Melatonina para ayudar a dormir a los niños ¿Qué opinan los expertos?

Melatonina en niños

¿Sabías que alrededor del 30% de los niños sufre algún trastorno del sueño? Las pesadillas nocturnas, el insomnio o los problemas para conciliar el sueño son las alteraciones más comunes que, a su vez, tienen una enorme repercusión en la estabilidad emocional y el rendimiento cognitivo de los más pequeños. Por esa razón, cada vez más padres apuestan por soluciones rápidas y efectivas para ayudar a sus hijos a dormir, como los suplementos de melatonina.

Al encontrarse fácilmente en venta liberada tanto en farmacias como en supermercados, los complementos de melatonina son una opción al alcance de la mano de cualquier padre cuyos hijos tengan problemas para dormir. Ello explica por qué su consumo se ha extendido tan rápidamente en nuestra sociedad, a pesar de que la mayoría de los progenitores que los compran no saben realmente cómo funcionan.

¿Qué son los complementos de melatonina y cómo actúan en el cuerpo?

La melatonina es una hormona que se produce de manera natural en nuestro cuerpo, específicamente en la glándula pineal, una pequeña estructura ubicada en el diencéfalo. Su principal función consiste en regular el ritmo circadiano, es decir, nuestro ciclo natural de sueño y vigilia. Así, a medida que el sol comienza a ponerse, los niveles de esta hormona aumentan progresivamente, incrementando las señales de sueño y preparando a nuestro cuerpo para el descanso, mientras que cuando amanece, sus niveles descienden y nuestro cuerpo se activa.

Sin embargo, debido al efecto de las luces blancas al caer la noche, al aumento de los niveles de cortisol como resultado de actividades estresantes como algunos videojuegos, el consumo de alimentos excitantes u otros factores, la regulación de los niveles de melatonina puede afectarse y provocar alteraciones en el sueño. En estos casos, los complementos de melatonina se convierten en una alternativa “artificial” para incrementar los niveles de esta hormona de manera externa y propiciar el descanso nocturno.

Básicamente, los complementos de melatonina funcionan de manera muy similar a su homónima natural. Una vez que se ingieren, los niveles de melatonina aumentan y el cuerpo comienza a prepararse para el descanso, la respiración se ralentiza, los músculos se relajan progresivamente y los párpados empiezan a cerrarse. A diferencia de los somníferos, los complementos de melatonina no tienen un efecto inmediato ni actúan durante el día sino que funcionan como un apoyo para conciliar mejor el sueño al llegar la noche.

Esto se debe a que actúan como reguladores del ciclo de sueño y vigilia. En otras palabras, lo que hacen es sincronizar el cuerpo con la hora del día, ajustando el ritmo circadiano. De ahí, que muchos padres suelan recurrir a ellos como una alternativa más “natural” a los somníferos para ayudar a los niños a conciliar el sueño más rápido y a dormir mejor durante la noche.

Opiniones encontradas, lo que creen los expertos sobre el uso de la melatonina

Muchos expertos están a favor del uso de los complementos de melatonina para combatir los trastornos del sueño en los niños. Se ha encontrado que el tratamiento con melatonina en la población infantil disminuye la latencia del sueño, es decir, el tiempo que se tarda en dormir, entre 11 y 50 minutos. Su uso también ayuda a regular el ritmo circadiano en los niños, a la vez que mejora la calidad del descanso. Por eso, no son pocos los pediatras recomiendan su utilización para combatir el insomnio u otros trastornos del sueño en la infancia.

Melatonina para dormir

Sin embargo, lo cierto es que existen muchas sombras en torno al uso de los complementos de melatonina en los niños. No se conocen a ciencia cierta los efectos del uso de la melatonina a largo plazo, ni si sus beneficios superan sus posibles riesgos. Además, contrario a lo que creen muchos padres, la melatonina no es un suplemento natural sino que en realidad es una hormona que puede causar numerosos efectos secundarios en los pequeños que incluyen desde somnolencia y dolores de cabeza hasta agitación y aumento de la enuresis nocturna. También puede provocar interacciones dañinas con algunos medicamentos. De hecho, el Centro Nacional de Salud Complementaria e Integrativa advierte de que su uso podría causar alteraciones hormonales a largo plazo en los niños.

Asimismo, en revisiones realizadas en los Estados Unidos sobre el contenido de melatonina en estos suplementos se ha revelado que las concentraciones reales pueden variar en relación a la que se indica en la etiqueta, a la vez que pueden incluir sin etiquetar otras sustancias como la serotonina, una hormona que puede tener efectos perjudiciales para los niños, incluso a niveles bajos. De ahí, que cada vez sean más los expertos cautelosos con su uso, que la administran solo cuando es necesario y recomiendan a los padres no dar nunca complementos de melatonina a sus hijos por su propia cuenta.

Concluyendo, ¿es recomendable la melatonina para ayudar a conciliar el sueño en los niños?

Entonces, ¿es conveniente arriesgarse con el uso de los complementos de melatonina en los niños? El uso de melatonina en pequeñas dosis puede ser beneficioso para algunos pequeños con trastornos del sueño ya que ayuda a dormir mejor y restaura el ritmo circadiano. Sin embargo, en estos casos se recomienda personalizar las dosis y la frecuencia de las tomas atendiendo a las necesidades de cada niño, de manera que no consuma más melatonina de que la que en realidad requiere. Asimismo, una vez los problemas desaparezcan, se aconseja suspender el tratamiento.

Sin embargo, en ningún caso la decisión sobre el consumo de melatonina la deberían tomar los padres sin previa consulta con un pediatra. Es responsabilidad del pediatra evaluar si es realmente conveniente o no exponer a los niños a la melatonina, así como analizar los factores que están causando los problemas para dormir en los pequeños. Así, podrá recomendar el tratamiento más adecuado, reduciendo riesgos innecesarios a corto y largo plazo, a la vez que brindará algunos consejos útiles y prácticos para ayudar a los niños a dormir mejor. Y, en caso, de apostar por la melatonina, explicará de manera detallada su modo de uso y el horario de administración más adecuado para conseguir un mayor efecto con una dosis mínima.

Referencias
McDonagh, M. et. Al. (2019) Pharmacologic Treatments for Sleep Disorders in Children: A Systematic Review.  Journal of child Neurology; 34(5):237-247.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios