Visitar Cantabria con niños

Cantabria, un lugar estupendo para visitar con niños

Cantabria con niños

Situada a orillas del Cantábrico por una parte y a los pies de la Cordillera Cantábrica y los Picos de Europa por otra, Cantabria es una de esas regiones que hay que visitar al menos una vez en la vida. Sus majestuosos valles, la bellísima costa de su litoral y su valioso patrimonio histórico y cultural son sus tesoros más preciados. De hecho, no podemos olvidar que esta región atesora la Cueva de Altamira, más conocida como la “Capilla Sixtina del Arte Rupestre”, uno de los bienes más valiosos del mundo declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Cantabria también se vanagloria de contar con una costa de más de 200 kilómetros, pespunteada por playas de arena finísima donde los niños podrán bañarse y jugar o imponentes calas en las que podréis disfrutar de una puesta de sol en familia. Sin embargo, si decidís alejaros del mar, también tendréis mucho que descubrir. En Cantabria os aguardan los extensos arenales del Parque de las Dunas de Liencres y la inigualable belleza de la cascada del Parque de los Collados del Asón, así como los Picos de Europa, cuyas paredes kársticas forman algunas de las simas más profundas del mundo.

Cascada de Collados del Asón, en Cantabria

Cascada de Collados del Asón, en Cantabria

También hay imponentes castillos y edificios señoriales que se remontan a la Edad Media. No olvidéis visitar el Palacio de la Magdalena, construido entre 1909 y 1911 como sede veraniega de los Reyes de España, el Palacio de Demetrio Herrero, una imponente construcción que actualmente es la sede del Ayuntamiento de Torrelavega, o “El Capricho”, un precioso edificio modernista del famoso arquitecto Antoni Gaudí.

El Capricho, en Comillas, Cantabria

El Capricho, en Comillas, Cantabria

De museo en museo

Si quieres que los pequeños aprovechen al máximo el viaje a Cantabria y aprendan mientras se divierten, una opción excelente es apostar por sus museos. Cantabria es famosa por sus increíbles museos de arte rupestre, muchos de los cuales atesoran valiosos tesoros de la historia antigua europea. Uno de los mejores exponentes es el Museo de Altamira, donde se conserva uno de los ciclos pictóricos y artísticos más importantes de la Prehistoria.

Museo de Altamira, en Santillana del Mar, Cantabria

Museo de Altamira, en Santillana del Mar, Cantabria

También podréis visitar el Museo Marítimo del Cantábrico, donde los peques podrán conocer más sobre la etnografía pesquera, la biología marina y la historia del mar cantábrico. Y sí aún os quedan fuerzas para más os aguarda el Ecomuseo-Fluviarium, un centro de interpretación en el que los pequeños podrán disfrutar de una reproducción del hábitat de un río cantábrico con sus especies más emblemáticas.

Museo Marítimo del Cantábrico, en Santander, Cantabria

Museo Marítimo del Cantábrico, en Santander, Cantabria

Encantos naturales

Si algo no falta en Cantabria son las opciones para disfrutar de la naturaleza en familia. Podéis visitar el Parque de la Naturaleza de Cabárceno, situado en el Valle de Pisueña, donde los peques podrán conocer una antigua mina de extracción de hierro y ver de cerca a los animales que viven en semilibertad.

Parque de la Naturaleza de Cabárceno, Cantabria

Parque de la Naturaleza de Cabárceno, en Cantabria

También podréis dar un salto al Ecoparque de Trasmiera, en el que encontraréis maravillosas playas con acantilados, como las Rías de Quejo y Castellano, así como algunos sitios donde desvelar la historia de la región, como el Observatorio de las Mareas, el Observatorio de la Memoria y el Observatorio del Arte.

Ecoparque de Trasmiera, en Cantabria

Ecoparque de Trasmiera, en Cantabria

Y si preferís emprender una ruta de senderismo con los pequeños de casa, nada mejor que comenzar en el poblado de Argüeso, situado en pleno Campoo de Suso, donde podréis adentraros en las diversas rutas que conducen a la Reserva Natural del Saja o al Alto Abedules, una de las montañas más altas de la región.

Poblado Cántabro de Argüeso, Cantabria

Poblado Cántabro de Argüeso, en Cantabria

Los pueblos más autóctonos

Para conocer la cultura y la tradición cantábrica, nada mejor que visitar sus pequeños pueblos. Una parada obligatoria es Castro Urdiales, donde encontraréis la representación más importante del arte gótico cántabro, en construcciones como la Iglesia de Santa María de la Asunción, aunque también vale la pena visitar su Castillo-Faro de origen medieval.

Castro Urdiales, en Cantabria

Castro Urdiales, en Cantabria

Otra parada puede ser Comillas, un pequeño pueblo que alberga edificios como el Palacio de Sobrellano y la Universidad Pontificia. Y son olvidéis degustar los deliciosos manjares de la región antes de partir: llegad hasta Santoña, la cuna de las anchoas en aceite de oliva.

Comillas, en Cantabria

Comillas, en Cantabria

Enlaces de interés:

Deja un comentario sobre “Visitar Cantabria con niños”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!