Educación, Salud

Método Ferber para dormir al bebé: ¿Qué es y cómo implementarlo?

Hay muchos métodos para que el bebé aprenda a dormir por su cuenta. Sin embargo, ¿son todos igual de efectivos? ¿Perjudican o benefician al bebé?

Metodo Ferber
Nuria Capdevila

Nuria CapdevilaMaestra y pedagoga

Llega la hora de ir a la cama y nuestro bebé se pone a llorar sin parar en cuanto le dejamos en su cama. Cansados, llevamos días sin dormir y solo buscamos la manera de confortar a nuestro bebé y que se duerma un rato. Solo deseamos un breve descanso. Necesitamos descansar y recuperar nuestras energías para poder atenderle mucho mejor. No es mucho pedir, ¿verdad? Bueno, nosotros partimos de la base de que, cuando un bebé llora, es porque necesita el calor de los padres. Pero, si estáis buscando un método con el que intentar acostumbrar al bebé a dormir solo, podéis probar con el método Ferber. Os lo contamos todo sobre él.

¿Qué es el método Ferber?

El método Ferber es un método muy similar al creado por el Dr. Eduard Estivill. En este caso, su creador es Richard Ferber: famoso pediatra en Estados Unidos, quien destaca por haber dirigido el Centro Pediátrico para los Trastornos del Sueño en Boston (EE. UU.).

Según Ferber, los problemas de sueño del bebé provienen del malestar que este le ocasiona. Es decir, el bebé reconoce el sueño como un malestar físico, una separación, a la que no sabe hacer frente. Por ello, y apoyado en numerosos estudios, el Dr. Ferber llegó a la conclusión de que el bebé únicamente conseguirá dormir solo si se sigue una rutina de sueño durante unos meses. Entonces, ¿qué propone el método Ferber?

Cómo crear una rutina de sueño con el método Ferber

De acuerdo con el Dr. Ferber, llevar a cabo una rutina del sueño a diario y no saltársela nunca es la base para que los bebés sean más autónomos en este sentido y se acostumbren a dormir solos. Los pasos que nos da son los siguientes:

  1. Establecer una rutina de sueño para el bebé antes de acostarle: bañarle, darle la cena, leerle un cuento o cantarle una nana, y meterlo en la cuna. Esta rutina deberá ser diseñada teniendo en cuenta las necesidades y los horarios de cada familia.
  2. Acostar al bebé en la cuna, darle un beso o hablarle suavemente (esto también depende de la preferencia de cada familia) y salir de la habitación. En este punto, podemos estar seguros de que el bebé romperá en llanto, pero es importante pasar al paso 3 de Ferber.
  3. Si el bebé no ha dejado de llorar, los padres acudirán a verle pasados 5 minutos. Durante este breve momento, los papás y mamás deben calmar al bebé hablando con él, pero nunca sacándole de la cuna. Luego, tendrán que volver a salir de la habitación. Después de esto, dejar al bebé durante 10 minutos. Y, así, sucesivamente hasta que el bebé se duerma, incrementando progresivamente, el tiempo que se tarda en acudir a verlo.

Estos pasos deben seguirse durante días, ya que crear un hábito en el bebé no es algo que vayamos a conseguir de un día para otro. Sin embargo, y de acuerdo con el mismo Dr. Ferber, cada niño es diferente, por lo que deben ser los padres, en última instancia, los que personalicen los pasos de esta rutina: ¿Hasta cuándo le dejamos llorar? ¿Cuántas veces repetimos el proceso?

Opiniones sobre el método Ferber

Como sucede con todos los métodos y estilos de crianza, el método Ferber no está libre de críticas, pero tampoco le faltan seguidores. De hecho, hay muchos padres que se han posicionado a favor de estos métodos y, en algunos casos, han obtenido resultados positivos. La clave siempre es adaptar los métodos a las necesidades de nuestros hijos y a su ritmo de desarrollo.

metodo ferber dormir bebe

¿Puede el método Ferber perjudicar el vínculo afectivo?

Crear un vínculo afectivo y un apego seguro es lo que buscamos todos los padres. Entonces, si dejamos llorar a nuestro hijo desconsoladamente, ¿estamos enseñándole algo o simplemente lo estamos desatendiendo?

Una vez más, esta es una opinión muy personal que debe tomarse en familia. No es fácil para muchos padres escuchar a su hijo llorar desconsoladamente por no atenderle. Por otro lado, y pese a que sigue siendo complicado, hay otras familias que piensan que es todo por su bienestar. Sea como sea, es algo para lo que debemos prepararnos, pues no estaremos exentos de sufrimiento. No hay padre o madre que no sufra al escuchar el llanto de su bebé.

Mi caso: mi bebé, conmigo

El pediatra de mi bebé siempre ha sido muy claro conmigo: “haz lo que tu instinto te diga”. Y así lo he hecho siempre. Debo reconocer que probé el método Estivill para dormir a mi bebé, pero no me funcionó. Para nada. Mi bebé lloraba y lloraba. Pobrecito, no se cansaba y a mí se me partía el corazón a cada segundo. Entonces, decidí que mi bebé debía estar a mi lado. Debía tener todo mi apoyo, mi calor y mi confort. Opté por cambiar la cuna y compré una cuna de colecho, que se une a la cama de los padres. De este modo, mi bebé estaba en su cuna, tranquilo y con mamá cerca. Y yo, podía descansar. Estuvimos así mucho tiempo, incluso, mi bebé llegó a dormir conmigo. Sin embargo, llegó el día en el que mi niño decidió dormir por sí solo. Y, el traspaso fue fácil y rápido.

Muchas amigas mías se han visto en la misma situación y han optado por hacer lo mismo. Y, la verdad, es que no ha salido mal. No estoy diciendo que haya tomado la decisión correcta o incorrecta. Como he mencionado, cada padre, cada madre, debe hacer lo que crea mejor para sus hijos. Sin importar los métodos, sin importar los comentarios ajenos. Solo una madre, un padre, sabe lo que es serlo de sus hijos. Además, no hay dos niños iguales.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *