Educación

Por qué es bueno que tengas un huerto en casa para tus hijos

Cultivando futuro: cómo un huerto en casa enseña valores, fomenta la creatividad y une a la familia en una experiencia enriquecedora.

Huerto en casa
Mª José Roldán

Mª José RoldánMaestra y Psicopedagoga

No importa si vives en una ciudad o en mitad del campo. Tener un huerto en casa es posible incluso si vives en un piso pequeño sin terraza. Vamos a hablarte sobre por qué tener un huerto en casa es estupendo para tus hijos, y cómo lo podréis disfrutar en familia. Un huerto no es solo un espacio para cultivar alimentos frescos y saludables, sino un lugar mágico donde tus hijos podrán aprender, conectarse con la naturaleza y desarrollar habilidades que los acompañarán durante toda su vida.

Beneficios del arte de cultivar

Un huerto es como un laboratorio natural donde cultivan y ven crecer sus plantas. Pueden obtener frutos que luego podéis consumir en el hogar… Tus hijos explorarán el ciclo de la vida de las plantas, desde la siembra de las semillas hasta la cosecha de sus frutos y verduras.  Entenderán la importancia del riego, del sol, de los nutrientes para su crecimiento… ¡y estarán totalmente conectados con la naturaleza!

El cultivo además de ser todo un arte, también les enseña grandes lecciones para la vida: paciencia y responsabilidad. A medida que ven cómo las plantas crecen lentamente día a día, comprenderán que todo lleva tiempo y esfuerzo. Cuidar de las plantas requerirá su compromiso diario, regarlas, protegerlas de plagas y malas hierbas. A través de estas tareas, tus hijos aprenderán a ser responsables y a valorar el fruto de su esfuerzo.

Conectar con la naturaleza

Vivimos en un mundo cada vez más digitalizado donde las pantallas y la tecnología están a la orden del día. En este sentido, el huerto se convierte en un oasis de conexión con la naturaleza. Tus hijos podrán tocar la tierra con sus manos, sentir el aire en su rostro, escuchar el canto de los pájaros, sentir la magia del agua y de la vida. Todo esto estimulará sus sentidos y les permitirá desarrollar un profundo aprecio por la naturaleza y comprender la importancia de cuidar nuestro entorno.

El huerto es una poderosa herramienta para inculcar en tus hijos hábitos alimenticios conscientes y saludables. Al cultivar sus propias frutas y verduras, comprenderán la importancia de una dieta equilibrada y fresca. También, al conocer el esfuerzo y el cariño que requiere el cultivo, valorarán aún más los alimentos que llegan a sus platos, reduciendo el desperdicio y fomentando el respeto hacia los recursos naturales.

Fomentar la creatividad

Un huerto en casa es un lienzo en blanco para la creatividad de tus hijos. Les da la oportunidad de diseñar y planificar su propio espacio, eligiendo qué plantas cultivar y cómo organizarlas. También pueden construir ingeniosas estructuras para guiar el crecimiento de las plantas trepadoras o hacer divertidas etiquetas para identificar cada cultivo. 

La libertad de expresión en el huerto es infinita, fomentando su creatividad y capacidad de resolver problemas de manera innovadora. Si les cuesta tener ideas, piensa en cómo pueden crear su propio huerto en el espacio del que disponéis, y entre todos buscad la opción que se adapte mejor a vuestras necesidades y espacio. Seguro que encontraréis las mejores soluciones. 

Huerto para niños

Lecciones de vida en familia

El huerto está lleno de lecciones de vida esperando ser descubiertas. Cuando una planta no crece como esperaban o enfrentan desafíos inesperados, aprenderán que el fracaso es una oportunidad para aprender y mejorar. Asimismo, al observar cómo diferentes plantas coexisten y se benefician entre sí, entenderán el valor de la colaboración y la importancia de la diversidad en la comunidad.

Un huerto en casa también se convierte en un punto de encuentro y unión familiar. Todos pueden participar, desde la siembra hasta la cosecha, y compartir momentos significativos mientras trabajan juntos. En este espacio, las pantallas quedan a un lado, y la atención se centra en la colaboración y el disfrute de la naturaleza, creando recuerdos preciados que permanecerán en el corazón de todos.

Además, también es una forma práctica de enseñar a tus hijos a cuidar el planeta. A través de prácticas sostenibles, como el compostaje y el riego eficiente, aprenderán el valor de ser responsables con los recursos naturales y reducir su huella ambiental. Estas lecciones de sostenibilidad los convertirán en personas más conscientes y comprometidas con el cuidado de la Tierra… serán más conscientes de que somos parte de la naturaleza y de que es trabajo de todos cuidarla. 

Un huerto es un regalo para tus hijos

La realidad, es que tener un huerto en casa es un regalo maravilloso para tus hijos, y para todos como familia. Esos recuerdos perdurarán en su memoria por siempre, les aportará aprendizajes necesarios para la vida y lo mejor de todo, es que tendrán conexiones profundas con la naturaleza, mejorarán sus hábitos y serán más saludables y además, podréis tener momentos de unión familiar inolvidables. 

¿A qué esperas para empezar a tener vuestro huerto en casa? Seguro que encontraréis la mejor manera de conseguir que sea un rincón especial en vuestro hogar. 

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *