Trata a tus hijos como quieres ser tratado