe una causa específica que pueda explicar el trastorno oposicionista desafiante. No obstante, los expertos aseguran que el factor psicosocial desempeña un papel fundamental. Se ha podido apreciar que algunos factores, como una educación coercitiva o violenta, la inmadurez o la falta de experiencia en la crianza de un hijo, pueden estimular las conductas desafiantes. Asimismo, la inexistencia de lazos afectivos, el abandono durante los primeros años de vida, los conflictos maritales y la depresión materna, también pueden propiciar la aparición del trastorno o agudizar sus síntomas.

También se ha encontrado que los factores genéticos tienen un peso importante en el desarrollo de esta alteración. De hecho, se conoce que los hijos de padres con antecedentes de trastorno oposicionista desafiante infantil o de trastorno disocial, tienen una mayor vulnerabilidad genética a desarrollar conductas hostiles. Los estudios incluso han demostrado que existe una vulnerabilidad genética relacionada con anomalías en los cromosomas XYY y XXY, que estimulan este tipo de alteración de la conducta.

Por otra parte, las últimas investigaciones neurológicas aseguran que en el trastorno oposicionista desafiante existe un déficit en los niveles serotoninérgico y noradrenérgico del cerebro. Esta deficiencia afecta la respuesta psicológica y emocional de los niños ante los estímulos hostiles del medio y se traduce en una dificultad para regular las conductas agresivas y violentas.

Trastorno oposicionista desafiante niños

Los síntomas del trastorno oposicionista desafiante

La característica más sobresaliente del trastorno oposicionista desafiante es el comportamiento negativista, desafiante, hostil y desobediente del niño hacia las personas con autoridad, como los padres o profesores, aunque también pueden comportarse de esa forma con sus amigos y compañeros de clase. Este patrón de conducta debe permanecer estable durante al menos 6 meses y se debe manifestar en todas las esferas de su vida, aunque lo usual es que sea más evidente en las interacciones con las personas más cercanas.

El niño con trastorno oposicionista desafiante presenta:

  • Rabietas y/o discusiones frecuentes con los adultos.
  • Terquedad persistente, sobre todo cuando se ha propuesto hacer algo que está prohibido.
  • Mala tolerancia a las órdenes, es común que se nieguen abiertamente a cumplirlas y que desafíen a los adultos.
  • Respuestas coléricas, resentidas y rencorosas ante cualquier circunstancia.
  • Actitud desafiante y deliberada, que molesta a los demás y que no tiene una causa aparente o está causada por motivos insignificantes.
  • Insultos y palabras despectivas y violentas hacia los demás.
  • Conducta negativa, se niega a negociar y comprometerse con los adultos o sus coetáneos.
  • Incapacidad para aceptar las consecuencias de sus propios actos, con tendencia a culpar a los demás.
  • Episodios ocasionales de violencia física, con o sin intención.
  • Deterioro significativo en los resultados académicos y en las relaciones sociales.

Se debe aclarar que no es usual que aparezcan todos estos síntomas a la vez pero a medida que el trastorno se instaura, van apareciendo nuevas manifestaciones, siempre más complejas y severas. De hecho, es frecuente que en muchos niños se desarrolle incluso una comorbilidad con otras alteraciones psicológicas, como el TDAH, cuyos síntomas aparecen de forma secundaria a las conductas hostiles.

25 comentarios sobre “Trastorno oposicionista desafiante infantil

  1. paula dice:

    Desde mi humilde opinión como persona común y corriente, creo que las actitudes desafiantes y desobedientes se les debe evaluar diferente bajo los distintos contextos. Porque sé, desde lo más profundo de mi mente, que las actitudes desafiantes no son malas en todos los contextos.

    Bueno, yo creo que el especialista deberá evaluar esto, más que lo que puede interpretar desde el texto por sí solo una persona.

    Pero parto de la noción en mi cabeza que la mayoría de la gente, la sociedad, tiene actitudes, estereotipos, prejuicios incorrectos, y es en sí muy violenta. Y en la mayoría, muchos de estos factores se reproducen en los padres.

    Lo que intento decir, es que primero debemos ser nosotros como adultos los que bajemos la guardia, y preguntarnos si realmente somos omniscientes y es el niño o niña el que debe estar mal en oposición a nosotros; o si el niño o niña nos está tratando de manifestar algo, o incluso, se opone conscientemente a alguna de nuestras acciones por razones fundadas.

    Es sólo porque me parece que son los mismos padres los que presentan esta actitud desafiante, y de “yo estoy bien, tú mal”, y luego intentan que el niño cambie y no sea así, sólo para hacer valer su actitud desafiante, y que se cumpla su modo de ver bien las cosas.

    Bueno, creo que primero son los padres los que deben cambiar esta actitud, y aceptar que no siempre están bien, y que hay que escuchar al hijo o hija como un ser que razona, y, por tanto, que puede llegar a conocer algo que uno no conoce.

    Yo no tengo hijos, pero tengo un sobrino y dos hermanas chicas que viven conmigo (sé que no es lo mismo que ser padre, pero en las instancias se da lo que diré), y ellos bajan la guardia si uno se plantea humildemente ante ellos, si discute con ellos (discutir, dialogar, no pelear sin motivo sólo para probar que tú tienes la razón).

  2. Veronica Aguilar dice:

    Hola, tengo un hijo de 9 años y 5 meses con estas conductas y estoy desesperada. Voy a psicológo pero hay contratiempos incluso para estar a tiempo por estas conductas desafiantes. No he querido llegar a desesperarme pero me sucede constantemente cuando se presenta esa conducta. El psicólogo no sabe que es estos cuadros. Por favor, ayuda.

    • natalia dice:

      Paula, estamos hablando de un trastorno, si hubieras vivido con un niño o adolescente con TND te darías cuenta de que es muy diferente a lo que tú planteas. Es un trastorno, trasciende los límites de la lógica.
      Es cierto que, parece, que es más común es niños con una educación de tipo coercitivo, que encaja con lo que tú dices..pero ya ves que también hay un patrón genético….

  3. Isabel dice:

    Seria mucho más beneficioso el artículo si planteara algunas generalidades que puedan servir en casa cuando tenemos un niño con esta conducta, algunas recomendaciones, tips, sugerencias, que puedan darnos un enfoque.
    Gracias.

  4. barbara dice:

    Al igual que Isabel, me gustaría poder tratar de entender este tipo de conductas que a menudo vemos en las escuelas para ayudar al sujeto y a su entorno, por eso seria de mucha utilidad si nos brindan algunas estrategias. Gracias!

    Saludos,
    Barbara

  5. Soledad dice:

    Tengo un hijo de 6 años con este trastorno y es muy dificil la convivencia tengo un bebe de 1año y muchas veces lo golpea . Ya no podemos casi asistir a cumpleaños fiestas por su conducta es totalmente degastante estas situaciones la escuela las visitas la vida cotidiana todo es cansador muchas veces termino perdiendo los estribo y le grito o pego por mas q se q no debo hacerlo pero es muy cansador no hay momentos de paz

  6. Amparo dice:

    Me parece una exageración. En esta sociedad todos estamos trastornados. Hay un trastorno para todo. Es u avergüenza absoluta. Criar y educar hijos es algo difícil y muy trabajoso. Ahora se quiere todo fácil, rápido y que no moleste. Pero en qué sociedad vivimos xDios!!! Recomiendo el Libro Volviendo a la normalidad de Garcia de Vinuesa, Gonzalez Pardo y Pérez Álvarez. Y por favor, un poco de sentido común y paciencia.

  7. Linda Coronado dice:

    Hola!
    Trabajo en un cendi, con niños de preescolar. Soy asistente educativa y tenemos casos con estas caracteristicas, es verdadramente complicado el manejo de estos niños, sobretodo si los padres no logran entender que las conductas que presentan los niños son inapropiadas. Estos casos son de niños con un solo padre, o padres que trabajan el dia completo, asi dejando muy poco tiempo para la interaccion necesaria entre padres e hijos, tiempo para el cariño, para jugar, para fijar limites, para ser padre amorosamente firmes.

  8. Ana lopez dice:

    Yo tengo un hijo con TDAH y tuve muchos problemas no terminó la sección ahora el tiene 21años y un hijo de 19 meses mi nieto es travieso pero lo noto un poco retraído y no quiere hablar para nada no dice papá ni mamá donde lo puedo llevar

    • Mª José Roldán dice:

      Hola Ana, si tu nieto no habla teniendo 19 meses no significa que tenga un problema ya que cada niño tiene su propio ritmo evolutivo. Pero si te quieres quedar más tranquila puedes llevarle a la pediatra. Saludos

  9. Martha Castillo dice:

    Hola a tod@s, que interesante tema, soy educadora con 30 años de servicio y desafortunadamente en los ultimos años estamos viviendo cada vez mas esta problematica, a pesar de contar con servicio de atencion para los alumnos, los padres de familia se resisten a aprovecharlos agudizando el problema, especificamente hay un niño en el plantel que manfiesta ese comportamiento y jala a otros dos pequeños, da impotencia porque sus padres no lo reconocen y a todos nos afecta, nos golpea a los demas , a nosotras nos grita diciendo que no servimos para nada, que somos unas tontas! y desgraciadamente no podemos hacer mucho porque ahí si, los padres reaccionan! Solo le pido a dios que no me toque en el grupo el proximo ciclo, pero igual me informare sobre el sindrome para estar preparada si ocurre lo contrario. Mis respetos a tod@s.

  10. karina dice:

    es muy buena orientacion este articulo, yo tengo un hijo de 5 años con esto y realmente mil veces no sabes que hacer… ademas de quedar como una loca y que todos te miren por el comportamiento de tu hijjo como si vos no supieras ponerle limites. mi hijo esta en tratamiento y espero que pueda mejorar. solo el que lo vive…puede entenderlo…. Gracias !

  11. Andrea dice:

    yo soy maestra de primaria, y también mamá de un niño de 7 años con este problema, se que para muchas personas suena como si estuviéramos exagerando y/o confundiendo con una actitud normal de una niño, pero en realidad es algo muy difícil y fuera de lo común. les causa muchísimos problemas sociales. yo estoy todo el tiempo con el después de la escuela, lo apoyo en sus tareas, juego con el, es decir, no soy una madre ausente y su papá es exactamente igual que yo y por supuesto esta en tratamiento con una terapeuta. por lo que en mi experiencia no se puede decir que sea esa razón un detonante. A mi hijo también se le diagnostico un trastorno de sueño que estaba agudizando todos los síntomas. (chequen eso en sus hijos). yo lo único que quiero es pedir a las maestras es paciencia y mucho amor para esos niños, porque no son niños malos y lo único que necesitan es que no se les etiquete como tal. AYUDENLOS son niños

  12. Azucena dice:

    El artículo me parece interesante y como introducción a seguir investigando y profundizando en el área, por su puesto que ambas partes deben aportar (padres/ cuidadores y los niños) sin embargo, es bien sabido, que aunque uno “baje la guardia” y platiquemos con el niño, existen condiciones más allá que el niño no puede controlar y debemos ayudarlos (no a hacerlos “normales” eso no existe) pero sí a convivir en la sociedad, su grupo con valores :)
    Me parece interesante. G R A C I A S

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!