Ayuda a tu hijo a adaptarse emocionalmente a la vida

adaptarse emocionalmente

Cualquier padre o madre quiere que sus hijos crezcan adaptados emocionalmente, pero no siempre se conocen las estrategias necesarias para llevarlo a cabo. Todos los padres tienen miedo de que en el futuro sus hijos sufran demasiado a nivel emocional solo porque no les enseñaron a adaptarse al mundo, a que sus emociones les jueguen una mala pasada o que no les hayan enseñando lo que es la resiliencia.

Ignorancia emocional

Es deber de los padres que los hijos tengan un desarrollo emocional saludable para que puedan abordar cualquier conflicto emocional de la mejor manera posible, tanto a corto como a largo plazo. Cualquier familia se enfrenta a desafíos habitualmente, ya sea económicos, personales u otros.

Todos tienen la posibilidad de crear un camino frente a la vida pero es la falta de aprendizaje emocional lo que causa mayores obstáculos. Se trata de la ignorancia emocional que sufren muchos adultos, y por tanto, también los niños. La solución es desarrollar una buena comprensión de las emociones.

Hijos con éxito

Los padres quieren que sus hijos tengan éxito. Les cuidan físicamente y les envían a la escuela para que desarrollen sus conocimientos y habilidades, pero la realidad es que los padres no pueden enseñar lo que no saben… Deben hacer un sobreesfuerzo para conocer las emociones, su significado, su propósito o saber cómo usarlas como herramienta.

ayudar niños adaptarse emocionalmente

¿Por qué esto es tan difícil? Principalmente es porque nos hemos centrado en el desarrollo intelectual y dejamos el desarrollo emocional al azar. Esperamos que nuestros hijos crezcan para estar bien ajustados emocionalmente, pero la mayoría de nosotros no hemos sabido cómo abordarlo directamente… Y hay que encontrar soluciones.

¿Qué puedes hacer?

Entonces, ¿qué puedes hacer para fomentar un aprendizaje emocional saludable en los niños?

Desarrolla tu conciencia y conocimiento emocional

Los estudios muestran que la mayoría de las personas expresan verbalmente solo entre 15 y 20 emociones, pero hay más de 200. Tendemos a llamar a muchas emociones por un solo nombre. La frustración, la molestia, la irritación, la impaciencia y la molestia a menudo se agrupan como ira. Aprender a nombrar emociones con precisión traerá más claridad a lo que estás sintiendo.

Habla con tus hijos sobre las emociones.

Si queremos que nuestros hijos aprendan a cocinar, tocar música o entender literatura, hablamos con ellos sobre esas cosas. A veces evitamos hablar sobre las emociones porque nos sentimos incómodos con ellas y creemos que nuestros hijos también se sentirán de ese modo.

Los niños pueden ser sorprendentemente sabios sobre sus emociones y sobre lo que sus emociones les están diciendo. Cuando compartas tus emociones, explica lo que significan para ti, tus hijos aprenderán un nuevo vocabulario imprescindible para la vida.

Respeta tus emociones; respeta a tus hijos.

Cuando alguien experimenta una emoción, es su reacción a lo que ha experimentado. Tienen una historia sobre esa experiencia que les parece real. Escuchar su historia con compasión significa que estás presente y respetas su forma de ver las cosas, pero no significa que tengas que arreglarlo todo. A veces lo más importante que podemos hacer es escuchar. Una vez que tu hijo se sienta reconocido, podrás trabajar con sus emociones de manera constructiva.

Hay tanto que aprender en el mundo de las emociones como en el mundo de la ciencia y las matemáticas. Desarrollar el aprendizaje emocional puede ser motivador e inspirador. Pero, si quieres una familia que realmente se comprenda y trabaje junta, necesitas más que inteligencia. ¡Un poco de tiempo invertido en aprendizaje emocional se convertirá en gratitud, conexión y alegría! ¿Qué más se puede pedir para una buena felicidad familiar?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios