Cómo sobrellevar la hipervigilancia maternal

Sobrellevar la hipervigilancia maternal

Estar todo el día en modo alerta cuando se está en modo hipervigilancia puede ser realmente agotador. Es un privilegio ser madre y disfrutar de los hijos, pero puede ser agotador estar todo el tiempo buscando amenazas y peligros para tener a los pequeños exploradores a salvo… Aunque es absolutamente necesario. La hipervigilancia maternal (y paternal) puede ser muy estresante y también muy cansado.

Cuando estás en tu puesto de trabajo, puedes ir al baño solo, tomarte un café tranquilo o hablar por teléfono sin interrupciones. En casa, con tus hijos pequeños, esto no es posible. ¿Leer una columna de noticias tranquilamente? Toda una misión muy difícil de cumplir. En casa, las rutinas se centran en los niños, el trabajo en casa es cuidar a los hijos. Es agotador, por eso es importante aprender a recargar las pilas y renovar energías.

Madres que trabajan o madres que están todo el tiempo en casa tienen un trabajo muy importante: cuidar y criar a los hijos. La hipervigilancia es algo que no se puede evitar, es algo que se debe hacer para evitar los peligros potenciales que pueden haber en el entorno cercano.

La multitarea en el hogar

Cuando se está en el hogar con niños, tanto padres como madres están en modo hipervigilancia, pero también en modo multitarea, que también resulta agotador. En casa, cuando se está realizando una tarea, en la cabeza se está pensando en la siguiente y en otras más. Cuando vas hacia tu habitación, eres capaz de hacer 3 cosas al mismo tiempo en ese camino… Llamar por teléfono, cambiar un pañal y sostener al bebé, todo al mismo tiempo. Es útil la multitarea, porque te ayuda a ahorrar tiempo y a hacer cosas al mismo tiempo… Pero no es nada útil cuando también necesitas relajarte y descansar.

Si te cuesta reducir el ritmo de tu hipervigilancia o multitarea, entonces es necesario que frenes y empieces a disfrutar del olor a café, de no preocuparte tanto por el estado de la casa… Si eres una persona que está todo el tiempo en casa, también tienes derecho a no tener la casa limpia cada día o a no estar perfectamente arreglado/a las 24 horas del día. Es más importante disfrutar de las pequeñas cosas por tu bienestar físico y emocional.

Sobrellevar hipervigilancia maternal

Cómo sobrellevarlo mejor

Las rutinas no deben faltar en vuestras vidas, permitir el juego independiente en los niños, que duerman bien cada día y que estén bien alimentados. Es posible que aunque tengas todo esto controlado te des cuenta que hay mucho más que hacer por casa… sonríe. Lo verás todo mejor. Estás cansado/a y es normal, estás vigilando y en modo alerta a cada segundo, te mereces un descanso. Usa una siesta de tus hijos para descansar tanto física como mentalmente.

No importa lo organizada, eficiente y estructurada que eres como madre si después no te sientes bien emocionalmente. Si te sientes estresado/a o demasiado cansado/a, no importa lo obediente que sean tus hijos, sentirás que todo es demasiado. Es importante disfrutar de tus hijos, de mirarles y sonreír, estás haciendo lo que debes hacer. Lo estás haciendo bien.

Si crees que las rutinas que tenéis en la familia actualmente no son las adecuadas, entonces es buena idea probar otras nuevas. Es necesario que encontréis las rutinas que os van bien a todos, que os hace sentir bien desde el más grande al más pequeño. De esta manera, encontrando un buen equilibrio familiar, os daréis cuenta que podéis llevar mejor los días y además, aunque exista cansancio no será tan desmesurado como lo era cuando estabas todo el tiempo en modo alerta.

Deja un comentario sobre “Cómo sobrellevar la hipervigilancia maternal”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios