Cenas familiares, ¡conecta con tus hijos!

Cenas familiares

En estos tiempos de estrés no nos damos cuenta de la importancia que tiene el comer o cenar juntos en familia. Nos falta tiempo para todos y en cuanto los niños son un poco mayores, permitimos que cenen solos en casa mientras los padres aprovechamos ese tiempo para hacer otras cosas o esperamos a que se acuesten para cenar tranquilos.

En realidad, esto no es una buena idea porque las cenas pueden ser un momento mágico para poder conectar en familia. Las cenas familiares son el lugar ideal para la conexión en familia, ¡tienes que poner de tu parte para que sea el momento más especial del día!

Reunirse para cenar

Son muy pocas las familias que se preocupan por cenar todas juntas creando un momento de armonía, ¡no pienses que no tienes tiempo! Los niños no saben la importancia que tienen debido a su inexperiencia en la vida, pero tú sí lo sabes. A la larga, cuando crezcan esas cenas les habrán formado en las personas que se conviertan.

La cena familiar tradicional y pausada de generaciones pasadas ahora parece más un sprint para acabar rápido y que cada uno cene cuando pueda y que puedan reanudar sus tareas antes de ir a dormir. Esto es una situación bastante triste… Es necesario recordar que sentarse en la mesa todos juntos es una de las mejores formas para que las familias crezcan unidas y se mantengan bien conectadas.

Las cenas familiares deben ser una prioridad aunque no parezca una tarea sencilla. A largo plazo merecen el esfuerzo. Las cenas familiares son un sitio maravilloso que fomenta la unión. Puedes darle a los miembros de la familia la oportunidad de compartir sus experiencias diarias y recibir el apoyo de los demás miembros. Las comidas familiares diarias aportan a los niños un refugio seguro y de estabilidad física y emocional muy importante para ellos, necesarias en un mundo que en muchas ocasiones es confuso y aterrador.

Reunirse para cenar o comer en familia

Consejos para aprovechar las cenas familiares

Si quieres que tus cenas familiares se conviertan en un momento especial para todos, entonces no te pierdas estos consejos para aprovechar al máximo este tiempo mientras estáis todos juntos alrededor de la mesa.

  • No te sientas culpable. No te sientas mal si las cenas no son todos los días, pero intenta priorizarlas por encima de todas las cosas. Comienza con lo que sea posible en este momento y haciendo una transición natural para que por lo menos, podáis comer o cenar todos juntos varias veces por semana, convirtiéndolo en una tradición para todos los integrantes de la familia.
  • Mejor sin discusiones. Las discusiones familiares no deben ocurrir mientras estáis comiendo o cenando alrededor de la mesa. Es mejor potenciar la comunicación positiva, inclusive en los niños pequeños. Además, el momento de preparar la comida, poner y quitar la mesa también debe ser una oportunidad de unión familiar donde todos participen.
  • Crea un momento de relajación. La cena familiar debe ser un momento de relajación y placentero para todos. Intentad que sean temas agradables sobre los que converséis y cualquier tema desagradable, críticas, juicios o comportamientos impropios deberán quedar fuera de ese momento.
  • Involucra a tus hijos. Es importante que tus hijos se sientan parte de todo. Su participación les hará aprender más valores y también les estarás enseñando a conversar y a disfrutar de un tiempo especial en familia. El arte de conversar y aprender a turnarse para hablar es una habilidad social muy importante para la vida cotidiana.
  • Usa preguntas específicas. Cuando quieras potenciar la conversación con tus hijos, usa preguntas específicas (por ejemplo: ¿qué tipo de preguntas te pusieron en el examen de lengua?) o preguntas con respuestas cortas (por ejemplo: ¿Qué tal el día hoy?). De esta manera, habrá más probabilidades de tener una buena conversación entre todos. ¡Recuerda que la risa es la mejor música para la cena!

Apagad la tele o la radio, cambiar el lugar para cenar (¿qué tal un picnic en el jardín?), dejad los teléfonos en modo avión, aprovechad no solo las cenas sino también las comidas, las meriendas… Recuerda que es importante priorizar estos momentos… Aunque puede que a veces se resistan, después con el tiempo, a todos los encantará estar todos juntos en la mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios