El juego infantil según cada etapa del desarrollo

El juego infantil según cada etapa

El juego es esencial en la vida de los niños. A través del juego el pequeño explora el mundo y va comprendiéndolo, además de desarrollar sus intereses y, por supuesto, divertirse. No obstante, a medida que el niño crece, el juego va cambiando, adquiere más matices y se complejiza. Por eso, se puede hacer referencia a distintos tipos de juego que son propios de cada etapa del desarrollo infantil.

Las etapas del juego infantil

Juego desocupado (0-12 meses)

Este juego es característico de los bebés y puede comprenderse como una preparación para el juego propiamente dicho. En práctica, el pequeño juega a realizar movimientos y gestos aparentemente aleatorios sin ningún objetivo específico. De hecho, esos movimientos son intentos para aprender a moverse dentro de su entorno.

Juego en solitario (0-2 años)

Es un juego independiente ya que el niño juega solo con sus juguetes, lo cual se debe, fundamentalmente, a que sus habilidades sociales, cognitivas y físicas aún son muy limitadas. Sin embargo, este tipo de juego es muy importante ya que le permite pensar, explorar y crear. Cuando un niño juega solo, aprende a concentrarse, a pensar por sí mismo, se le ocurren ideas creativas y comienza a regular sus emociones.

Mediante el juego en solitario el niño se va preparando para relacionarse con sus coetáneos. De hecho, es probable que a finales de los 2 años empiece a jugar con un compañero imaginario, lo cual le ayudará a desarrollar el lenguaje. Por tanto, el juego en solitario en realidad es un puente hacia el juego social.

El juego en el desarrollo infantil

En esta etapa del juego infantil, cada objeto o situación nueva representa una experiencia de aprendizaje valiosísima. El niño realizará actividades sencillas y repetitivas que para los adultos pueden ser aburridas pero que les reporta una gran satisfacción, como llenar una cubeta de arena para luego verterla o golpear bloques de madera entre sí.

Juego como espectador (18 meses-2 ½ años)

En este tipo de juego, el niño pasa gran parte del tiempo observando a otros pequeños jugar. No participa directamente en el juego, aunque puede hacerles preguntas para entender mejor qué están haciendo. Generalmente surge alrededor de los 2 años, que es cuando el pequeño comienza a prestar más atención a los otros niños. En esta actividad, el pequeño aprende a través de la observación, le interesa lo que hacen los otros niños pero aún no está preparado para unirse al juego. De hecho, este tipo de juego transcurre de manera simultánea al juego en solitario.

Juego en paralelo (2½-3 años)

Los niños juegan de manera independiente, uno al lado del otro. Pueden usar juguetes similares o diferentes, pero aún no han desarrollado las habilidades necesarias para jugar juntos. El juego en paralelo les ayuda a dominar las competencias básicas para regular su comportamiento con sus coetáneos y llevarse bien con ellos, además de estimular el trabajo autónomo.

Este tipo de juego es completamente normal y constituye el último paso para que el niño logre interactuar con sus coetáneos. De hecho, aunque parece que están jugando de manera independiente, en realidad se están mirando y ya disfrutan de la cercanía del otro, pero aún no son capaces de interactuar sin la intervención de un adulto.

Juego asociativo (3-4 años)

Este tipo de juego involucra a un grupo de niños con objetivos similares. Jugarán con otros pequeños que usan los mismos juguetes e incluso interactuarán entre sí, pero no jugarán precisamente con ellos. En el juego asociativo no se establecen reglas y, aunque todos quieren jugar con los mismos juguetes y los intercambian, no existe una organización formal. En práctica, se trata de un juego en solitario con la asistencia y cooperación de otros niños, lo cual se debe a que aún no están preparados para participar en un grupo propiamente dicho. De hecho, la comunicación generalmente se limita a pedir prestado los juguetes y poco más. No obstante, los niños más maduros ya comienzan a despuntar como líderes.

Juego colaborativo (4-5 + años)

En este tipo de juego, típico de la edad preescolar, los niños ya son capaces de jugar en grupo y trabajar juntos. En el juego existe un objetivo general, hay un líder y todos intervienen de manera más o menos activa. Puede tratarse de juegos competitivos o de juegos de roles que simulan la vida de los adultos. Entrar en el juego colaborativo significa que los niños ya son capaces de establecer y seguir determinadas reglas que garantizan el éxito de la actividad.

Por último, pero no menos importante, vale aclarar que estas etapas del juego infantil no son excluyentes. Por ejemplo, un niño de 4 años disfrutará tanto jugando con sus amigos como del juego en solitario, el cual no desaparece sino que se complementa con otro tipo de interacciones.

Deja un comentario sobre “El juego infantil según cada etapa del desarrollo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios