Llegar a casa y estar en familia es tenerlo todo en la vida

familia felicidad

A veces es difícil de comprender que la familia es lo más importante, sobre todo en esta sociedad donde parece que el estrés está a la orden del día. El estrés y la ansiedad nublan el juicio de cualquiera y además, pueden hacer que las personas no aprecien lo que realmente importa en la vida: la familia y las cosas cotidianas.

En lo cotidiano y en la salud de tus seres queridos está la felicidad. No hay nada más importante que llegar a casa y ver que están todos esperándote. Todos los que te importan, aquellos que te hacen sonreír cada mañana.

Mejorar todo

Las personas siempre quieren mejorarlo todo sin darse cuenta de que lo que tienen ya es ese “todo” lo que necesitan. Quizá quieras una mejor casa, un mejor trabajo, una mejor pareja… Porque no estás siendo agradecido/a por lo que tienes ahora mismo, y muy probablemente con lo que tengas ya, es más que suficiente para que seas feliz HOY.

Quizá estés pensando en cambiar de coche cuando aún funciona, o cambiar de móvil solo porque el que tienes ya está viejo (pero sigue funcionando bien). Si te paras a pensar te puedes dar cuenta de que tu vida es plena, y más, si tienes a tus seres queridos a tu lado, con salud y queriéndote.

Planear días perfectos

Antes de que te levantes de la cama, es posible que quieras planear en tu mente días perfectos en familia o en el trabajo, y cuando no ocurre así, te decepcionas y te frustras. Desprecias que en esos días imperfectos es donde está la verdadera perfección. No busques la fotografía o el momento perfecto, haz que el momento sea inolvidable, que se quede guardado en tu memoria para siempre.

Días perfectos familia

Si nunca has usado una vajilla nueva porque no ha habido ocasión de hacerlo (porque estás esperando un momento especial), o no te has tomado ese vino tan caro que te regalaron porque lo estás reservando para una ocasión… ¿qué ocurriría si te dijeran que no tendrás un mañana? La vida es incierta, y muy lejos de querer transmitir miedo, solo queremos hacerte ver que la vida es para vivirla hoy y disfrutar de lo que estás haciendo ahora. ¡Saca esa vajilla y bebe ese vino!

Lo mismo que ocurre con las cosas pasa con los momentos. Si piensas que tu hijo es demasiado pequeño para ir al parque porque no lo va a disfrutar, ¿estás seguro/a de eso? Si no lo llevas, no lo sabrás. No dejes las cosas “para más adelante” porque “no es el momento”. Recuerda algo muy importante: el tesoro de la vida es el tiempo que tienes en tu presente, es decir, HOY.

El tiempo se va de las manos

El tiempo pasa volando y se desliza entre tus dedos. El tiempo cuando pasa no vuelve y no hay dinero en el mundo que lo devuelva. Si quieres ver a alguien ve a su casa y visítalo, si quieres hablar con alguien, ¡llámalo! No permitas que la vida te quite tiempo de estar con tus hijos o con tu familia, porque ese tiempo no se puede pagar con dinero.

Por eso, llegará el día en el que comprendas que estar con tu familia es lo que realmente merece la pena. No te importará ver las cosas por medio, ni tampoco si tus hijos no han hecho todas sus tareas… No habrán más manchas en la ropa, ni cenas en familia donde tus hijos ensucian el suelo de tomate… Porque el tiempo pasa y cuando llegue ese momento, sentirás un dolor agudo en tu corazón… Querrás, que esos momentos que ahora te estresan, vuelvan para disfrutarlos de nuevo. No sentirás agotamiento ni estrés, porque te darás cuenta de que esos momentos son los que realmente llenaban tu corazón de alegría.

Cuando te juntas en una mesa, no importa la comida que hay sobre ella, lo que importa son las personas que hay a tu lado. Si realmente quieres disfrutar de la vida, disfruta de esos pequeños momentos con las personas que más quieres.

Deja un comentario sobre “Llegar a casa y estar en familia es tenerlo todo en la vida”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios