Escape room para niños en casa

Kits para montar un escape room en casa y pasarlo bien en familia…

Escape room para niños

Si buscas actividades divertidas para hacer en familia sin salir de casa, debes probar el escape room. Las salas de escape, como también se les conoce, se han vuelto muy populares entre jóvenes y adultos, pero ahora también hay versiones para los más pequeños de casa. Este juego no solo es entretenido, sino que ofrece retos emocionantes y brinda la posibilidad de trabajar en equipo mientras os sumergís en una aventura apasionante.

¿Qué es el escape room?

El escape room o sala de escape es un juego de aventuras donde se mezclan las habilidades físicas y mentales. Consiste en encerrar a un grupo de jugadores en una habitación para que solucionen diferentes tipos de enigmas que les permitirán ir descubriendo una historia y lograr escapar antes de que termine el tiempo disponible.

Lo más interesante es que cada juego puede estar ambientado en un escenario diferente, desde una casa encantada hasta un búnker militar, una nave espacial o el despacho del director de un colegio. Generalmente los problemas a resolver guardan relación con el escenario donde se desarrolla la trama.

¿Cómo surgió y ha ido evolucionando este juego?

Aunque la historia del escape room es incierta, parece que su origen se remonta al año 2003, en Indianápolis, Estados Unidos. En aquel momento, Jeff Martin, un diseñador de juegos, creó True Dungeon, un evento donde las personas se reunían para jugar en grupos pequeños explorando un espacio físico y resolviendo una serie de acertijos de manera cooperativa para alcanzar determinada meta en un tiempo limitado.

Más tarde, en 2007, el director de cine y guionista Takao Kato creó el Real Escape Game en Japón. Su idea se difundió rápidamente a Singapur, donde adquirió gran popularidad, y en apenas cinco años llegó con algunos cambios a Estados Unidos.

Durante ese tiempo, en Europa también se estaban creando juegos similares que incluían enigmas de candados con llaves escondidas, códigos invisibles e instrumentos científicos. De hecho, en 2012 un profesor de física suizo creó un juego de escape científico para sus alumnos que luego ofreció al gran público con el nombre de AdventureRooms, el cual se distribuyó en 20 países.

Los primeros juegos consistían básicamente en resolver una serie de acertijos usando papel y lápiz, pero a medida que las salas de escape se fueron modernizando, introdujeron cerraduras físicas que podían abrirse encontrando combinaciones, llaves ocultas y/o códigos que se hallaban en objetos de la estancia.

Escape room

Las ideas originales han ido evolucionando de la mano de la tecnología, de manera que las salas de escape actuales ofrecen decoraciones inmersivas, argumentos más elaborados y acertijos más interactivos que mejoran la experiencia de los jugadores. De hecho, en 2017 ya existían más de 8.000 escape room en todo el mundo​ y a inicios de 2020, en España se habían abierto más de 1.600 salas de juego de escape.

También existe una modalidad de escape room que se juega en el exterior. Obviamente, en este caso el objetivo no es escapar de una habitación sino encontrar un “tesoro” o elemento robado, desactivar una bomba o hallar a un personaje, según el hilo narrativo de la historia.

Por supuesto, también existe una versión infantil del escape room. En esta modalidad los niños no suelen estar encerrados en una habitación y el tiempo no se limita de manera tan estricta para que no se sientan tan agobiados. En la sesión de juego suele estar presente un Game Master Junior o un adulto para ayudarles a jugar y darles algunas pistas cuando sea necesario para que no se frustren.

Los beneficios del escape room para los niños

Este juego es particularmente beneficioso para los niños de entre 8 y 12 años de edad ya que durante esta etapa su vida social se amplía y tienen que aprender a adaptarse a nuevos entornos, como las actividades extraescolares y los campamentos. Las salas de escape les brindan la posibilidad de ir desarrollando las habilidades que necesitan para afrontar los retos que representa esta nueva etapa de sus vidas.

  • Promueve la colaboración. El escape room es un juego eminentemente colaborativo en el que todos los niños deben trabajar juntos para alcanzar una meta común. Este juego les aleja de la competitividad y el individualismo para enseñarles el valor de trabajar en equipo y la importancia de cooperar. También les ayuda a desarrollar las habilidades necesarias para integrarse en el grupo.
  • Estimula las habilidades comunicativas y de resolución de conflictos. Dado que los niños deben trabajar juntos para resolver los acertijos, este juego les anima a dialogar y salvar las diferencias con los demás. Los pequeños tendrán que explicar sus razonamientos y puntos de vista, así como llegar a acuerdos con el resto del equipo. A la vez, tendrán que aprender a escuchar y confiar en los demás.
  • Consolida el pensamiento lógico. Dado que el escape room plantea una serie de enigmas y rompecabezas que los niños deben resolver, crea las condiciones idóneas para el desarrollo de operaciones cognitivas como el análisis, la síntesis, la inferencia y la generalización. Cada problema pone a prueba la lógica deductiva de los niños y estimula su pensamiento.
  • Entrena la toma de decisiones. Las salas de escape no son un reto sencillo que se completa rápidamente, para lograr el objetivo los niños deben ir resolviendo una serie de problemas e ir tomando decisiones que les permitan avanzar a las siguientes etapas. Por eso, este juego es ideal para que aprendan a solucionar problemas fuera del ámbito escolar y se entrenen en el proceso de toma de decisiones.
  • Desarrolla la creatividad. Durante el escape room los niños también tendrán que poner en acción su imaginación y creatividad para atisbar posibles soluciones o caminos que les lleven a la meta. De hecho, este juego es ideal para propiciar la agilidad mental, les anima a buscar diferentes soluciones y les ayuda a notar conexiones más profundas entre pistas aparentemente inconexas, que es precisamente la base de la creatividad.
  • Refuerza la concentración. Para solucionar los problemas que presentan las salas de escape, los niños deben prestar atención a las diferentes pistas, pero también deben ser capaces de abstraerse de las pistas falsas o de los caminos que no conducen a ninguna parte. Por eso, este tipo de juegos es ideal para potenciar la concentración y entrenar la atención.
  • Potencia la apertura mental. Si los niños quieren resolver el enigma, tendrán que pensar fuera de la caja. Algunas pistas pueden conducirles a callejones sin salida, de manera que tendrán que mantener la mente abierta a cualquier señal. Este juego les enseñará a mantenerse abiertos a todas las posibilidades y no descartar nada de antemano, una actitud que resulta muy positiva ante la vida.
  • Mejora el estado de ánimo. Más allá de los beneficios cognitivos y sociales, el escape room también es un juego divertido que los niños disfrutarán muchísimo. Este juego les enseña la importancia de perseverar y les ayuda a desarrollar la tolerancia a la frustración. Al final, los niños se sentirán satisfechos con su desempeño y experimentarán una sensación de empoderamiento que fortalecerá su autoestima y autoconfianza.

Cinco kits para montar un escape room en casa

Lo mejor de todo es que para jugar al escape room no es necesario salir de casa. Puedes montar tu propia sala de juegos de escape en el hogar para que toda la familia pase un rato muy entretenido. En Internet existen diferentes kits de escape room que te permitirán transformar el salón de tu casa en una escuela encantada o un templo perdido a lo Indiana Jones.

1. Escape kit

Escape room para niños Escape kit

En Etapa Infantil nos encantan todas las posibilidades que ofrece Escape Kit. Los niños podrán emprender la búsqueda de un tesoro pirata, poner a prueba sus habilidades con la magia en una escuela embrujada o intentar salvar el mundo encarnando a sus Superhéroes favoritos. Otra ventaja es que en menos de media hora podrás transformar tu hogar en un espacio de acción y aventuras. Solo tienes que elegir la temática e imprimir los elementos del kit, que incluye las fichas de acertijos, el libro de respuestas y muchos otros elementos para personalizar diferentes zonas del hogar. Incluso tendrás acceso a una lista de reproducción de Youtube para dar más realismo a la aventura. Y no te olvides del póster de victoria para hacerse un selfie memorable. Antes de elegir una aventura, comprueba la edad para la que está diseñada, que oscila entre los 6 a 14 años.


2. Cuenta atrás

Escape room para niños Cuenta atrás

Ese juego de escape room está pensado para niños de más de 6 o 7 años. Lo más interesante es que ofrece 60 enigmas diferentes con 4 niveles de dificultad, de manera que los niños podrán jugar varias veces. Cuenta con 30 cartas de enigmas de doble cara, 20 fichas de pistas de doble cara, un candado electrónico, una linterna de detective de luz negra, una tarjeta espejo, un filtro rojo y el correspondiente manual de reglas. Los niños deben resolver el enigma y buscar las pistas con la ayuda de las herramientas de detective hasta encontrar el código secreto que les permita abrir el candado antes de que se acabe el tiempo.


3. Mansión Misterio

Escape room para niños Mansión Misterio

Pensado para los niños de más de 6 años, este juego les garantizará diversión y les planteará retos muy entretenidos. El objetivo es escapar de una casa encantada, para lo cual tendrán que seguir las instrucciones del mayordomo que proyecta la linterna que se encuentra en el kit, además de resolver los acertijos y vencer al monstruo. Hay muchas combinaciones de pruebas diferentes y como los retos se plantean de manera aleatoria, cada partida es diferente. Y si necesitan una ayuda adicional, podrán contar con el libro mágico que les dará pistas para descifrar los enigmas.


4. La maldición del templo

Escape room para niños La maldición del templo

Este juego, pensando para niños mayores de 8 años, les brindará un rato muy divertido. La misión es escapar de un templo maldito antes de que colapse y mate a uno de los jugadores, en cuyo caso todos perderán. Se juega en tiempo real, todos los jugadores tiran los dados y realizan las acciones simultáneamente. Y cuenta con una banda sonora que le brinda un extra de realismo. En ciertos puntos se activa una cuenta regresiva, de manera que si los jugadores no están de regreso en la “sala segura” cuando termine el tiempo, pierden uno de sus dados. Este juego tiene dos módulos de expansión, Treasures y Curses, que se pueden usar juntos o de forma individual para aumentar las posibilidades y complejidad del juego.


5. El museo misterioso

Escape room infantil El museo misterioso

Diseñado para los niños mayorcitos, de más de 10 años, este juego de escape les asegura un rato muy emocionante. El objetivo es salir de un museo donde nada es lo que parece. Entre pinturas, frescos, esculturas y reliquias los niños encontrarán muchos misterios, pistas y encrucijadas que representan un auténtico reto para dar con la clave que les permita resolver cada partida. No obstante, considera que el material de este kit está pensado para ser utilizado, por lo que se trata de un juego de un solo uso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios