Hija mía, algún día emprenderás tu vuelo sola

Hija, te esperaré siempre en casa mientras tú aprendes a volar

Cuando tu hija nació te prometiste protegerla siempre, a cada segundo de tu vida y mientras tuvieras aliento para hacerlo. Y así lo harás, sabes que lo harás. Los años pasan, y tu bebé totalmente dependiente se convirtió en una preciosa niña, después en una rebelde adolescente, después en una joven inteligente y por último… en una persona adulta e independiente. Quizá aún estés en la primera o segunda fase y veas que aún queda mucho para que crezca, pero lo hará… y deberás estar preparado/a para ello.

No es fácil decirle a los hijos que estás listo/a para que se vayan ellos solos, para que sean independientes, para que no te necesiten, para que emprendan su vuelo con todo lo que les has enseñado hasta ahora.

Necesitas crecer

No importa lo que hagas ni dónde estés, mi mano siempre estará extendida para ti y mis garras estarán afiladas para protegerte, porque tengas 4 o 40 años, siempre seré tu madre. Desde que te tenía en mi vientre sabía que te protegería hasta que me quede aliento para hacerlo y eso haré sin dudarlo nunca ni un solo segundo.

Cuando eras pequeña me desvelaba todas las noches por ti, para atender tus necesidades… porque me necesitabas. Cuando seas mayor tendré noches de desvelo por ti, pero porque ya no me necesitarás, porque serás independiente. Aún me quedan muchas noches de lágrimas por tu ausencia en casa pero por la felicidad de que te has convertido en una mujer fuerte e independiente. Tendré un nudo en la garganta, sentiré nostalgia pero seré feliz de ver cómo emprendes el vuelo.

Hija, te daré las herramientas para volar

Mi casa siempre será tu casa

Cuando te conviertas en una mujer independiente tendrás tu casa y probablemente querrás tu espacio para poder seguir avanzando en la vida. Pero hija mía, quiero que sepas que mi casa siempre será tu casa. Podrás ser una mujer fuerte e independiente por todas las cosas que te enseñaré a lo largo de la vida. Sabrás que la práctica hace al maestro y que los errores siempre serán oportunidades para mejorar. Sabrás que la vida es una escalera donde habrá personas que estén por encima tuyo y otras, que estén por debajo. También sabrás que las mujeres somos fuertes por naturaleza y que no tienes nada que demostrar a nadie, salvo a ti misma.

Espero que a medida que vayas creciendo las cosas que sepas hacer sean porque la gran mayoría de ellas las has aprendido de mí. Espero también que te sientas orgullosa por todo el tiempo que te dedico y te dedicaré, por todos los consejos que te he dado y te daré… Porque mis valores, serán tus valores.

La vida está llena de altibajos y no todas las personas son buenas. Te encontrarás con malas personas, de esas que llaman tóxicas y tendrás que aprender de ellas y no dejar que te hieran. En la vida te encontrarás también con obstáculos y será muy importante que aprendas a caminar saltándolos y sabiendo que cada uno de esos obstáculos es una oportunidad de aprendizaje. Yo te enseñaré a hacerlo.

Estaré para siempre aunque no esté a tu lado

A veces, cuando te miro se me encoge el corazón al pensar que no estaré siempre a tu lado. La vida es así, todo lo que nace muere. No estaré eternamente al lado tuyo, pero sí que lo estaré en tu corazón, porque hija mía, el amor que siento por ti no se queda en una vida únicamente. Deberás aprender a no tener a quién llorar cuando lo necesites, a no tener mi abrazo siempre o a no poder marcar mi número de teléfono porque no estaré al otro lado de la línea.

Pero te puedo prometer que aunque no conteste al teléfono, puedes hablarme igualmente porque aunque no tenga oídos para escucharte, sí estará mi alma para sentirte.

Esto no es fácil para mí. No es sencillo ver cómo emprendes tu vuelo, pero es necesario e importante que lo hagas. Naciste con alas para volar y cuando llegue el momento podrás emprender ese vuelo y yo estaré ahí, para apoyarte y para guiarte. Y aunque aún queda mucho tiempo, llegará el momento en que necesitarás volar sin mí, pero yo estaré siempre contigo.

Deja un comentario sobre “Hija mía, algún día emprenderás tu vuelo sola”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios