Educación

Los 5 errores más frecuentes al poner límites a los más pequeños

Encontrar el equilibrio en la crianza: cómo evitar los errores comunes al establecer límites en los niños pequeños

Errores poner límites niños
Mª José Roldán

Mª José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Ser padre de niños pequeños es sin duda un desafío para cualquier padre o madre. En ocasiones puede resultar complicado establecer límites adecuados, pero es una necesidad hacerlo correctamente si se quiere tener una buena crianza y que los hijos crezcan equilibrados emocionalmente.

Como padres y madres, es normal que en ocasiones cometamos errores, pero hay que ser consciente de ello puesto que errores grandes pueden tener un impacto significativo en el desarrollo y comportamiento de los hijos.

Errores más comunes cuando los padres ponen límites a niños pequeños

En este sentido, vamos a explicarte los 5 errores más comunes que ocurren a los padres cuando quieren poner límites a sus hijos. De esta manera, podrás reflexionar si te ha ocurrido a ti y así, buscar la solución más adecuada que se adapte a ti y a tu familia.

1. Falta de consistencia

Uno de los errores más frecuentes es la falta de consistencia cuando se aplican las reglas y límites en la crianza. Es comprensible que la vida sea impredecible, pero los niños necesitan estructura y límites claros para sentirse seguros. Cuando los padres son inconsistentes en las reglas, los niños pueden confundirse y sentirse inseguros.

Para que esto no ocurra, en el hogar deben haber reglas claras con consecuencias establecidas cuando se rompas dichas normas. La consistencia les dará a los niños el sentido de la previsibilidad y les ayudará a comprender no solo las expectativas de sus padres, si no los límites para una buena convivencia en familia y social. 

2. Establecer expectativas altas e irreales

A veces, como padres o madres podemos tener expectativas demasiado altas para los hijos, sobre todo en tema de comportamiento y logros académicos. Cuando esto ocurre se genera estrés y ansiedad en los padres, pero también en los niños. Esto les genera sensación de fracaso cuando no se pueden cumplir expectativas o creen que no pueden hacerlo aunque tengan la capacidad suficiente. 

Para que esto no ocurra es necesario que las expectativas como padres y madres sean realistas y apropiadas para la edad de los hijos. Es importante celebrar los logros, por pequeños que sean y fomenta un ambiente de respeto donde el aprendizaje y el crecimiento sin el temor al fracaso sea lo prioritario. 

3. Ignorar las emociones de los niños

Sin darnos cuenta, en ocasiones los padres pueden minimizar o incluso ignorar las emociones que sienten sus hijos cuando están frustrados, tristes, enfadados o decepcionados. Cuando se ponen límites no significa invalidar las emociones de los hijos, si se cae en esta trampa los hijos se pueden sentir incomprendidos e desvalorizados. 

Es importante escuchar a los hijos siempre que hablen y expresen sus emociones. Para ello, hay que validar los sentimientos y darles apoyo emocional. Así, aprenderán a desarrollar habilidades emociones equilibradas y se sentirán más conectados contigo. 

límites niños pequeños

4. Castigos excesivos o inapropiados

La disciplina es necesaria para enseñar límites, pero castigar de manera excesiva o inapropiada puede ser perjudicial. Castigos físicos o verbales duros pueden dañar la autoestima de los niños y crear un ambiente de temor en el hogar.

En este sentido, es fundamental optar por consecuencias que estén relacionadas con el comportamiento y sobre todo, con la edad de tu hijo. En lugar de usar los castigos, es necesario usar la disciplina positiva como oportunidad de enseñanza y guía emocional. 

5. No establecer ningún tipo de límite

Uno de los errores más grandes que puedes cometer como padre o madre es no establecer límites en absoluto. A veces, los padres pueden evitar la confrontación o la incomodidad al no poner reglas, pero esto puede llevar a un comportamiento descontrolado y a que los niños no desarrollen habilidades para la autorregulación.

En este sentido, es fundamental establecer límites claros y apropiados para la edad de los hijos desde que son pequeños. Los límites les aportan la estructura necesaria para un buen desarrollo en su crecimiento. Además, también les enseñan responsabilidad y consecuencias, pilares importantes para su vida.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *