Adolescentes: 7 consejos para evitar que fumen

fumar adolescentes

En la actualidad el consumo de tabaco está normalizado y lo peor, es que los cigarrillos causan muchos problemas de salud a nivel mundial, siendo la primera causa de muerte evitable. En España se producen nada menos que 55 mil muertes a causa del tabaco cada año. Es normal que los padres estén preocupados por este tema y por eso, queremos darte consejos de prevención para que tus hijos adolescentes no caigan en la dependencia del tabaco.

Es más dañino en la adolescencia

Cuando una persona comienza a fumar en la adolescencia, tiene más probabilidades de padecer cáncer o enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Por eso es tan importante prevenir el consumo de tabaco. Además, el cerebro del adolescente aún está en desarrollo lo que hará que se vuelva mucho más vulnerable al consumo de nicotina.

A causa de esto, la mente del adolescente estará más propensa a padecer algún tipo de depresión. Un fumador adolescente, es probable que siga siendo fumador en la edad adulta, y tendrá más riesgo de padecer problemas de salud graves así como problemas emocionales.

Por si fuera poco, los pulmones en la adolescencia no están al 100% de su capacidad y si un adolescente comienza a fumar empezará a tener obstrucciones leves en las vías respiratorias, haciendo que la función pulmonar disminuya. Si un adolescente fuma no alcanzará su potencial respiratorio y por lo tanto podrá padecer enfermedades respiratorias en el futuro con mayor probabilidad.

evitar tabaco adolescencia

Evita que tus hijos adolescentes fumen

Es habitual que los adolescentes comiencen a fumar a causa de la aceptación social o como acto de rebeldía ante la sociedad. Para que los adolescentes no caigan en esta adicción es importante advertirles sobre el peligro del tabaco desde bien pequeños. Para que tus hijos no fumen es importante que recuerdes estos consejos:

  1. Sé el mejor ejemplo. Si le dices a tu hijo que no fume, pero tú fumas… entonces lo verá como algo normal y tendrá más probabilidades de fumar. Si fumas y tienes hijos pequeños, es mejor que dejes de hacerlo y dile a tus hijos que te hace sentir mal y que es mejor dejarlo cuanto antes. Que ese sea tu valor para dejar de fumar desde ya.
  2. Que haga deporte. El deporte es fundamental para que los adolescentes no fumen porque su capacidad pulmonar será más importante que fumarse un pitillo.
  3. Habla de las consecuencias para la salud. Fumar tiene consecuencias terribles para la salud y es importante que tus hijos las conozcan. Para aumentar la conciencia puedes hablarle de algún caso cercano que se haya enfermado o incluso que haya fallecido a causa de fumar. No esperes a la adolescencia para hacerlo, cuanto antes les conciencies, mejor. La mejor edad para hablar sobre esto es a partir de los seis años. Además, cuesta mucho dinero comprar tabaco.
  4. El aspecto físico se deteriora. Dile a tu hijo adolescente que cuando se fuma el aliento huele mal, sale más acné, se estropea el pelo y la piel y tendrá un mal olor en general. A un adolescente le gusta lucir bien por lo que es probable que se lo piense dos veces antes de encender un cigarrillo.
  5. Que nadie fume en casa. Si fumas, nunca lo hagas en casa ni delante de tus hijos. No permitas que las visitas fumen delante de ellos ni dentro de casa ni en zonas exteriores. Que tus hijos vean que fumar es algo malo y no quieres que ellos salgan perjudicados.
  6. Enseña a tus hijos a decir no. Es importante ofrecer a los hijos herramientas y habilidades sociales para que aprendan a decir que no. Enseña a tu hijo asertividad y que nunca haga algo que realmente no quiera hacer.
  7. No le regañes. A los adolescentes no les gusta que les regañen, por eso es mejor que evites los sermones. Lo mejor es que les hables desde la empatía y recuérdales que fumar no es algo saludable, que en casa no se fuma y sobre todo, pregúntales, escúchales y pasa tiempo a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios