El orden de nacimiento entre hermanos da forma a la personalidad

Carácter de los hijos según el orden de nacimiento

orden nacimiento hermanos

El hijo único tiene problemas para compartir, el mayor es un mandón, el bebé siempre consigue lo que quiere y el niño del medio está, bueno, atrapado en el medio. ¿Son estos simplemente estereotipos, o hay algo de verdad en las diferencias de orden de nacimiento? El orden de nacimiento solo explica una pequeña parte de quiénes somos, pero los cambios de personalidad definitivamente existen entre hermanos.

Son los roles que adoptan los hermanos los que conducen a diferencias en el comportamiento. Los padres tienden a reforzar estos roles, se den cuenta o no. Aquí te explicamos cómo entender las diferencias de personalidad entre un hijo único, el mayor, el menor o el medio.

Características del hijo mayor

Dado que los primogénitos siguen el ejemplo de sus padres, les gusta hacerse cargo y suelen tener un montón de confianza. No tienen hermanos mayores que se burlen de ellos cuando aprenden a atarse los zapatos o montar en bicicleta. Los adultos les toman en serio, y eso aumenta su confianza.

Es fácil para los primogénitos ambiciosos convertirse en perfeccionistas; después de todo, ven adultos colorear dentro de las líneas y vertiendo leche sin derramar. Estos rasgos perfeccionistas del niño mayor también significa que los primogénitos pueden tener problemas para admitir cuándo están equivocados.

Crianza del hermano mayor

Los padres suelen ver a sus hijos primogénitos como modelos para seguir de sus hijos menores, algo que provoca presión en los hijos mayores, generándoles estrés. Igual que le quieres dar más responsabilidad a un hijo mayor, dale también más privilegios como ir a dormir un poco más tarde.

Carácter de los hijos según el orden de nacimiento

Características del hijo mediano

Los hijos medianos son diferentes a los mayores. Una vez que el primogénito desempeña un papel, el segundo buscará un papel completamente opuesto. Debido a esto, son más difíciles de etiquetar, ya que las personalidades del niño mediano emergen en respuesta a cómo perciben al próximo hermano mayor de la familia. Si el hermano mayor agrada a los padres, el hijo del medio podría rebelarse para llamar la atención. Los rasgos del niño mediano son los más difíciles de clasificar, pero cualquier rasgo que desarrolle tiene que ver con el primogénito.

Para el hijo mediano los hermanos mayores tienen todos los privilegios y los bebés se salen con la suya por lo que se convierten en buenos negociadores para tener lo que quieren. Los hijos medianos son agradables, diplomáticos y comprometedores, y manejan bien la decepción. Tienen expectativas realistas, son los menos propensos a ser mimados y tienden a ser los más independientes. Debido a que a menudo se sienten excluidos, tienden a gravitar hacia amigos fuera de la familia.

Crianza del hermano mediano

  • Media en las disputas entre hermanos sin posicionarte.
  • Respeta su necesidad de tener compañeros. Crea oportunidades para que conozca nuevos amigos en el parque.
  • Los primogénitos tienen sus padres para ellos solos inicialmente, al igual que los últimos una vez que sus otros hermanos crecen y se van de casa. Pero los niños del medio siempre tienen que compartir la atención de los padres. Reserva tiempo extra para que tu hijo del medio se sienta especial.
hermanos diferencias

Características del hijo pequeño

Tienen menos responsabilidad, por lo que los rasgos de los niños más pequeños tienden a ser despreocupados, amantes de la diversión, cariñosos y sociables, y les gusta hacer reír a la gente. Pero ser el más joven no es todo de color de rosa. Debido a que los recién nacidos ven a sus hermanos mayores como más grandes, más rápidos e inteligentes, pueden intentar diferenciarse siendo más rebeldes.

Crianza del hermano pequeño

  • Algunos niños pequeños sienten que no les toman en serio, permite que tomen decisiones familiares que puedan hacer acorde a su edad.
  • Reconoce sus primeras veces y elogia sus logros.
  • Dale responsabilidades al niño más pequeño, aunque solo sea poner servilletas en una mesa. No pienses que siempre es “demasiado pequeño” para hacer las cosas bien.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios