El roscón de reyes: historia y tradición

Roscón de reyes

La mayoría de los niños adoran el roscón de reyes, también conocido como rosca o rosco de reyes. Se trata de un bollo de masa dulce adornado con trozos de fruta cristalizados que se suele rellenar con crema y en cuyo interior se introducen diversas sorpresas. Este manjar es típico de varias regiones de España, aunque también se consume en Portugal, México y Argentina el 6 de enero o día de Reyes. Sus orígenes se remontan varios siglos atrás, aunque lo cierto es que el roscón de reyes no guarda mucha relación con el nacimiento de Jesús o la llegada de los reyes a Belén.

Hagamos un poco de historia

En realidad, el roscón de reyes tiene su origen en el siglo II a.C. cuando se celebraban “Las Saturnales”, un festejo pagano en honor a Saturno, el dios de las cosechas. Todas las personas, tanto ricos como esclavos, celebraban el final del período más oscuro del año y el inicio de una época llena de luz. En aquella época era frecuente preparar diversos platos para la celebración, aunque de todos el más popular era una torta a base de miel en la que se introducían algunos frutos secos, dátiles e higos.

Un siglo más tarde, a esa misma torta se le incluyó una haba, símbolo de la prosperidad y la fecundidad en aquel momento. De esta manera, aquel que encontrara el haba se le auguraba buena prosperidad para el resto del año y fungía como rey de reyes durante un breve periodo de tiempo. Sin embargo, la tradición no duró mucho porque cuando la religión cristiana asumió el poder y las celebraciones paganas como las Saturnales fueron desapareciendo, la costumbre de comer la torta con haba también desapareció, aunque no por mucho tiempo.

Algunos siglos más tarde, la tradicional torta con habas regresó pero esta vez a España, de la mano de Felipe V, y a Francia. Sin embargo, ya no era la misma torta de las fiestas Saturnales pues en vez de incluir solo habas, también se le incorporaban monedas de oro. Así, quien encontrara las monedas ganaba el premio, mientras aquel que encontrara el haba era considerado un perdedor y, por lo tanto, se le auguraba mala suerte durante todo el año. Se afirma que la idea de introducir una moneda fue de un cocinero de la corte francesa, que por aquel entonces quería sorprender al pequeño Luis XV.

Una tradición que no muere: El roscón de reyes en nuestros días

Aunque hoy hemos recuperado esa antigua tradición, algunos detalles han cambiado. El más evidente es que en la actualidad ya no se utilizan monedas de oro sino una sorpresa, que primero fue una figura de cerámica y ahora de plástico resistente al calor. Además, con el paso del tiempo, el haba que inicialmente era símbolo de la prosperidad adquirió un valor negativo.

Obviamente, los ingredientes del roscón también han cambiado a lo largo de su historia quedando atrás los frutos secos como los higos y los dátiles para ser sustituidos por la nata, la crema o el chocolate. Sin embargo, lo más importante es que la esencia de la tradición no ha variado demasiado.

En la actualidad el roscón de reyes magos continúa siendo un plato de la suerte pues quien encuentre alguna de las sorpresas que tiene ocultas (que pueden ser muñecos, joyas o cualquier otro objeto) tiene la ventaja de quedárselas y obtener algún beneficio a cambio. Por el contrario, quien encuentre la tradicional haba, que aún hoy se incluye en la masa, es el encargado de pagar el roscón, además de llevar a cuestas la mala suerte durante los próximos 12 meses.

Deja un comentario sobre “El roscón de reyes: historia y tradición”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!