El método Loci, un recurso infalible para memorizar

metodo loci

A veces los niños pueden tener problemas para recordar el contenido de las materias, dónde dejaron sus juguetes o el horario de sus actividades cotidianas. En la mayoría de casos se debe a que no cuentan con un método de memorización eficaz que les permita fijar la información y acceder a ella con facilidad. La buena noticia es que existen diferentes alternativas para memorizar que los niños pueden aprender y poner en práctica en su día a día, como por ejemplo el método Loci.

El término Loci deriva del latín y significa “de los lugares” o “lugares”. Se cree que fue el poeta griego Simónides de Ceos quien creó esta técnica. Se cuenta que el poeta fue invitado a casa de un hombre poderoso e influyente que le pidió que le preparase unos versos para la velada. Tras escuchar el poema, al anfitrión no le gustó y luego de pagarle menos de lo acordado, le pidió que abandonase la casa. Poco después de irse, la casa se derrumbó y las brigadas de rescate pidieron a Simónides que ayudase a reconocer a los cadáveres irreconocibles. Simónides no tuvo ningún problema en identificar a los invitados con solo recordar el sitio en el que estaban sentados.

Así se cree que surgió esta técnica, aunque no fue hasta tiempo después que Cicerón la denominó Loci. Sin embargo, su empleo como método de estudio llegó mucho después ya que se considera que fue Tomás de Aquino quien primero la utilizó con este fin. Desde entonces, grandes filósofos, historiadores y personas de toda índole la han utilizado para recordar datos e información con más facilidad.

¿En qué consiste el método Loci?

El método Loci es una de las estrategias mnemotécnicas más eficaces para memorizar cualquier contenido. Básicamente, se trata de un método basado en la visualización en el que se relaciona la información a memorizar con espacios y objetos que se conocen a la perfección para mejorar así su accesibilidad. Su objetivo principal consiste en despertar las emociones creando asociaciones con imágenes mentales, usualmente absurdas. De hecho, mientras más ridículas y disparatadas son las asociaciones más difíciles serán de olvidar.

En la práctica, el método consiste en recrear mentalmente una narración lo más surrealista posible, utilizando elementos que representen cada uno de los datos que se quiere recordar. La clave radica en evocar la mayor cantidad posible de detalles del espacio en el que transcurre la narración, prestando especial atención a las sensaciones que despiertan los objetos y circunstancias, así como a los olores, las texturas o incluso, la temperatura.

Por ejemplo, para recordar las partes básicas de la célula, membrana celular, el núcleo y el citoplasma, se puede recrear una historia en la que estemos en el núcleo desértico de la Tierra vestidos con un traje espacial mientras vemos cómo se acercan unos seres extraños con forma de robot que se llaman citoplasmas. A medida que se acercan nos sentimos inquietos y temerosos porque no sabemos quiénes son ni qué quieren. Sin embargo, cuando están a solo unos pasos, los seres se quitan su membrana celular y se descubren ante nosotros unas personitas adorables que nos sonríen e invitan a mostrarnos esa tierra rocosa desconocida.

Los beneficios de utilizar el método Loci

El método Loci no solo es un excelente ejercicio para recordar sino que ayuda a organizar la información en la mente mientras le confiere un orden específico para acceder a ella de forma más directa y organizada. Esto lo convierte en un recurso ideal para memorizar lo mismo conceptos de un discurso como largas listas, fórmulas o reglas complejas. Además, aunque no es un método diseñado para desarrollar la memoria, se ha comprobado que, al entrenar la memoria espacial, mejora la función mnésica.

metodo loci memoria ejemplos

Un estudio realizado en la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford encontró que el uso de recursos mnemotécnicos ayuda a crear nuevas redes neuronales, a la vez que fortalece las que ya existen. Esto se debe a que su uso ayuda a reorganizar la red funcional del cerebro para aumentar el rendimiento de la memoria, lo cual repercute de manera positiva en la fijación de la información y facilita el acceso a la misma.

Asimismo, otra investigación realizada en el Instituto de Ciencias de la Salud Rawal encontró que el método Loci también mejora la comprensión y facilita el aprendizaje. En este caso los investigadores crearon dos grupos de estudiantes a los que les impartieron conferencias didácticas. Los investigadores motivaron a un grupo a tomar las riendas de su aprendizaje mientras que al otro le pidieron utilizar el método Loci. Al evaluar lo que habían aprendido los estudiantes, el grupo que utilizó el método Loci obtuvo mejores resultados en las evaluaciones que el otro grupo.

¿Cómo aplicar el método Loci en la práctica?

El método Loci es muy sencillo de aplicar, pero necesita un poco de práctica antes de que los niños lo dominen y sean capaces de utilizarlo de manera automática. El primer paso consiste en explicarles la técnica paso por paso.

  1. Visualiza el escenario de la historia. Lo ideal es que se trate de un lugar que los niños conozcan muy bien, ya sea real o de una escena cinematográfica o literaria. Mientras más grande sea el sitio, más datos podrán asociarse. Sin embargo, lo más importante es que los niños sean capaces de visualizarlo en su mente con facilidad.
  2. Identifica los lugares que se asociarán a la información. Pídeles a los niños que definan con exactitud los objetos que asociarán con la información. Se recomienda que se elijan objetos fácilmente identificables, fáciles de recordar, relacionados con el contenido y, preferentemente, con una impronta emocional. Para evitar confusiones, cada objeto debe estar relacionado con un dato en concreto.
  3. Crea la historia. Por último, motiva a los niños a que creen la historia para hilvanar todos los recuerdos. Lo ideal es que se trate de un cuento divertido que los niños puedan recordar con facilidad. Una estrategia para ayudarles a que dominen este método consiste en pedirles que dibujen la historia para fijar mejor todos los detalles.
Referencias
  • Dresler, M. et. Al. (2017) Mnemonic training reshapes brain networks to support superior memory. Neuron; 93(5): 1227-1235.
  • Qureshi, A. et. Al. (2014) The method of loci as a mnemonic device to facilitate learning in endocrinology leads to improvement in student performance as measured by assessments. Advances in Physiology Education; 38(2): 140–144.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios