3 desafíos para las madres ocupadas

Cuando no se es madre la vida es muy diferente, el tiempo y el ocio son para una misma y para complacer nuestros propios intereses. Pero cuando se tienen hijos pequeños la vida se convierte en todo un desafío diario, parece que el trabajo en casa nunca se acabe, que los niños tengan “pilas” interminables y que el estrés que se tiene a causa del trabajo vaya a acabar algún día con nuestra paciencia. El tiempo en pareja parece una utopía y todo el mundo te dice que si te organizases mejor tendrías tiempo para llegar a todo, ¿es esto cierto? ¿A qué desafíos te encuentras?

En cierto modo sí puede ser cierto, siempre y cuando sepas que el día tiene 24 horas y que quizá haya cosas que no puedas completar hoy y que no pase absolutamente nada. El arte de priorizar es clave para que una madre ocupada pueda llegar al final del día sin sentirse demasiado abrumada. Pero además de esto, hay que tener en cuenta algunos desafíos que toda madre suele tener diariamente, ¡y aprender a superarlos! ¿Quieres algunos ejemplos?

El estrés de la mañana

El estrés de la mañana puede ser todo un problema familiar. Los niños quieren seguir durmiendo más tiempo, no saben qué ponerse, el desayuno se hace tarde, los niños están perezosos y quieren ver la televisión… ¡y el reloj corre! La mejor solución para evitar el estrés de la mañana y que haya tiempo para todo tiene que ver con la organización. Toma nota:

  • Las mochilas de la escuela la hacen los niños la noche anterior.
  • La ropa se prepara la noche anterior para no perder el tiempo buscando la ropa.
  • Se desayuna en familia (si es posible y los horarios lo permiten), un desayuno rico en vitaminas y nutrientes para poder afrontar el día.
  • Es necesario que te levantes antes que los niños para preparar el desayuno y estar vestida y arreglada.
  • Levanta 10 minutos antes a tus hijos, es mejor que sobre tiempo a que falte.

De este modo podréis salir todos a la hora, ellos para ir a la escuela y tú para llegar a tiempo al trabajo.

madres ocupadas

Las tareas del hogar

Las mujeres que trabajan fuera del hogar apenas tienen tiempo para realizar una buena limpieza en el hogar por semana y con hijos en casa puede ser un hogar sumido en el desorden y el caos todo el tiempo. No todo el mundo tiene presupuesto para poder contratar a una persona que limpie el hogar, por este motivo se las deben ingeniar para que su hogar esté en buenas condiciones.

Es necesario que el tiempo que se dedique a limpiar se dedique exclusivamente a eso, para ello es mejor hacerlo cuando los niños duermen o están en actividades extraescolares, con el teléfono apagado para que no te interrumpan y pedir ayuda si es necesario. Divide el tiempo para las diferentes estancias y ten un plan de limpieza para poder agilizar y hacer las cosas más rápido. Ten las cosas limpias y ordenadas y en sentimiento de caos en tu interior poco a poco desaparecerá.

Buscar tiempo para relajarse

Este es el tercer desafío del que quiero hablarte y que es realmente importante para tu salud emocional y la de tus hijos. A veces se hacen las 20:00 de la tarde tan rápido que ni te das cuenta de cómo has pasado el día. Para que puedas tener más tiempo para ti y para tu pareja, es necesario que los niños tengan un horario para dormir estricto. Las rutinas son muy importantes para conseguirlo, por lo que es necesario pensar en rutinas diarias familiares para que los niños se sientan seguros y tú más y mejor organizada.

¿Nos cuentas tus desafíos diarios?

Deja un comentario sobre “3 desafíos para las madres ocupadas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!