Ocio

Trucos de magia que los niños podrán hacer en casa

Trucos de magia
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

La magia tiene el poder de cautivar a niños y adultos por igual. ¿Quién no se ha sorprendido en alguna ocasión viendo cómo lo imposible se hace posible? Sin duda, se trata de uno de los entretenimientos preferidos por los más pequeños de casa, quienes podrían pasar horas y horas visiblemente deslumbrados. A diferencia del conocimiento de la realidad que tienen los adultos y que puede impedirles dejarse llevar por el arte de la magia, la inocencia es el mejor aliado de los niños para divertirse viendo desaparecer un objeto o cómo cobra vida un pedazo de tela.

Sin embargo, contrario a lo que muchos padres piensan, la magia no es solo cosa de magos, los niños también pueden hacer sus pequeños trucos para sorprender a sus padres y al resto de la familia. Imaginación, motivación y ganas de divertirse es todo lo que los peques necesitan para atreverse a hacer sus propios actos de magia en casa. Bueno, eso y algunos trucos bajo la manga. He aquí algunos trucos de magia sencillos y fáciles de hacer para que los niños puedan convertirse también en pequeños magos y echar a volar su creatividad.

3 trucos de magia sencillos y fáciles de reproducir en casa

¿Quién dijo que hacer magia era difícil? Te desvelamos algunos trucos de magia sencillos y fáciles de reproducir en casa, ideales para que los pequeños principiantes empiecen a desarrollar sus habilidades como ilusionistas mientras pasan un rato de calidad en familia y se divierten.

1. Pasar una moneda a través de la mano

Se trata de un truco de magia básico y muy sencillo, ideal para que los más pequeños de casa que quieren empezar a desarrollar sus habilidades como ilusionistas. Lo único que se necesita es una moneda y una gran destreza manual, que los peques podrán ir entrenando poco a poco. El truco es muy sencillo, los niños deben tomar la moneda con una de sus manos, mostrarla al público e incluso, pueden ponérselas en la mano para que se cercioren de que es una moneda real. Luego, deben explicar en qué consiste el acto: harán que la moneda atraviese una de sus manos.

Con ambas manos en movimiento para distraer la atención, toman la moneda con los dedos y la pasan rápidamente de una mano a otra, sin que los demás se den cuentan. Luego, deben hacer como si aún tuviesen la moneda en los dedos pasándola por el reverso de la mano mientras van levantando los dedos poco a poco. ¡La moneda habrá desaparecido! Y ahora estará en la palma de la otra mano. Sin duda, se trata de un truco muy sencillo en el que sólo se necesitan reflejos rápidos para cambiar la moneda de mano sin que los demás se percaten.

2. Adivinar una carta del mazo

Es un truco de magia sencillo, pero que requiere mucha concentración y conocimientos básicos de matemáticas, por lo que se recomienda para los peques más grandecitos. Lo único que se necesita es un mazo de cartas y la idea consiste en adivinar la carta del mazo que sacará el espectador, después de remover en varias ocasiones las cartas. El truco comienza pidiéndole a una persona que baraje las cartas y luego se les da la vuelta sobre la mesa para mostrarle cómo han quedado. Este es un punto crucial ya que el pequeño mago deberá fijarse en la primera carta del mazo, que será la “elegida”. Entonces, toma un papel y la anota.

Seguidamente, le pide al espectador que piense en un número del 1 al 10 y que saque esa cantidad de barajas. Para hacerlo más divertido se le pide que la carta que aparece inmediatamente después la mezcle entre el mazo que tiene en la mano y que coloque las que ha separado encima del mazo. Luego, se le pide que piense en otro número del 10 al 20 y se repite el procedimiento anterior. Entonces, se le pide que reste el primer número al segundo y que saque esa cantidad de cartas. La carta “elegida” será la primera que quede en el mazo.

3. Nudo con una sola mano

Otro truco sencillo que pueden hacer los más pequeños en casa es hacer un nudo en una cuerda usando una solo mano. ¿Parece imposible, verdad? Pues en realidad es un truco muy sencillo para el que lo único que se necesita es una cuerda y mucho entrenamiento para mejorar la técnica. Para hacerlo se muestra primero la cuerda al público y se estira varias veces para que todos se aseguren que no está trucada. Luego, se coloca la cuerda en el espacio entre el dedo pulgar y el resto de dedos, dejando la parte delantera de la cuerda más corta que la posterior.

Entonces, con el dedo meñique se sujeta el lado de la cuerda más corto mientras que con la ayuda del dedo índice y el del medio se debe pinzar la parte inferior del lado de la cuerda más largo, como se explica más abajo en el vídeo. Sin soltar la parte que se ha pinzado, lo único que hay que hacer es dejar caer el resto de la cuerda y automáticamente el nudo estará hecho. Sin duda, será un truco con el que los pequeños de casa sorprenderán a todos. Aunque si no quieren fallar, lo ideal será que ejerciten el truco varias veces antes de presentárselo al resto de la familia.

Por último, es importante tener en cuenta que más allá de las habilidades que debe desarrollar un mago, gran parte de su éxito radica en su destreza para sugestionar a su público y hacer que centren la atención en lo que en realidad no es importante. De esta manera, se aseguran que nadie se dé cuenta de sus trucos y pueden sorprender a los espectadores con un resultado que parece imposible. Por eso, es esencial que los pequeños que quieren hacer sus trucos de magia no sólo se enfoquen en la técnica sino también en entretener a su público para sorprenderles más tarde con un fenómeno que parece increíble a los ojos humanos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *