Una carta muy especial: 18 veranos…

carta abuela

Todo el mundo sabe que el tiempo pasa más deprisa de lo que nos gustaría a la mayoría, porque los días pueden parecer largos, pero los años son extremadamente cortos. Si eres padre o madre, sabrás que los hijos crecen tan deprisa que da vértigo. Los padres somos conscientes de que el tiempo pasa muy deprisa, pero, ¿y los abuelos? Ellos, con toda su sabiduría ya han experimentado ese paso del tiempo que tanto les abruma con tan solo pensar.

Un abuelo cierra los ojos y recuerda a su hijo en sus brazos, siendo tan solo un bebé, y al abrirlos, se da cuenta de que ese bebé se ha convertido en adulto y que ya tiene sus propios hijos. No es sencillo asimilar este paso del tiempo tan grande, un paso en la vida que es un suspiro para el planeta, pero que sin duda deja claro que la vida es efímera y que hay que disfrutar cuanto podamos de ella.

18 veranos

“18 veranos” es una carta escrita por una mujer que se llama Isabel y que es abuela. Esta carta ha sido reproducida por Jaio, una mujer experta en marketing que tiene un blog llamado: “Más allá del rosa o azul” y el citado escrito que le llegó el año pasado. En este escrito se reflexiona sobre el paso del tiempo y la importancia de vivir el presente. El presente se llama así, porque así deberíamos sentirlo: como un regalo que la vida nos da hoy, para disfrutar ahora. El mensaje es tan inspirador que la autora del blog quiso compartirlo en sus redes sociales. La carta dice lo siguiente:

18 veranos.

Los podéis contar con los dedos de las manos y los pies. Con suerte, porque hoy en día vuelan muy pronto del nido. Entonces, en lugar de esperar el minuto en el que poder sentarte en la toalla tranquila o abrir tu libro, estaréis esperando ansiosos el momento en que ya no tenéis que estar sentados en la toalla o leyendo, porque suena el teléfono o te llega un mensaje. Es tu hija/o para contarte cómo va su verano, qué está haciendo y cuándo vienen a estar contigo. O para avisarte que vienen los nietos.

Estar leyendo o tumbados en la toalla, esperando a que el teléfono suene os parecerá que el tiempo no pasa. Esperar a que el teléfono suene o el mensaje llegue os parecerá una eternidad, y os acordareis de los 18 veranos (con suerte) en los que esperabais el minuto en el que poder tumbaros en la toalla o leer un poco. 18 veranos. Con suerte.

Ahora os pueden parecer una eternidad pero os aseguro que van a pasar en un abrir y cerrar de ojos. Acordaros estos días en que estéis con ellos en la playa o de vacaciones. Cuando os vuelvan a llamar “mamaaaa” y penséis ‘una vez más y me da el patatús’. O cuando os reclamen para ir al agua o jugar y vosotros penséis ‘quiero un minuto para tumbarme en la playa’.

18 veranos. Con suerte. Disfrutadlos mucho, son únicos. Los que vienen después los pasaréis echándolos de menos y pensando en cómo pudo pasar tan rápido.

Con cariño,

Una abuela.

disfruta hijos pequeños

Tus hijos dejarán de ser pequeños

Aunque hoy no quieras darte cuenta, tus hijos dejarán de ser pequeños y llorarás porque echas de menos el tiempo a su lado. Antes la vida pasaba sin darte cuenta a su lado, ahora la vida pasa sin ellos a tu lado y sigue pasando igual de rápido. Si tienes hijos pequeños, el mejor consejo que te podemos dar hoy es que los disfrutes, incluso en esos días en los que parece que no llega la noche para que se acuesten y descansen.

Cuando se hagan mayores volarán del nido, así que disfruta de sus abrazos hoy, de cantar y jugar con ellos, de que te llamen para todo porque te necesitan… No te enfades si hacen las cosas mal, están aprendiendo a ser personas y lo están aprendiendo de la persona que más aman en el mundo: de ti. Disfruta de ese tiempo, es un regalo de la vida que puedes disfrutar a su lado.

Deja un comentario sobre “Una carta muy especial: 18 veranos…”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios