Hipercelebración con los hijos: un problema de los padres

Cuando tanta celebración se empieza a ir de las manos...

Hipercelebración hijos problema padres

Cuando se celebran los eventos de los hijos son los padres quienes deciden cómo celebrarlo y parece que últimamente, se les está yendo de las manos. Muchos padres incluso, al querer celebrar a gran magnitud un evento, ya sea cumpleaños, comuniones o cualquier otro evento de los hijos, pueden sentirse agobiados, estresados e incluso con ansiedad ante tantos compromisos y gastos económicos, pero, ¿realmente es necesario todo esto?

Pero el estrés no solo aparece cuando los padres celebran los eventos de sus hijos, también puede aparecer cuando los hijos son invitados a eventos, como cumpleaños, comunión, fiestas de graduación de centros infantiles por todo lo alto… Y además de la fiesta, también hay que pensar en los regalos que hay que llevar en cada evento, por supuesto.

Celebraciones que se van de las manos

Hasta no hace mucho tiempo las celebraciones consistían en juntar a la familia, a los amigos, en casa… de forma económica y los niños lo pasaban en grande, y los adultos también. Sin necesidad de parafernalias ni extravagancias. Ahora, parece que las fiestas infantiles tienen que tener payasos y castillos hinchables, que las comuniones se celebran como bodas, que los cumpleaños pueden ser viajes a centros de ocio, ir a la nieve porque los niños han aprobado el primer trimestre, regalazos por portarse bien… ¿Es necesario todo esto? Hipercelebrar todos los actos sociales infantiles puede ser un problema. 

Los adultos celebran cualquier evento en la vida de los niños, eventos que en muchas ocasiones es algo normal y que no requiere celebración para nada. Se celebra cada fin de etapa educativa, las estaciones del año, las fiestas que ni corresponden a nuestro país, se celebra lo religioso, también lo civil… se celebra todo y parece que cada semana es motivo de celebración. Se celebra que se aprueba un examen o que han recogido su habitación, ¿celebrar también las responsabilidades con fiestas y regalos? ¿Qué está pasando?

hipercelebración

Efectos negativos de la hipercelebración de eventos

Además de la economía de las personas y de cómo se puede resentir al celebrar tanto y sin realmente motivos, también se resienten las personas emocionalmente porque tanta celebración agota. Pero por si fuera poco, también hay otros efectos negativos en tanta celebración que debería hacer pensar a las personas si realmente es necesario tanta celebración o poner al menos, fin a esto. Celebrar cumpleaños y momentos puntuales está bien, pero celebrar todo absolutamente, puede que no sea lo más correcto para nuestros hijos ni para nuestro bolsillo.

Se pierde el valor de lo que realmente importa

Cuando se celebran tantas cosas, los niños pueden perder el valor de las cosas. No sabrán dar valor a lo que realmente es importante y la satisfacción por las celebraciones puede incluso perderse. Es importante que los padres entiendan que las celebraciones sirven para dar importancia a un evento en concreto, no a todo absolutamente.

Los niños se vuelven egocéntricos y materialistas

Parece que la fiesta con más cosas y más regalos es mejor. Se pierde el valor humano de las cosas y lo que realmente importa en la celebración: el vínculo emocional. Además, los niños piensan que son el centro de todo sin importar lo que hay a su alrededor, haciéndoles egocéntricos y materialistas. 

Además, los niños acaban pensando que son merecedores de todo de forma inmediata y sin necesidad de merecerlo en muchas ocasiones. Esto hará que dejen de ser responsables de sus acciones e incluso de su vida, pudiendo llevarles por un camino de caos.

Un concepto erróneo de felicidad

Los niños necesitan herramientas para que se construyan como personas exitosas y con las hipercelebraciones piensan que cuánto más y más tienen, más felices son. Y la realidad que la felicidad se basa en el disfrute del aquí y ahora, en disfrutar de lo que se tiene sin importar cuánto hay. La unión con las personas queridas es más importante que cualquier cosa material.

Lo ideal sería celebrar las cosas de forma corriente, educando para vivir tanto en lo bueno como en lo malo. Los fracasos son una parte importante de la vida de las personas porque nos ayuda a entender los errores para mejorar en el futuro. La vida es mucho más que celebraciones cada semana y esos valores lo deben aprender los niños para que en el futuro no se den un buen tortazo con la realidad.

6 comentarios sobre “Hipercelebración con los hijos: un problema de los padres

  1. Toñi dice:

    En estas fechas se celebran las comuniones, y he perdido la cuenta de cuántos padres me han dicho que sus hijos hacen la comunión porque le preguntaron a su nene si la querían hacer o no, y claro, los críos quieren. ¿Qué niño o niña no quiere vestirse con esa ropa especial, tener una superfiesta y recibir un montón de regalos? Se deja decidir sobre un evento que, aparte de los aspectos religiosos que conlleva ( que en mi opinión muchos lo realizan porque es lo que hay que hacer, y luego no pisan una iglesia hasta una boda, bautizo o comunión), lleva un coste económico que hace que muchos padres tengan que ahorrar durante mucho tiempo.

    • Leticia dice:

      Hola, estoy de acuerdo con que las celebraciones que hoy en día se están haciendo tanto de los cumpleaños como de las comuniones y otros eventos como graduaciones se nos están yendo de las manos.
      Un saludo y enhorabuena por vuestro trabajo

  2. Abraham Bravo dice:

    Yo creo que la hiperselebracion es un síntoma de una enfermedad familiar. Si se afectan los niños no es por la hipercelebración si no por los padres que están patológicos.
    Att. Dr Bravo. Paidopsiquiatra

  3. Elena dice:

    Te desvives en hacer mil cosas para atender a las personas que van a la celebración sin celebrar el verdadero vinculo del día especial de estar juntos abrazarse y tener un momento juntos. Se desviven tomando fotos para las redes sociales y no disfrutan realmente del momento de la celebración

  4. Elizabeth Encarnacion dice:

    Y en la mayoría de los casos los festejados son los que menos disfrutan de la fiesta o la sufren (a mi pequeñita no le gusta el pastel, ni los payasos, ni que le canten las mañanitas).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios

INFORMACIÓN LEGAL

Etapa Infantil te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por DICE LA CANCION, SL (Etapa Infantil) como responsable de esta web.

La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar los comentarios que realizas en este blog.

Legitimación: Consentimiento del interesado. Como usuario e interesado te informo que los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Linode (proveedor de hosting de Etapa Infantil) fuera de la UE en Otros. Linode está ubicado en UE, un país cuyos nivel de protección son adecuados según Comisión de la UE. Ver política de privacidad de Linode. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no atender pueda tu solicitud.

Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info@etapainfantil.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.

Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: etapainfantil.com, así como consultar mi política de privacidad.

REGLAS PARA COMENTAR

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!