Cuando no escuché tu latido, el mundo se paró

No hay latido

La vida es eso que pasa sin que te des cuenta. El mundo cada día gira y la evolución de la vida sigue su curso en millones de especies del planeta… La vida es tan efímera que no nos damos cuenta del valor que tiene hasta que desaparece. Cuando una mujer se queda embarazada su único deseo es que todo vaya bien, que el embarazo avance y que el bebé llegue al mundo sano y salvo.

No hay latido

Cuando una mujer siente que el embarazo no va bien, es como un sexto sentido que le está avisando de que debe ir al médico. La naturaleza esta vez no ha hecho bien su trabajo… Y cuando llega a la sala del médico y le desvelan lo que ya sabía, ese mundo que gira de repente se para y su corazón da un vuelco: no hay latido.

En el momento en que el médico dice que no hay latido no quieres imaginar que eso es real y le dices que por favor, vuelva a mirar si realmente no hay latido o si quizá es un fallo del aparato con el que te está realizando las pruebas. Es un momento desgarrador… la ilusión en el momento de saber que estás embarazada pasa a la desolación de que en realidad, no hay latido en el saquito donde debería brillar la vida.

Feto sin latido

No has hecho nada mal

Si alguna vez has vivido esta situación es probable que después te sintieras culpable. Que pensases que hiciste algo mal o que tu cuerpo rechazase la vida en tu interior por algún motivo… Pero en realidad tú no tienes culpa de nada. Aunque solo pasen en tu mente dudas y pensamientos hirientes… recuerda: no tienes culpa de nada.

Durante el primer trimestre de embarazo existe la probabilidad de que se tenga un aborto involuntario. Es algo normal y ocurre mucho más a menudo de lo que te puedas imaginar. Pero claro, no es lo mismo que ocurra a otras personas o que sepas que esto realmente sucede a que te ocurra a ti. Nunca te imaginaste que se podría sentir dolor por la pérdida de una vida que quizá ni siquiera le dio tiempo a formarse.

Sientes que nadie te comprende

Es posible que sientas que nadie puede comprender tu dolor. Tienes que pasar tu propio proceso de duelo. Pensaste que estabas embarazada y esa vida simplemente nunca llegó a formarse del todo.

No sientas que la esperanza se pierde para siempre, porque en el fondo de tu corazón sabes que podrás superar ese dolor y el duelo de la pérdida. Tu cuerpo podrá albergar vida en el futuro y su latido lo sentirás más fuerte que el tuyo y entonces, te darás cuenta de que el milagro de la vida también estará presente en tu vida.

Podrás emocionarte de nuevo porque tendrás otra prueba de embarazo positiva y aunque tendrás miedo el primer trimestre, volverás a creer en que sí se puedes. Te enamorarás de alguien que no conoces y que está creciendo en tu interior. Quizá la misión de esa primera estrella en el cielo era hacerte más fuerte para que el amor en ti creciera a niveles inesperados para que ahora, el bebé que está en camino, tenga a unos padres maravillosos a su lado para siempre.

Siempre tendrás en mente que la vida es efímera y que de algún modo, esa es la magia de la vida y por eso, hay que disfrutarla con las personas que más queremos a nuestro lado.

Deja un comentario sobre “Cuando no escuché tu latido, el mundo se paró”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios