Familia

¿Te molestan los niños? Entonces esta carta es para ti

molestan niños
Mª José Roldán

Mª José RoldánMaestra y Psicopedagoga

Los niños son el futuro del mundo y ellos necesitan una sociedad que les respete y les acepte como son. Una tribu que les enseñe a convertirse en los mejores adultos que puedan ser, pero, ¿qué ocurre cuando se sienten rechazados una y otra vez por aquellas personas a las que les molestan los niños?

Aquellos que no tienen hijos, cuando están de vacaciones o quieren disfrutar de su momento de ocio, parece que tienen más derecho que aquellos que sí tenemos hijos.

Primero, los que tenemos hijos podemos decir que tenemos más derecho, porque, puestos a competir, es probable que nuestros días sean más estresados que para los que solo tienen que preocuparse de ellos mismos. Y segundo, los niños tienen el mismo derecho a disfrutar de la vida que los adultos que quieren relajarse sin gritos de fondo…

Carta para ti, que te molestan los niños

Sí, mis hijos son mi responsabilidad, pero si no quieres ver a niños ni en pintura en tu descanso, entonces busca un lugar donde no los haya (te costará un poco). Los niños cuando corren, saltan y juegan es porque se lo están pasando genial y sí, es cuando yo lo estoy haciendo bien. ¿Por qué? Porque mi hijo no es un mueble, no tiene porqué estar quieto solo para que tú puedas disfrutar de tomar el sol en la playa tranquilamente. Si te pones cerca de familias con niños, no esperes tu momento zen, porque no lo vas a tener.

Y ni se te ocurra decirme que mi hijo no tiene que estar en un restaurante comiendo con su familia, o viendo una exposición en un museo conmigo. Porque él, tiene el mismo derecho que tú. Y haces más daño tú quejándote de él que él disfrutando del momento. Porque la vida se trata de eso, ¿sabes? De disfrutar y atesorar cada momento que vivas.

Desde pequeños a mis hijos les he explicado que deben respetar a los demás, aceptar las diferencias y comportarse siempre que sea necesario… Pero también tiene el mismo derecho que tú y que cualquiera como tú a disfrutar de una actividad lúdica, sea cuál sea y dónde sea.

Así que, tú, si tienes niñofobia y piensas que las familias con hijos debemos encerrarnos en un búnker para no “interrumpir” tu bienestar, estás más que equivocado. Les enseño a mis hijos a respetar al prójimo sí, pero también exijo lo mismo hacia ellos. Así que, si no quieres niños cerca busca actividades donde no hayan niños, porque si escoges actividades donde ellos estén presentes, merecen tu respeto y comprensión, ¡ellos están descubriendo el mundo!

padres sin hijos molestan niños

Mis hijos no van a estar siempre metidos en parques de bolas porque “es el lugar de los niños”. Irán a la playa, la montaña, a restaurantes, a hacer senderismo, a comer al campo, a bañarse a los ríos, subirse a trenes, a aviones, a hoteles y a hacer cualquier otra cosa que propongamos, nosotros, sus padres. Sí, esos adultos que vamos a los sitios con nuestros hijos para formar maravillosos recuerdos en familia. Esos mismos.

Aunque esta sociedad intente castigar a los que tenemos hijos, los que somos padres y madres, lucharemos por ellos mientras tengamos aire en nuestros pulmones. Es normal que la natalidad esté bajando. Conseguir un buen trabajo o tener acceso a una vivienda cada vez lo complica todo más…

Te puedo asegurar que ser padre o madre no es tarea sencilla. Supone hacer lo imposible para cuadrar horarios, llegar a final de mes, que no les falte de nada imprescindible en sus vidas, ayudarles con los deberes, llevarles a extraescolares, bañarles, cantarles por la noche, cocinar, y mil cosas más… Porque también lo damos todo en el trabajo (que nos hacen trabajar como si no tuviésemos hijos) y sí, todo eso en 24 horas. Es una vida que yo he escogido y que no cambiaría por nada.

Nuestros hijos son el futuro de la sociedad… te guste o no. Te puedo decir que los que tenemos hijos, no somos inconscientes. Somos valientes, apostamos por la vida, por el camino difícil… Y de igual modo que nosotros respetamos tu estilo de vida, tú respeta el nuestro, pero por encima de todo, respeta a nuestros hijos.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *