Educación

La ciencia avala la efectividad de la metodología Montessori

La marca que deja la filosofía Montessori en el desarrollo de los niños

Efectividad Montessori
Jennifer Delgado

Jennifer DelgadoEducadora, psicóloga y psicopedagoga

La enseñanza Montessori ha ganado gran popularidad en los últimos años entre los padres que buscan una educación más integral para sus hijos. De hecho, habrás notado que en la última década se ha disparado el número de colegios que siguen este método de enseñanza a lo largo y ancho de todo el país. Sin embargo, esto no implica que esté exenta de polémica. A pesar de haber demostrado sus beneficios en la práctica educativa, muchos siguen considerándola un método sin rigor educativo. Ahora la ciencia llega para despejar todas las interrogantes en torno a la efectividad de la metodología Montessori

¿En qué consiste exactamente la enseñanza Montessori?

Contrario a lo que creen muchas personas, la enseñanza Montessori no es un simple método educativo, sino que es una manera de comprender la vida y el aprendizaje infantil. Se trata de una filosofía del desarrollo infantil que no solo se enfoca en transmitir conocimientos a los niños, sino que los incita a tomar las riendas de su propio aprendizaje. De ahí que en su sistema educativo no existan profesores que dirigen y que tienen un rol protagónico en la educación de los niños, sino maestros que guían a los pequeños durante su crecimiento y les permiten ser los protagonistas de su aprendizaje. 

En el sistema Montessori, las aulas y espacios no están estandarizados como en la educación tradicional, sino que están diseñados para que los niños puedan desenvolverse de manera autónoma. De esta manera, son los pequeños los que eligen qué actividades despiertan su interés mientras los adultos los observan, responden a sus necesidades y apoyan sus iniciativas. Por supuesto, como en la enseñanza Montessori la estimulación sensorial cobra gran relevancia, es común encontrar juguetes y accesorios educativos con texturas naturales que estimulan el tacto y la vista en los más pequeños. 

Otro aspecto que distingue la educación Montessori es que fomenta el aprendizaje colaborativo ya que considera que la interacción entre coetáneos es una parte fundamental de la educación infantil. De esta manera, promueve la formación de entornos con pocos niños, pero de diferentes edades, de manera que puedan interactuar libremente entre ellos mientras aprenden unos de otros. Para este tipo de enseñanza, los niños tienen un rol activo en su propia educación, de manera que son ellos los encargados de gestionar su aprendizaje a partir de los medios que les facilitan los adultos. 

De hecho, uno de los principios básicos de la educación Montessori se basa en la libertad de los niños para aprender a través de la experimentación, la manipulación e interacción con el entorno y sus coetáneos. Es a través de esas experiencias que los niños van perfeccionando sus sentidos y la coordinación de sus movimientos mientras adquieren nuevos conocimientos y descubren el mundo que los rodea. De ahí que no sea extraño que la metodología Montessori esté basada en la libertad de elección de los niños y que incite a los profesores a permitir que los pequeños tomen un rol más activo en su aprendizaje y estimulen su capacidad de decisión.

Montessori avala ciencia

Beneficios de la enseñanza Montessori avalados por la ciencia

Los beneficios de la enseñanza Montessori en la práctica son innegables. Los niños que crecen bajo los preceptos de esta filosofía educativa no solo desarrollan una mayor autonomía y mejores habilidades sociales, sino que tienen una gran autodisciplina y una excelente capacidad para tomar decisiones. Asimismo, se ha demostrado que es una metodología ideal para fomentar la creatividad y el pensamiento crítico. Sin embargo, ahora un metaanálisis publicado recientemente en la revista Contemporary Educational Psychology lo ha corroborado. 

El estudio, realizado por investigadores de la Universidad de Lorena en Francia, ha analizado los efectos de la enseñanza Montessori en el desarrollo psicológico y el aprendizaje infantil en cinco áreas principales: habilidades cognitivas, habilidades sociales, creatividad, habilidades motoras y rendimiento académico. Para ello, examinaron 109 artículos publicados en los últimos 30 años, de los cuales seleccionaron 33 estudios experimentales que comparan la enseñanza Montessori con otros enfoques educativos y en los que participaron más de 21.000 niños en edad escolar de Norteamérica, Europa y Asia.

Los resultados desvelaron que la metodología Montessori tuvo efectos positivos en el desarrollo infantil. En comparación con otras metodologías, el enfoque Montessori consiguió un mejor desarrollo en las habilidades sociales de los niños, sobre todo en lo que respecta a la empatía, es decir, la habilidad para ponerse en el lugar de los demás, y la capacidad de gestionar situaciones sociales conflictivas. Este tipo de enseñanza también promovió un mayor respeto mutuo, una mejor cooperación y capacidad para trabajar en grupo

Asimismo, se desveló que la filosofía Montessori contribuyó de manera significativa a mejorar los resultados académicos de los niños, sobre todo en el área de las matemáticas, la escritura y la lectura. Un resultado que los investigadores aseguran podría ser una consecuencia del uso de materiales y accesorios multisensoriales y autocorrectivos en el aula, así como al desarrollo de una motivación intrínseca por el aprendizaje en los niños, en lugar del uso de recompensas o castigos en la educación tradicional. 

En cambio, en lo que respecta a las habilidades cognitivas, la creatividad o las habilidades motoras no se encontraron resultados significativos. Esto implica que los niños que fueron educados bajo los preceptos de la enseñanza Montessori no mostraron grandes diferencias en estos ámbitos en comparación con los que fueron educados con otras metodologías. Asimismo, tampoco se revelaron marcadas diferencias en función de la zona geográfica o el nivel escolar. 

Sin embargo, los estudios analizados no tuvieron en cuenta el estatus socioeconómico de las familias ni los marcos de aplicación de la educación Montessori. Un detalle que los investigadores consideran importante ya que se ha demostrado que cuando la filosofía Montessori se aplica de manera holística, tanto en el colegio como en el hogar, suele ser mucho más eficaz que si solo se utiliza en un único ámbito educativo. 

En cualquier caso, los resultados no dejen lugar a dudas: la metodología Montessori, sobre todo cuando se aplica de manera holística, puede tener un impacto positivo y desarrollador en el aprendizaje y crecimiento de los más pequeños de casa.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *