10 poemas cortos para leer con niños

La poesía infantil fomenta la creatividad y la lectura en los niños

Poemas cortos niños

Los niños suelen divertirse muchísimo con las poesías infantiles, y no es para menos ya que son muy entretenidas y además, estimulan la fantasía. Por si fuera poco, también les reportan enormes beneficios en el plano emocional ya que los niños que leen poemas aprenden a identificar más rápido sus emociones y los sentimientos y también suelen ser más pacientes, desarrollan más rápido el pensamiento abstracto y tienen un vocabulario más amplio. Lo mejor es que se trata de una actividad muy sencilla que se puede disfrutar en cualquier momento del día, incluso antes de ir a la cama para ayudar a los peques a conciliar el sueño.

Poemas cortos que los niños adorarán

Los ratones, de Lope de Vega

Juntáronse los ratones para librarse del gato
y después de largo rato
de disputas y opiniones
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel
que andando el gato con él
librarse mejor podrían
Salió un ratón barbicano
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo
dijo al senado romano
después de hablar culto un rato
¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

La serpiente y la cobra

¿Por qué siempre llegas tarde
teniendo tiempo de sobra?
cansada de esperar dijo
una serpiente a la cobra
Me entretuve entre en las piedras
jugando con una rata
me escondí después de un gato
dentro de una vieja lata
Me perdí entre unos arbustos
me enredé en unos alambres
luego me puse a comer
porque tenía mucha hambre
Y después como acostumbro
necesito ir a dormir
-dijo mientras bostezaba
pero ya me tengo que ir
Y dando la media vuelta
reptando se fue de allí
mientras su amiga serpiente
no supo ni qué decir.

Poesías infantiles para los niños

Agua, ¿dónde vas?, de Federico García Lorca

Agua, ¿dónde vas?
Riendo voy por el río
a las orillas del mar
Mar, ¿adónde vas?
Río arriba voy buscando
fuente donde descansar
Chopo, y tú ¿qué harás?
No quiero decirte nada
Yo…, ¡temblar!
¿Qué deseo, qué no deseo
por el río y por la mar?
Cuatro pájaros sin rumbo
en el alto chopo están.

El zapato y la alpargata

Un zapato presumía
ante una vieja alpargata
yo siempre salgo a la calle
tú siempre en casa y en bata
Voy de fiestas y banquetes
todo el mundo me desea
con tacón o sin tacón
por la calle me pasean
Pero al llegar a la casa
dice ufana la alpargata
todo el mundo te rechaza
y alegres en mí descansan.

Mariposa del aire, de Federico García Lorca

¡Qué hermosa eres!
Mariposa del aire
dorada y verde
Luz de candil
Mariposa del aire
quédate ahí, ahí, ahí
No te quieres parar
pararte no quieres
Mariposa del aire
dorada y verde
Luz de candil
Mariposa del aire
quédate ahí, ahí, ahí
quédate ahí
Mariposa ¿estás ahí?

Nicanor, el pájaro carpintero

El pájaro carpintero
afanoso en su labor
pica y pica la madera
pues quiere ser constructor
Construir barcos de vela
construirlos de motor
y con su nombre pintado
se hace llamar Nicanor
Construir casas muy grandes
bonitas casas pequeñas
y esculpiendo con su pico
hacer muebles de madera
Un gran porche, unos bancos
unas sillas y unas mesas
las puertas y las ventanas
los armarios y escaleras
De pino, enebro, cerezo
de teca, roble, nogal
todos los muebles lujosos
en las casas lucirán
Ya le llaman de la China
de Japón y Nueva York
su nombre se ha hecho famoso
‘Carpintero Nicanor’
pues sus barcos, los veleros
y los barcos con motor
ya han dado la vuelta al mundo
con su nombre, Nicanor.

Canción de cuna del elefante, de Adriano del Valle

El elefante lloraba
porque no quería dormir
Duerme elefantito mío
que la luna te va a oír
Papá elefante está cerca
se oye en el Manglar su mugir
Duerme elefantito mío
que la luna te va a oír
El elefante lloraba
y alzaba su trompa al viento
parecía que en la luna se limpiaba la nariz.

El gallo Torcuato

El gallo Torcuato
entona muy bien
y quiere enseñar
¿Quién quiere aprender?
Ha formado un coro
con cuatro gallinas
dos cerdos y un pato
¡y una desafina!
Dentro del corral
los podemos ver
muchos cantan mal
al amanecer
Pero lo importante
es querer saber
y, si lo deseas
puedes aprender.

La hora del cuento

Me pongo solo el pijama
y cuando llega papá
estoy tumbado en la cama
dispuesto para escuchar
Un cuento todas las noches
siempre me viene a contar
una historia diferente
con la que puedo soñar
Cuando acabamos el cuento
siempre apagamos la luz
y besándome me dice
¡lo que más quiero eres tú!

El lagarto está llorando

El lagarto está llorando
La lagarta está llorando
El lagarto y la lagarta con delantalitos blancos
Han perdido sin querer su anillo de desposados
¡Ay! su anillito de plomo
¡ay! su anillito plomado
Un cielo grande y sin gente
monta en su globo a los pájaros
El sol, capitán redondo
lleva un chaleco de raso
¡Miradlos qué viejos son!
¡Qué viejos son los lagartos!
¡Ay, cómo lloran y lloran!
¡Ay, ay, cómo están llorando!

Deja un comentario sobre “10 poemas cortos para leer con niños”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!