Los mejores destinos para esquiar con niños en España y Andorra

Selección de estaciones de esquí para disfrutar en familia

Estación de esquí para niños

Cada vez son más los padres que apuestan por irse a una estación de esquí para disfrutar del inverno con los niños. Es un plan que los pequeños adoran, sobre todo cuando pueden realizar diferentes actividades en la nieve, como pasear el trineos llevados por perros o emprender excursiones con raquetas. De cualquier manera, es una forma muy sana para pasar un día en familia. Y afortunadamente no tenéis que ir muy lejos ya que en España y Andorra hay excelentes estaciones de esquí.

10 estaciones de esquí que acogen a las familias

1. Sierra Nevada, en Granada

Estación de esquí para niños Sierra Nevada, en Granada

Estación de esquí Sierra Nevada, en Granada

Se trata de una de las mejores estaciones de esquí españolas, que se encuentra enclavada en el Parque Natural de Sierra Nevada. De hecho, es la estación de esquí de mayor altitud en el país y ha sido escenario de importantes competiciones de deportes de invierno. Cuenta con varias pistas aptas para los principiantes, así como con descensos vertiginosos que representan un reto incluso para los esquiadores más experimentados. Para los más atrevidos está el sector Skicross, con su emocionante pista de skicross con peraltes, saltos y badenes construidos con nieve.

Por supuesto, la diversión también está garantizada para los más pequeños, quienes tendrán a su disposición una pista de raquetas de nieve para que puedan pasear con tranquilidad, así como un circuito de Moto Infantil donde podrán pilotear su propia moto de nieve. La estación también cuenta con un parque de actividades, el Mirlo Blanco, en el que los niños podrán patinar sobre hielo, deslizarse en roscos por los toboganes, divertirse en castillos hinchables y subirse a un trineo ruso, una experiencia que seguramente no olvidarán.


2. Baqueira Beret, en Lleida

Estación de esquí para niños Baqueira Beret, en Lleida

Estación de esquí Baqueira Beret, en Lleida

Conocida como la perla del Pirineo Catalán, esta estación de esquí es uno de los destinos preferidos de los esquiadores españoles. Y no es para menos ya que además de contar con diversas opciones de entretenimiento para toda la familia, la calidad de su nieve es una de las mejores de Europa.

Además de sus 120 kilómetros de pistas esquiables de diferentes niveles de complejidad, la estación puede vanagloriarse de tener muchas otras opciones recreativas y deportivas: ofrece paseos a caballo o en trineo a través de los bellísimos senderos que zigzaguean por el valle, organiza safaris para toda la familia y cuenta con el snowpark Marmote donde podréis divertíos en la nieve junto a los niños. Además, tiene tres parques infantiles en pista: el Baqueira, el Beret y el Bonaigua, donde organizan actividades para los más pequeños a cargo de profesionales. También hay un jardín de nieve y, para que podáis reponer fuerzas, no faltan los bares y restaurantes que harán las delicias incluso de los más pequeños.


3. Aramón Formigal, en Huesca

Estación de esquí para niños Aramón Formigal, en Huesca

Estación de esquí Aramón Formigal, en Huesca

Esta estación se encuentra en el corazón del Valle de Tena, en Huesca, y está dividida en cuatro grandes sectores donde podréis disfrutar de la nieve a plenitud: Tres Hombres o Crestas, Portalet, Anayet y Sarrios. En este complejo tenéis a vuestra disposición alrededor de 137 kilómetros de pistas de esquí, así como una pista de trineos y un circuito de raquetas de nieve. Aunque si preferís las aventuras menos intensas, también hay varias opciones fuera de las pistas.

En este sentido, la atracción estrella del complejo para los niños es un jardín de nieve que incluye todo tipo de juegos, a cargo de un personal especializado en el cuidado infantil, aunque también hay un telesilla en la que los más pequeños de casa adorarán subirse. El complejo cuenta además con un área muy divertida, el Bosque Animado, donde los niños podrán conocer los animales que habitan en el valle de Tena. Y para cerrar con broche de oro el día los peques podrán disfrutar de Anayet Kids, un sector en el que podrán jugar y participar en los talleres que se organizan cada jornada.


4. Grandvalira, en Andorra

Estación de esquí para niños Grandvalira, en Andorra

Estación de esquí Grandvalira, en Andorra

Se trata de la estación de esquí más grande de los Pirineos y la más grande del sur de Europa, un lugar de obligada visita para los apasionados de los deportes de nieve. La estación se enorgullece de haber sido protagonista de importantes eventos deportivos como la Copa del Mundo de esquí femenino en 2012 y las pruebas de la Copa del Mundo de velocidad en 2012 y 2013, lo que la ha convertido en el lugar preferido de muchos españoles.

Una de sus atracciones estrella es la tirolina de más de 550 metros de largo y 40 metros de alto, reconocida como la más larga de los Pirineos. Además, cuenta con un gimnasio cubierto para que los pequeños principiantes practiquen esquí, y hay una escuela de esquí infantil para que aprendan a dominar los secretos de este deporte. Aunque eso no es todo, también disponen de circuitos infantiles temáticos, un jardín de nieve para los más pequeñitos y una animada cartelera que incluye actividades con motos y raquetas de nieve.


5. Candanchú, en Huesca

Estación de esquí para niños Candanchú, en Huesca

Estación de esquí Candanchú, en Huesca

En el corazón del Pirineo Aragonés se encuentra esta estación de esquí, la más antigua de España. Con el paso del tiempo se ha convertido en un espacio de marcado carácter familiar pues dispone de una de las mejores áreas para esquiadores principiantes del mundo. El área cuenta con ocho pistas verdes y dos azules, diseñadas de tal forma que los padres pueden ver cómo sus hijos aprenden a esquiar en la nieve.

De hecho, posee una escuela de esquí para debutantes en la que pueden inscribirse tanto niños como adultos. Aunque una de sus atracciones más interesantes son las pistas negras y rojas, así como los itinerarios fuera de pista como la Loma Verde y el Tubo de la Zapatilla, perfectos para los esquiadores expertos. Además, tiene un jardín de nieve, Candanchulandia, un entorno lúdico de estilo nórdico pensado para que los pequeños entre 2 y 7 años tengan su primer contacto con la nieve y disfruten de sus primeros deslices resguardados del frío.


6. La Molina, en Girona

Fin de semana en la nieve La Molina, en Girona, Cataluña

Estación de esquí La Molina, en Girona

La Molina es la estación decana de los deportes de invierno en España, una historia que comenzó con el primer remonte comercial en el año 1943. Hoy la estación cuenta con 71 kilómetros esquiables repartidos en 68 pistas de distintos niveles de complejidad en los que se han celebrado diferentes eventos internacionales, desde la Copa del Mundo de Esquí Alpino y los Campeonatos del Mundo de Snowboard hasta los Campeonatos de Esquí Alpino para discapacitados.

Sin embargo, uno de los mayores reclamos para las familias es que cuenta con múltiples opciones pensadas para el entretenimiento infantil. Cuenta con el Fun Park, un espacio abierto y decorado con divertidos módulos infantiles en el que los pequeños esquiadores podrán disfrutar de unas bajadas alucinantes. Además, tiene un parque de nieve para niños a partir de 4 años, en una zona exclusiva de la Escuela de Esquí, donde ofrecen clases particulares y cursos de iniciación, así como un parque infantil cubierto dotado de zona de juegos y hamacas. Y para las familias que quieran pasar el día en la nieve sin esquiar, también organizan excursiones en máquinas pisanieve, raquetas de nieve o segway sobre nieve.


7. Astún, en Huesca

Estación de esquí Astún, en el Pirineo Aragonés

Estación de esquí Astún, en el Pirineo Aragonés

Esta estación de esquí es una de las grandes desconocidas de España, aunque no tiene mucho que envidiar a las más renombradas. La estación ha sido considerada en varias ocasiones como candidata para los Juegos Olímpicos de Invierno y ha acogido en sus instalaciones múltiples eventos deportivos de carácter nacional e internacional. Sin embargo, su verdadero atractivo se encuentra en sus 50 kilómetros de pistas esquiables, la amplia variedad de descensos y, por supuesto, sus espacios dedicados a los más pequeños de casa.

Una de sus áreas infantiles estrella es el Jardín de Nieve, pensado para niños de entre 1 y 6 años, donde pueden participar en distintas actividades personalizadas y de participación en contacto directo con la nieve. Además, cuenta con una escuela oficial de esquí para niños a partir de los 6 años, en la que podrán desarrollar habilidades básicas para la práctica de esquí y snowboard. Y para que los más atrevidos puedan poner en práctica lo aprendido, cuenta con varias pistas verdes diseñadas para los esquiadores novatos.


8. Alto Campoo, en Cantabria

Estación de esquí Alto Campoo, en Cantabria

Estación de esquí Alto Campoo, en Cantabria

Enclavada en el vértice geográfico del Valle de Campoo, esta estación se vanagloria de contar con cumbres que superan los 2 200 metros y rutas como la del Pico Tres Mares, considerada una de las mejores de la región cantábrica. La estación cuenta con más de 30 kilómetros esquiables, con 4 pistas muy fáciles, ideales para iniciar a los peques en la práctica del esquí, y otras 10 pistas un poco más complejas para las familias que ya tienen un poco de experiencia.

Además de sus pistas de esquí, la estación también tiene distintos espacios deportivos y zonas recreativas para que los peques se diviertan, como el Jardín de Nieve Dimas Ski, un área cerrada y controlada donde los más pequeños podrán dar sus primeros pasos en la nieve e iniciarse en las artes del esquí mediante diferentes juegos, así como varias cafeterías y restaurantes, perfectos para reponer las energías tras toda una mañana de intensa actividad.


9. Javalambre, en Teruel

Estación de esquí Javalambre, en Teruel

Estación de esquí Javalambre, en Teruel

Esta estación, situada en el Sistema Ibérico, en la Sierra de Javalambre, es una de las más visitadas de la Comunidad Valenciana. Es cierto que se trata de una estación relativamente pequeña y que no lleva muchos años abierta, pero en sus más de 17 kilómetros esquiables cuenta con una nieve de calidad, perfecta para las familias que quieren pasar un fin de semana en la nieve con los niños.

La estación también tiene muchos espacios donde los niños pueden divertirse en contacto directo con la nieve como el SnowPark, una zona con módulos de iniciación para que los más pequeños de casa se inicien en esta modalidad de la mano de Snowy. Otro de sus espacios estrella es la Duby Pista, donde podrán disfrutar de un remonte exclusivo para realizar tantas bajadas como quieran, así como la zona de habilidad, donde los pequeños que se están iniciando podrán coger soltura con los esquís y tablas mientras sortean diferentes obstáculos.


10. Vallnord – Pal Arinsal, en Andorra

Estación de Esquí Pal Arinsal - Vallnord

Estación de Esquí Pal Arinsal – Vallnord, en Andorra

Se trata de una de las estaciones de esquí más famosas de Andorra, una de las únicas estaciones de esquí y Bike Park en Europa en organizar tres copas mundiales durante todo el invierno. En sus más de 60 kilómetros esquiables se despliegan pistas de esquí de diferentes niveles de dificultad, dentro de ellos 19 kilómetros de pistas adaptadas para la práctica de esquí de montaña y 17 kilómetros de pistas diseñadas para raquetas de nieve.

Por supuesto, también tiene diversos espacios pensados para la diversión de los niños: tiene una especie de guardería donde los peques pueden tener su primer contacto directo con la nieve mientras disfrutan de diferentes actividades y juegos lúdicos, así como un Jardín de Nieve para que los más mayorcitos se inicien en la práctica de esquí. Y para cuando las fuerzas empiecen a menguar, hay un espacio con restaurantes y cafeterías con platos que les hará la boca agua a toda la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios