El poder del pensamiento positivo en la crianza

pensamiento positivo crianza

Cualquier padre o madre sabe que la crianza no es fácil y en ocasiones, mantener un pensamiento positivo constante resulta complicado. Es necesario saber que el poder de la mente es grandioso y mantener un pensamiento positivo es posible con constancia y teniendo en cuenta que la alternativa (tener pensamientos negativos constantes) sería terrible. El pensamiento positivo es necesario en la vida, pero sobre todo, es fundamental inculcarlo a nuestros hijos desde la más tierna infancia.

Hay que elegir ser positivo

En la actualidad vivimos ante tanta presión que cuando dejamos a la mente que vaya por su cuenta, al haber tantos problemas, preocupaciones e inquietudes ya se llena por sí sola de negatividad y esto nos hace sentir mal.

Es necesario aceptar que en la vida a veces hay adversidades, dificultades que en ocasiones nos parecen gigantes. Pero será en esos momentos tan difíciles cuando resulte imperante sacar todas las ganas, las fuerzas, la ilusión y la actitud para mejorar. Para ello hay que obligarse y es fundamental que tus hijos vean este ejemplo de resiliencia cada día.

Cuando te obligas a tener una actitud positiva la mente se acostumbrará a pensar de ese modo y poco a poco dejará de ir a ese pensamiento negativo que tanto te atormenta cada día. En cambio, si no lo haces, si no te obligas ni te fuerzas, entonces tu mente siempre irá a esa parte negativa. Al principio puede costarte, pero con constancia los resultados son maravillosos.

¿Qué hay de bueno en tu vida?

Es probable que si cualquier día a cualquier hora te preguntan en qué estás pensando, respondas que en todas tus preocupaciones e inquietudes. En este sentido, resulta fundamental hacer un trabajo interno y reflexionar sobre las cosas buenas que tienes en tu vida. No pienses solo en los problemas, ¡para un segundo! Todos tenemos problemas… pero también tenemos cosas fantásticas en nuestra vida. Hay una verdad enorme que dice: “Nunca sabes lo que tienes hasta que lo pierdes”.

No esperes a perder lo bueno que tienes para darte cuenta de que lo tenías. A veces no sabemos lo que tenemos simplemente porque lo tenemos… Si realmente quieres trabajar tu pensamiento positivo, para un momento y piensa en todas las cosas buenas que tienes hoy.

Ser positivo

Aprende a valorar las cosas pequeñas de tu vida

Disfruta y valora las pequeñas cosas de cada día: tus amigos, tu trabajo, los abrazos de tus hijos, las risas, el comer en familia, las visitas inesperadas de aquellos que hace mucho que no ves, etc. Lo cotidiano es lo más importante.

Es posible que en tu día a día des muchas cosas por hecho y dejes de ver su valor. Estar en casa con tu familia con buen ambiente es sin duda un motivo para sentirse privilegiado. Busca momentos para ti, para respirar, para hacer cosas que te hacen sentir bien… Porque está bien que des a los demás, pero también tienes que buscar momentos para ti: haz algo que te ayude a desconectar.

Es una manera de desconectar para conectar contigo de nuevo. Esto te permitirá ser un mejor padre, una mejor madre… una mejor persona en general. Haz ejercicio o camina para aumentar tus endorfinas, cuídate, duerme bien, ponte metas y objetivos a corto, medio y largo plazo.

Estas pequeñas cosas son las que debes obligarte a hacerlas para evitar que te invadan los pensamientos negativos y te frustres haciendo que tu vida se convierta en: trabajar mucho, dormir poco, dejarte un montón… Y esto puede con cualquiera.

Es una lucha… pero merece la pena y cuando lo haces, se convierte en un hábito y cada vez es más fácil. Si tienes una vida difícil debes obligarte a ponerte en modo positivo porque sacarás lo mejor que llevas dentro.

Ser positivo no es ser iluso

No se trata de imaginar que todo es maravilloso porque no es verdad… la vida a veces puede ser realmente complicada. Lo importante es entender que cada uno elige dónde centra su atención. Tú eliges tu actitud, tu capacidad… tú eliges ser positivo o negativo, ser amable o antipático, ser cariñoso o no serlo, valorar las cosas o no hacerlo… tú eliges.

El truco está en escoger siempre tu mejor versión en cada instante. Cada instante puede acercarte más a la grandeza o a la mediocridad, tú eres quien lo elige. El objetivo que deberíamos tener todos en la vida es hacer de ella algo útil, grande. Como padres, como amigos, como profesionales, como pareja… como personas. Esto se consigue escogiendo siempre tu mejor versión.

Si lo haces, te darás cuenta de que la vida se vuelve más fácil, más apasionante porque ya no te fijas en lo malo… solo en lo bueno y en lo importante. Y lo más importante: tú vida se convertirá en una obra de arte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios