Crecer en libertad gracias al método Montessori

Metodo Montessori crecer libertad

Es ahora cuando los padres nos hemos dado cuenta de qué es realmente pasar mucho tiempo en familia, porque no ha quedado más remedio cuando hemos tenido que estar meses confinados por la pandemia de la COVID-19. Esto ha hecho que muchos padres se replanteen el tipo de crianza que están dando a sus hijos y comiencen a pensar en el Método Montessori para crecer en libertad.

No solo es un estilo de crianza o educativo, para muchos es toda una filosofía de vida que les ayuda a tener unas pautas bien definidas para criar a sus hijos. Con el método Montessori se consigue seguir una idea en la que los niños deben desarrollar su potencial a través de la guía del adulto pero con un aprendizaje autónomo.

Es una manera de potenciar que los niños sean más independientes en su propio aprendizaje. Pueden desarrollar las habilidades cognitivas con más confianza y con una autodisciplina sin igual. En los meses en que los padres han estado encerrados con sus hijos, muchos se han dado cuenta de que los métodos más tradicionales no funcionan igual de bien y han preferido centrarse en el modelo de María Montessori.

De hecho, este método no solo se utiliza para el aprendizaje de contenido académico, ¡ni mucho menos! Se utiliza también para el desarrollo de actividades de la vida cotidiana como por ejemplo el cuidado del hogar, de uno mismo, de animales y plantas, etc. Es decir, que también se puede utilizar para trabajar las responsabilidades diarias.

Este tipo de pedagogía es capaz de entender a los niños desde su plenitud interior, y cómo aprenden de manera natural dependiendo de la edad que tengan y siempre bajo la guía y supervisión del adulto para orientarle desde el cariño y la paciencia en todo lo que necesiten. El niño siente curiosidad de manera innata y es la mejor baza en su aprendizaje más profundo.

Crecer en libertad

Crecer en libertad es la mejor manera de entender en qué consiste el método Montessori y el respeto que presenta en cuanto al desarrollo infantil. Piensa de manera individualizada en cada niño, respetando sus intereses y su libertad de conocimiento. Los intereses del niño y esa curiosidad por saber más será el motor de aprendizaje del menor, ¡sin que apenas se dé cuenta!

Los niños forman su personalidad teniendo en cuenta sus propios intereses y el contacto con el entorno y las personas que tiene en su vida. El propio niño sabe de una manera u otra lo que tiene que hacer para su desarrollo, siempre y cuando el adulto le guíe por el camino correcto.

Crecer en libertad consiste en dejar crecer a los niños desde el máximo respeto y permitiendo que de manera natural descubran en su interior qué deben hacer. Los adultos ni debemos ni podemos hacer este trabajo con los menores, pero sí podemos ser ese apoyo tan necesario ofreciéndoles los materiales y el lugar adecuado. El pequeño necesita tener a su alcance los estímulos necesarios para saber qué hacer con ellos dentro de su libertad de desarrollo.

Metodo Montessori pandemia

Estamos hablando de elecciones libres, pero dentro de un ambiente que el adulto ha preparado con mucho cariño para ser el guía (en segundo plano) del pequeño, quien sentirá que es él mismo quién está tomando las decisiones en cuanto a sus intereses y aprendizaje.

Qué es lo que más importa

Dentro del método Montessori, existen algunos puntos clave que debes tener en cuenta para saber si realmente lo estás haciendo bien. Veamos:

  • Los niños se tienen que mover, es la única manera de que puedan pensar y aprender al mismo tiempo.
  • El autocontrol va junto con la libertad porque sienten bienestar en su aprendizaje. Al sentir el control sobre sí mismos son capaces de tener autocontrol.
  • Cada niño tiene sus propios intereses y hay que respetarlos.
  • Cuando realizan algo bien la sensación de recompensa interna es lo que seguirá impulsando a los niños a seguir aprendiendo porque su autoestima se verá reforzada. Esto proporciona más responsabilidad y un pensamiento crítico necesario para el desarrollo.
  • Este tipo de aprendizaje ayuda a los niños a sentir respeto y tolerancia hacia ellos mismos y hacia los demás.
  • El adulto acompaña y guía pero es el niño quien realiza la acción desde su propia iniciativa y libertad.
  • Se sigue la máxima de ambiente ordenado: mente ordenada.

¿Te gusta todo esto? ¡Ponlo en práctica!

Bibliografía
M. Muñoz, B. (2018) Montessorízate: Criar siguiendo los principios Montessori (Crecer en familia) Editorial: Grijalbo
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios