Hipervigilancia, un motivo de estrés maternal

Hipervigilancia madres

Son muchas las madres que se encuentran muy estresadas constantemente, y también excesivamente cansadas. Son muchos los motivos que pueden hacer que se sientan así, pero uno de ellos es sin duda, la hipervigilancia. Las madres que se quedan en casa con sus hijos, pueden sentir el estrés y el cansancio maternal en aumento cada día. Otra personas, que no saben cómo es su vida piensan que tienen mucho tiempo para ellas y que lo que les pasa es que se organizan mal. Pero esta no es la realidad de muchas madres con estrés maternal.

Las madres duermen menos horas y están ocupadas durante todo el día y este, puede ser un motivo principal para estar tan cansada o para tener estrés… Aunque el mundo exterior se piense que no se hace nada, que si una madre está en casa es porque tiene ‘todo el tiempo del mundo’. Pero, ¿qué pasa realmente?

La hipervigilancia

La hipervigilancia es un estado que muchas madres padecen cada día pero que en ocasiones, ni se dan cuenta. Es un estado donde la madre tiene mucha sensibilidad y suele buscar posibles amenazas que puedan afectar a su bebé o a su familia. Una madre que padece hipervigilancia está todo el tiempo escaneando mentalmente el entorno para descubrir estas amenazas, algo que le hará estar cansada y estresada constantemente, ¡es agotador estar todo el tiempo en modo de alerta!

Normalmente, este término se puede utilizar en entornos clínicos, pero también se puede utilizar en la paternidad puesto que son muchas madres (y también algunos padres) que lo padecen en su día a día. Los padres y madres que padecen hipervigilancia, sufrirán un estado elevado de conciencia y estrés donde estén todo el tiempo en modo ‘lucha o huida’ y en ‘modo protección’ de los hijos.

Hipervigilancia bebes

Cuándo ocurre la hipervigilancia

El estrés que se siente cuando se percibe una amenaza real o imaginaria, al creer que hay un peligro, se experimentan síntomas fisiológicos que harán que el cuerpo quiera luchar o huir. La ansiedad y la preocupación son básicamente los que se acentúan en los estados de conciencia. Si sientes ansiedad, entonces tu cuerpo estará todo el tiempo con un alto nivel de estrés, que a la larga puede afectarte tanto a nivel físico como mental.

¿Cómo funciona la hipervigilancia? En el momento en que los hijos comienzan a experimentar y a explorar el entorno, las cosas que parecían más seguras se convierten en grandes peligros, como por ejemplo, una simple silla que puede provocar un golpe o una caída. Otras cosas funcionales como los botes de limpieza o las herramientas de la cocina se convierten en objetos de peligrosidad mortal. Incluso, si tu casa está a ‘prueba de niños’, es seguro que habrán ocasiones en la que los pequeños intenten explorar y hagan cosas que sean peligrosas para ellos… Ellos no saben dónde está el peligro.

Cuando estás a cargo de un pequeño que se mueve y explora, sin darte cuenta estarás en modo de hipervigilancia, es casi innato y no se puede evitar. Pero claro, es un motivo de cansancio y estrés maternal bastante importante. Fisiológicamente, estar en este estado mucho tiempo seguido es agotador.

Es por eso, que como padre o madre que está a cargo de pequeños exploradores, es importante saber cómo sobrellevar esta hipervigilancia para que a la larga, no afecte a tu estado de salud. La hipervigilancia no se puede evitar, tampoco es algo que no se deba hacer porque los niños requieren mucha atención, pero es importante saber cómo llevarlo para que el pequeño esté bien vigilado y además, tú no te obsesiones con los peligros.

Deja un comentario sobre “Hipervigilancia, un motivo de estrés maternal”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!