Educa el sueño de tu hijo y todos dormiréis mejor

educar sueño bebé

Educar el sueño de tu hijo no significa que tengáis que obligaros a hacer cosas que ni él ni tú queréis, significa buscar un equilibrio en cuanto al sueño de todos para que podáis descansar mejor en familia, sin que nadie resulte dañado emocionalmente. Por ejemplo, para algunas familias el colecho es la mejor opción y para otras lo ideal es dormir en habitaciones separadas.

Para educar el sueño de tu hijo, primero tienes que pensar en las necesidades familiares de todos. De esta manera, pensando en el bien común encontrarás las mejores respuestas. Si solo piensas en tu beneficio y dejas de lado las necesidades de tu bebé, a la larga estarás creando heridas emocionales difíciles de sanar porque se quedarán en el subconsciente del pequeño.

Piensa en lo que todos necesitáis

En este sentido, la mejor opción es pensar en las necesidades de todos y saber qué tipo de sueño necesitáis. Si todos descansáis mejor en colecho, ¡continuad haciéndolo! Si tu bebé duerme mejor en otra habitación porque dormir con otros le hace despertar o estar intranquilo, ¡pues hacedlo también!

Todos sabemos que para las madres y los padres, las primeras semanas del recién nacido el sueño se descontrola del todo porque el bebé se despierta a cada rato sin importar si es de día o de noche y sin importar si sus padres quieren dormir o si necesitan descansar. Tu bebé necesita de ti y no le importa la hora en la que te reclame… no tiene un horario de sueño y no sabe dormirse por sí mismo.

Independientemente de la forma en que elijáis dormir, hay algunos consejos que te pueden ayudar a educar el sueño de tu hijo de manera eficaz y que de este modo todos podáis descansar. Podréis descansar más y mejor y disfrutar más de los días sin tanto cansancio acumulado.

Aunque no se puede negar que los problemas de sueño son una realidad. Por ejemplo, si tu bebé duerme perfectamente a los 4 meses, es posible que a los 6 tenga una regresión del sueño y comience a despertarse de nuevo en la madrugada.

enseñar hijo bebé dormir

Cómo educar el sueño de tu bebé

Más que educar el sueño de tu hijo, es enseñarle a dormir y a estar tranquilo durante la noche. Cuando tenga seis meses es posible que comience a despertarse a cada hora y media, porque su ciclo interno de sueño está cambiando. O también puede tener una crisis de crecimientolos motivos pueden ser muchos, pero lo que importa es que sepas cómo manejar la situación por el buen descanso de todos.

Será capaz de dormirse solo sin tanta ayuda si sabes cómo hacerlo. Recuerda que dejarle dormir solo y sin ayuda no significa que debas dejarle llorar para que sienta ansiedad, ni mucho menos. Tampoco tienes que salirte de la habitación y dejarle solo todo el tiempo.

Quizá tu bebé solo necesita un poco de tu calor, una canción de cuna, contacto físico… para poder sentirse tranquilo y descansar. Y si es así, ¿se lo vas a negar? ¿Cómo te sentirías si necesitas un abrazo reconfortante y la persona que más te importa en el mundo te lo rechaza? Por eso mismo, si tu hijo te necesita debes estar a su lado.

Claves para educar el sueño de tu hijo

Con esto queremos decir, que puedes educar el sueño de tu bebé desde el amor y el respeto, teniendo en cuenta sus necesidades y las tuyas. Para ello, sigue los siguientes pasos y verás cómo todo mejora en poco tiempo y vuestro descanso también comienza a ser más adecuado. No pierdas detalle.

  • Cuando tu bebé tiene 4 meses es necesario que sienta seguridad a la hora de dormir, y eso se lo debes proporcionar tú satisfaciendo sus necesidades desde el cariño y el amor siempre que te demande.
  • Controla la temperatura de la estancia donde duerme tu bebé, si tiene una temperatura agradable se dormirá antes.
  • Ponle ropa para dormir que sea cómoda. No debe estar muy abrigado ni tampoco demasiado poco.
  • Intenta no permitir que tu bebé se duerma mientras toma su leche (tanto pecho como bibi) para evitar que asocie el alimentarse con quedarse dormido. Si esto ocurre la única manera de que duerma será alimentándose y no es buena opción. Lo mejor es esperar unos 20 minutos después de la última toma de la noche para llevarle a dormir. Si por la noche se despierta y tienes que alimentarle no esperes este tiempo, solo intenta que no se duerma mientras está tomando su leche.
  • No quieras que tu bebé aprenda a dormir en un tiempo determinado… Tu bebé sabe dormir, pero solo lo hace cuando lo necesita y teniendo en cuenta todo lo que le enseñas con tu amor. No le compares con otros bebés que quizá duermen antes y mejor… cada bebé es diferente y tiene su propio ritmo.

Además de todo esto, es importante que tengas presente que para educar el sueño de tus hijos debes tener en cuenta sus rutinas. Las rutinas son clave y necesarias para que tu bebé asocie la noche con el dormir de manera más prolongada. Piensa en la mejor rutina para dormir y que encaje con vuestro estilo de familia y la personalidad de tu pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios