Cuando nace un bebé, el mundo del hermano mayor se desmorona

nacimiento bebé hermano mayor

Cuando llega al mundo un bebé, el hermano mayor puede sentirse de diferentes maneras. Puede sentir emoción, ilusión e incluso miedo cuando llegan los padres a casa con su hermano pequeño, pero lo que más siente dentro de su interior es que su mundo, el que conocía hasta entonces, se desmorona. Se desmorona porque ya no será nada igual, porque la atención de sus padres ya no será exclusiva para él.

Pero que el mundo del pequeño se desmorone no significa que todo sea malo… en ocasiones, el hermano mayor comienza a madurar. La madurez se va adquiriendo a lo largo del crecimiento de una persona dependiendo de sus experiencias y circunstancias vividas. En algunos niños, su madurez llega antes, dependiendo de la predisposición genética o la personalidad que tengan, pero nos centraremos cuando llega el bebé a casa.

El mundo se desmorona

Sí, el mundo se desmorona para el hermano mayor pero también comenzará a tener otros aspectos positivos con el tiempo: pensará más y mejor porque ahora es el mayor, será más independiente, hará algunas tareas de forma más madura que otros niños de su edad… Pero es fundamental que los padres tengan en cuenta que ahora, es un momento crítico para su hijo mayor.

Es un momento crítico porque puede sentirse aislado o incomprendido. Cuando el hermano mayor se da cuenta de que el bebé recibe más atención que él, entonces pueden aparecer los celos. Los celos harán que se comporte de una manera diferente, quizá a veces parezca como si fuese más pequeño de su edad dentro de casa para recibir atención… Un hermano mayor puede procesar esta situación de diferentes maneras, ¡te lo contamos!

Cómo asume un hermano mayor la llegada de su hermano menor

Cuando nace un bebé, el hermano mayor puede tomar diferentes posturas ante este acontecimiento que le ha cambiado la vida a él y a toda su familia. Por ejemplo:

  • Puede estar contento y que madure antes. Puede madurar gracias al trato que recibe de sus padres, puesto que siguen estando a su lado y además, le dan más responsabilidades porque ahora es el hermano mayor.
  • Quizá rechace al hermano porque lo ve como el intruso de la familia o como competidor directo por el amor y la atención de sus padres. En este caso, aparecerán los celos y en lugar de madurar habrá un retroceso evolutivo evidente. Querrá recuperar la atención perdida por parte de sus padres de manera desesperada.
celos hermano mayor

Cómo evitar los celos

Es necesario que los padres tengan en cuenta todo esto para evitar los celos en el hijo mayor hacia el menor y que en lugar de esto, puedan estimular una madurez positiva. Para conseguirlo sigue estas estrategias:

  • Sin importar la edad que tenga tu hijo, sigue siendo tu pequeño y es necesario que no le exijas más de lo que puede dar según su edad. Por lo que si comete fallos, sé flexible y comprensivo. No esperes que madure de golpe solo porque sea hermano mayor, respeta su ritmo. Seguirá teniendo rabietas y haciendo cosas de niño… no le obligues a “crecer” antes de tiempo.
  • Haced cosas con el hermano mayor sin presencia del hermano menor de vez en cuando. Es bueno que tenga tiempo individual con papá y con mamá. Esto le hará ver que sigue siendo igual de importante para vosotros.
  • Involucra a tu hijo en las tareas y hazlas como un juego. Intenta que esas responsabilidades que quieres ponerle sean divertidas y atractivas para él. Estas responsabilidades tienen que ser positivas, no te fijes en los fallos que pueda tener y convierte estas situaciones en oportunidades para demostrar tu confianza hacia él.
  • No pierdas la comunicación con tu hijo y hablad de las emociones, de las cosas que le gustan… haced cosas en familia y solo con él. Es necesario que se sienta atendido en todo momento.
  • No impongas las emociones ni la empatía. Respeta su ritmo y sus sentimientos, por lo que no impongas empatía en sus habilidades sociales. Puede que le cueste ponerse en la piel del hermano menor a causa de los celos, pero lo que es necesario es que sea capaz de identificar, expresar y gestionar las emociones y después, también lo hará con los demás. No le presiones para que entienda a los demás y menos si no es capaz de entenderse a sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios