Juegos tradicionales al aire libre para niños

Los mejores juegos infantiles para disfrutar fuera de casa

Juegos tradicionales al aire libre

Cada vez es menos habitual ver a los niños jugando en las plazas, los parques infantiles o en el patio con los amigos. Este cambio en sus hábitos lúdicos se debe, fundamentalmente, a que las nuevas tecnologías captan su atención y muchos prefieren los videojuegos antes que salir a correr.

Es cierto que los videojuegos pueden ser educativos y que contribuyen al desarrollo de algunas funciones cognitivas pero no podemos olvidar que los niños también necesitan correr, saltar y relacionarse con sus coetáneos al aire libre. Por eso, los juegos tradicionales no deben pasar de moda.

De hecho, los juegos tradicionales son un pasatiempo muy sano en el que los niños pueden combinar el entretenimiento con la diversión y desarrollar habilidades físicas como el equilibrio, la fuerza, la agilidad y la coordinación motora. Además, estos juegos también permiten que el niño socialice, desarrolle habilidades de resolución de conflictos y mejore su lenguaje.

¿Cuáles son los 7 juegos que tu hijo no se debe perder?

1. La rayuela

Si tu hijo ya ha cumplido 4 años, estará listo para aprender a jugar a la rayuela. Se trata de un pasatiempo muy entretenido que solo demanda un espacio abierto, una tiza y un objeto que pueda lanzar al suelo, como una piedra o una chapa. Es necesario dibujar en el suelo un diagrama de 10 cuadros, existen diferentes formas de posicionar los cuadros pero cerciórate de enumerar cada uno, del 1 al 10.

Para comenzar a jugar, el niño tendrá que colocarse detrás del primer espacio y deberá lanzar la piedra. El cuadrado en el que esta caiga está prohibido. Por tanto, el niño tendrá que ir saltando de cuadro en cuadro para llevar la piedra al número 10 y luego, regresar al punto de partida. Por supuesto, no es tan sencillo pues cuando hay una sola casilla el niño deberá saltar en un solo pie. Gana quien pueda regresar al punto de partida sin perder el equilibrio.

2. La gallinita ciega

La gallinita ciega es uno de los juegos más antiguos y guarda mucha semejanza con el juego del escondite y el pilla-pilla. Se trata de un juego muy divertido para los niños de cualquier edad, aunque lo disfrutan más en la edad escolar. Para jugar, solo es necesario un mínimo de 4 personas y una prenda que sirva para tapar los ojos a una de ellas, que puede ser un pañuelo, una bufanda o una venda.

Cuando todos los participantes estén listos, se hace un sorteo para elegir quién será el primero que haga de gallinita ciega. El elegido tendrá que taparse los ojos con la prenda y dar vueltas sobre sí mismo, mientras todos cantan: “Gallinita ciega que se te ha perdido ¿una aguja y un dedal? Date la vuelta y lo encontrarás”. Al terminar la canción el niño que tiene la prenda en los ojos tendrá que salir a buscar a los demás. Lo simpático es que, como no puede ver y ha dado tantas vueltas sobre sí mismo, pierde la noción del espacio y camina sin rumbo fijo. Cuando logre agarrar a alguien, este pasa a ser la gallina ciega y el juego vuelve a comenzar.

3. Carrera de sacos

La carrera de sacos es un juego muy sencillo y divertido que solo requiere algunos sacos o bolsas. Sin embargo, es importante que los niños jueguen en un terreno seguro, que no tenga muchos desniveles, pues las caídas prácticamente son inevitables por lo que se recomienda para niños mayores de 7 años. Por supuesto, mientras más niños jueguen mejor, pues el objetivo es hacer una competencia y gana quien llegue más rápido.

Cada niño deberá meterse dentro del saco, de manera que este le llegue hasta la cintura. Lo sostienen con ambas manos y van dando saltos, intentando mantener el equilibrio y no caerse. Todo comienza con la señal de la carrera y los participantes deben comenzar a saltar hasta llegar a la meta final.

4. El escondite

Se trata de uno de los juegos infantiles al aire libre más tradicionales. Para jugar se necesita como mínimo tres personas, una de ellas será elegida para que se quede en el punto de encuentro, se le vendarán los ojos y deberá contar hasta el número diez. Durante ese tiempo, el resto de los participantes deberán buscar un escondite y cuando la cuenta haya finalizado, el “elegido” saldrá a buscar al resto. La idea es que cada participante escondido intente llegar, sin ser visto, hasta el punto de encuentro. Si el “elegido” encuentra a algún participante, este tomará su lugar, de lo contrario, el “elegido” tendrá que volver a vendarse los ojos.

Juegos al aire libre

5. Tirar de la cuerda

Es uno de los juegos clásicos en grupo al aire libre. Se necesitan como mínimo 4 personas, quienes se dividirán en dos equipos, siempre con la misma cantidad de participantes. En el suelo se traza una línea que divida el terreno en dos campos. Para empezar a jugar, los grupos deberán colocarse a ambos lados de la línea, sosteniendo la cuerda con sus manos y, a la cuenta de tres, comenzarán a tirar en sentido contrario; es decir, cada grupo hacia su campo. El propósito es atraer al equipo contrario del otro lado de la línea, de manera que gana quien lo logre primero. Es un juego que estimula la fuerza y la resistencia física.

6. Policías y ladrones

Es uno de los juegos populares más conocidos, de hecho, es probable que recuerdes cuando lo jugabas de chico. Las reglas son muy sencillas, se deben formar dos equipos: un grupo de policías y otro de ladrones. A la señal de inicio, el grupo de ladrones debe correr a esconderse mientras que los policías esperan un tiempo prudencial antes de salir a buscarlos. Los policías deben buscar a los ladrones en sus escondites y, si los encuentran, ganan el juego. Si los ladrones logran escapar de sus escondites y consiguen agruparse, ganan el juego.

7. Las estatuas

En este juego pueden participar todos los niños que lo deseen. Un jugador se queda frente al resto, a una distancia de aproximadamente cinco metros, y les da la espalda. El resto de los jugadores deberán avanzar hacia él, haciendo el menor ruido posible. Quien ha quedado al frente puede voltearse hacia el grupo en cualquier momento y los demás deberán ponerse en modo “estatua”, en la posición que hayan quedado. Si el jugador de enfrente “atrapa” a alguien moviéndose, dirá su nombre y tendrá que regresar al punto de partida. Gana quien primero logre llegar a la espalda del jugador que está colocado delante del grupo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios