Educación

Metáfora de la libélula para enseñar a cerrar ciclos a los niños

Cerrar ciclos para los niños puede ser complicado, sobre todo por el cambio. Sin embargo, la libélula les enseñará lo positivo de los cambios.

Metáfora libélula
Nuria Capdevila

Nuria CapdevilaMaestra y pedagoga

La libélula es una criatura fascinante y poderosa, la cual se ha usado a lo largo de la historia en diferentes culturas como un símbolo de transformación y renacimiento. En particular, la imagen de la libélula cerrando círculos puede ser una metáfora útil para ayudar a los niños a comprender y manejar las transiciones y cambios en sus vidas.

Ciclos de la vida de la libélula: dónde suceden los cambios

Cuando una libélula se encuentra en su etapa de ninfa, vive bajo el agua, donde se alimenta y crece. Sin embargo, con el paso del tiempo, esta ninfa emerge del agua y se transforma en una libélula adulta, quien vuela libremente a través del aire. Esta metamorfosis es un recordatorio de que, aunque los cambios pueden ser difíciles y a veces dolorosos, también pueden ser una oportunidad para el crecimiento y la transformación.

Metáfora de la libélula para los niños: reflexión

Al igual que la libélula, los niños a menudo pasan por transiciones importantes en sus vidas: cambiar de escuela, mudarse a una nueva casa o perder a un amigo cercano son solo algunos de ellos. Estos cambios pueden ser estresantes y desconcertantes para los niños, especialmente si no están seguros de cómo manejar sus emociones o no tienen las herramientas necesarias para procesar y superar estos desafíos.

La imagen de la libélula cerrando círculos puede ayudar a los niños a comprender que, aunque los cambios pueden ser difíciles, también pueden ser una oportunidad crecer, transformarse y abrirse nuevas puertas. Al cerrar un círculo, los niños pueden aprender a dejar atrás las experiencias pasadas y avanzar hacia nuevas aventuras.

¿Cómo podemos usar esta metáfora para ayudar a nuestros hijos?

Hay varias formas en que los padres y educadores pueden utilizar la metáfora de la libélula para ayudar a los niños a manejar los cambios y las transiciones en sus vidas. Os dejamos algunas sugerencias para que os sea mucho más fácil adaptar esta metáfora a las necesidades de vuestros hijos:

  • Hablad sobre la metamorfosis de la libélula: es importante explicar a los niños sobre el ciclo de vida de la libélula y cómo este proceso puede ser un recordatorio de que los cambios son una oportunidad para el crecimiento y la transformación.
  • Animad a los niños a expresar sus emociones: los cambios y las transiciones pueden ser emocionalmente difíciles para los niños, quienes aún no poseen las herramientas emocionales necesarias para gestionarlos. Por ello, resulta fundamental animar a nuestros niños a hablar sobre cómo se sienten y a compartir sus preocupaciones y miedos.
  • Aprender a dejar ir: es crucial para su desarrollo cognitivo, enseñar a los niños a dejar ir las experiencias pasadas y a avanzar hacia nuevas aventuras y oportunidades. De este modo, debemos animar a nuestros hijos a reflexionar sobre lo que han aprendido de sus experiencias pasadas y cómo pueden aplicar ese conocimiento en el futuro.
  • Crear un ritual de cierre: también puede sernos útil crear un ritual de cierre para que los niños puedan “materializar” este cierre. Esto podría incluir un momento para reflexionar sobre la experiencia pasada, un ritual de despedida o una actividad que simbolice el cierre de un capítulo y el comienzo de uno nuevo.

Celebración de los logros: los niños lo necesitan

Además, nunca debemos olvidarnos de celebrar sus logros: cuando un niño ha conseguido cerrar círculo, ya sea un proyecto escolar, una actividad extracurricular o un desafío personal, debemos asegurarnos de celebrar su éxito. Es importante felicitar al niño por su arduo trabajo y esfuerzo y animarlo a seguir adelante hacia nuevos desafíos y oportunidades. Para ello, debemos hacerles ver todo el progreso que han hecho, hacerles notar lo orgullosos que estamos de ellos y premiarles por su resiliencia.

Metafora libelula ciclos vida

Beneficios de enseñar a dejar ir a los niños

Al enseñar a los niños a dejar ir las experiencias pasadas y avanzar hacia nuevas oportunidades, se les da las herramientas para manejar los desafíos de la vida con más confianza y resiliencia. Al celebrar sus éxitos y logros, se les da la motivación para seguir adelante y enfrentar nuevos desafíos.

Además de ayudar a los niños a manejar los cambios y las transiciones en sus vidas, la metáfora de la libélula cerrando círculos también puede ser una herramienta valiosa para los adultos que están experimentando sus propios cambios y transiciones. Al recordar que los cambios pueden ser oportunidades para el crecimiento y la transformación, en lugar de obstáculos, podemos enfrentar los desafíos de la vida con más confianza y resiliencia. Como siempre hemos dicho, los niños aprenden muchísimo de los padres y, por ello, ponerles como ejemplo algunos casos en los que nosotros mismos hemos superado los cambios complementará nuestra metáfora.

Ejemplos para enseñar a los niños a soltar

Del mismo modo, también podemos usar los logros y los cambios por los que ya han pasado nuestros hijos para ilustrar esta situación. Para ello, solamente debemos recordarles algo que les daba miedo, por ejemplo, y que lo superaron. Algunos ejemplos de cambios que todos los niños pasan y que nos pueden servir como ejemplo son:

  • El inicio de la guardería o del colegio.
  • Pasar de dormir con los padres a dormir solos.
  • Algún deporte que empezaron pensando que no se les daba bien y han conseguido ser buenos en él.
  • Cursos escolares o asignaturas que no creían poder superar.
  • La llegada de un hermanito o hermanita.
  • La muerte de alguna mascota que, ahora, ya tienen superada.

La metáfora de la libélula cerrando círculos puede ser una herramienta poderosa para ayudar a los niños a comprender y manejar los cambios y las transiciones en sus vidas. Al utilizar esta imagen, los padres podemos enseñar a nuestros hijos a ver los cambios como oportunidades para el crecimiento y la transformación. Del mismo modo, podemos darles las herramientas necesarias con las que les será más fácil enfrentar los desafíos de la vida con confianza y resiliencia.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *