Amiga: gracias por ayudarme a ser mejor madre sin juzgarme

Amiga madre

Antes de ser madre te puedes imaginar siéndolo pero la realidad es que hasta que no tienes a tus hijos entre tus brazos no se sabe exactamente lo que es y lo que conlleva serlo. Es una aventura sin límites con un camino sinuoso donde podemos encontrar grandes satisfacciones pero también muchos retos y obstáculos que no siempre son fáciles de superar. Es como una montaña rusa y tener amigas que te apoyen y comprendan es importante para llevar la maternidad aún mejor.

Una tribu en la maternidad

Ser madre no es fácil pero se hace más llevadero cuando tienes una tribu contigo que te acompaña, te respeta y te permite comprender ciertos aspectos que quizá por ti misma sería más complicado de entender. Dentro de esta tribu se encuentran tus padres, hermanos, tíos, primos… y también las amigas.

Tener una amiga de confianza que esté a tu lado siempre es necesario porque te aportará grandes sentimientos de apoyo que son necesarios para poder disfrutar de esta etapa tan bonita. Pero para que realmente sea una ayuda para ti deberá ser una amiga que no te juzgue porque será la única manera de que realmente te ayude a ser mejor madre.

Si tienes una amiga que está a tu lado en tu maternidad, quizá quieras dedicarle unas palabras pero no sabes cómo hacerlo para que realmente signifique mucho para ella y que entienda todo lo que es para ti.

Por todo ello, a continuación te vamos a regalar un texto, para que se lo muestres a esa amiga tan especial que te acompaña en tu maternidad (y tú en la suya) y así, podrá entender lo que sientes por vuestra amistad tan bonita.

Tribu maternidad

A ti amiga, que me acompañas en mi maternidad

Cuando pienso en ti lo hago sintiendo que eres mucho más que una amiga y solo tengo agradecimiento por ser como eres en mi vida. La gratitud une nuestras vidas puesto que siempre estás a mi lado como yo intento estar al tuyo, incluso cuando las cosas no se ponen tan fáciles como nos gustaría.

En muchas ocasiones, me pregunto si soy buena madre o si me estoy equivocando en algo, y gracias a ti y tus palabras de aliento, me doy cuenta de que la maternidad es un camino difícil pero que si estamos acompañadas se hace más llevadero. Tus palabras sin juicios me ayudan a entender que lo que a mí me parece un mundo, en realidad es algo más habitual de lo que nos imaginamos diariamente.

De repente me preguntas si estoy bien, y esa pregunta me llega al corazón porque hay días que no lo estoy, y tú me comprendes porque también te ocurre. También te preguntas si lo haces correctamente o si fallas en algo, dudas que a las dos nos invaden la mente muchas veces.

Pero gracias al destino, estás a mi lado para consultarte las cosas y yo estoy al tuyo para ofrecerte lo mismo que tú me das a mí. Es cierto que a veces no sabemos bien qué camino es el mejor, pero ambas sabemos que dos cabezas piensan más y mejor que una. Al ser también mamá me ayuda a sentir que no estoy sola y que tu consejo para mí es totalmente válido, igual que lo son las opiniones que yo te doy siempre que me las pides.

Estoy agradecida porque la vida nos ha cruzado gracias a que tenemos hijos con edades similares por lo que vivimos situaciones que se parecen y así compartimos nuestras experiencias y perspectivas en diferentes situaciones… Y esto querida amiga, no hay dinero en el mundo que lo pague, porque me ayuda a ser mejor madre, aunque no te des cuenta porque lo hacemos en conversaciones tranquilas delante de un café cuando tenemos algo de tiempo para dedicarnos.

Las dos sabemos que la maternidad está dentro de un camino lleno de obstáculos, pero cuando nos damos de la mano y lo caminamos juntas, todo se hace mucho más fácil. Te agradezco de corazón que siempre estés a mi lado y que me escuches y me comprendas siempre que lo necesito y siempre lo haces sin juzgarme y respetando cada decisión que tomo o cada pensamiento que tengo.

Por supuesto, yo hago lo mismo contigo, porque es lo que te mereces, es lo que merecemos todas las madres del mundo. La maternidad está llena de momentos difíciles y tú me ayudas a que entienda que lo estoy haciendo bien, incluso cuando tengo dudas.

Por eso y por mucho más: gracias amiga mía por acompañarme en mi maternidad…. Que yo te acompañaré en la tuya.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios