Qué ocurre en el cerebro cuando nos enfadamos

El cerebro cuando te enfadas, funciona diferente

Qué ocurre en el cerebro cuando nos enfadamos

¿Alguna vez te has preguntado qué es lo que le ocurre a tus hijos cuando se enfadan? ¿Cómo funciona su cerebro? Pues funciona igual que el tuyo, por lo que es muy importante aprender qué es lo que ocurre en tu cerebro para que de éste modo, puedas entender qué le pasa al cerebro de tu hijo cuando se enfada. El cerebro está practicando desde hace millones de años, por lo que está preparado para protegerse de lo que le hace enfadar.

Cuando algo le hace enfadar el cerebro empieza a funcionar rápidamente y casi de forma automática para responder. El problema está en que cuando un cerebro está enfadado deja de ser inteligente y justo, ya que sólo quiere responder de una forma determinada y no siempre es la mejor idea.

El cerebro se hace más fuerte pero no piensa con claridad

Cuando un cerebro se enfada se hace más fuerte, funciona más rápido y es más potente… es como si se convirtiera en un súper cerebro. Pero la ira y el enfado puede hacer que las personas tomen decisiones muy tontas. Cuando estás enfadado, la inteligencia disminuye un 30% por lo que aunque tengas una gran velocidad y fuerza, tu cerebro no está pensando con claridad.

Esta es una combinación peligrosa ya que podrías acabar tomando decisiones equivocadas para tus acciones. No hay nada malo con sentirte enfadado, todos nos enfadamos de vez en cuando. La diferencia es que cuando se piensa no se hace daño a la gente y cuando no, sí hay más peligro de hacerlo.

Que pasa en nuestro cerebro cuando nos enfadamos

Haz una prueba

Para darte cuenta de todo esto puedes hacer una prueba. Haz un puño y fíjate que tus dedos se curvan sobre el pulgar. Ahora, imagina que tu puño es tu cerebro, en la parte superior es la zona donde puedes pensar con claridad, es decir, la parte del cerebro que es responsable del razonamiento, utiliza toda la información que se tiene para tomar buenas decisiones, tiene creatividad e intuición.

Luego está la parte inferior del cerebro. Esta parte ayuda a controlar los procesos físicos que lo mantienen vivo: la respiración, la presión arterial, ver, oír, saborear, escuchar, dormir… Es también responsable de la conducta instintiva, de cuando se responde a las cosas de forma automática, es muy rápido, sin pensar realmente. Da respuestas instintivas que nos mantienen a salvo. Si por ejemplo viene un león hacia ti, podrías estar en problemas y puede tomar un tiempo en pensar si debes salir corriendo o no.

La parte inferior del cerebro responde a las cosas sin mucha reflexión. Es automático, instintivo e impulsivo. Es muy bueno cuando hay peligros, pero no lo es tanto cuando las situaciones necesitan más reflexión y consideración, que es la mayor parte del tiempo. Esta es la razón por la que se necesita que el cerebro superior esté a cargo. Cuando esta parte del cerebro se involucra en el comportamiento, puede ser razonable, flexible y reflexivo. Hará todo lo que sea necesario para sobrevivir, pero lo hará con sensatez y cuando realmente lo necesita. 

Cuando te enfadas, el cerebro inferior es el que toma el mando. Se pone tan activo que inunda el cerebro superior y deja de funcionar. Sin el funcionamiento del cerebro superior, la parte inferior del cerebro puede hacer cosas de las que después la persona se arrepienta.

Todo esto es muy importante para que entiendas cómo funciona el cerebro cuando te enfadas, de esta manera podrás encontrar mejor las soluciones para poner fin a la situación que te causan malestar. Ahora cada vez que te enfades o cuando lo haga tu hijo, entonces, piensa en cómo funciona el cerebro.

Deja un comentario sobre “Qué ocurre en el cerebro cuando nos enfadamos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!