Cómo ayudar a gatear a tu bebé

bebe gateando

Gatear es un hito que casi todos los pequeños consigue. Decimos casi todos los pequeños porque hay bebés que pasan directamente de la posición de sentado a la de de pie y de ahí a caminar. Aunque estos casos son menores y no suele ser la norma. Lo habitual es que los pequeños comiencen a gatear, aunque si ves que a tu hijo le cuesta un poco, entonces lo ideal es que le ayudes a hacerlo.

Cada bebé es único en su gateo

Cada niño es único por lo que unos comienzan a gatear antes que otros, y como hemos dicho en el párrafo anterior, también los hay que no gatean nunca y no pasa nada mientras tengan un buen desarrollo físico. Lo habitual es que a partir de entre los 6 y los 10 meses los bebés comiencen a ponerse boca abajo y tener fuerza en sus músculos para empezar a gatear cuando menos te lo esperes.

Hay bebés que gatean sobre su trasero, otros sobre su vientre, otros de lado, otros se empujan con las piernas… ¡hay muchas formas de gatear y si no hay un problema físico son todas correctas! A continuación te vamos a dar algunos consejos para que ayudes a tu bebé a gatear, ¡y empezará justo cuando se sienta preparado!

Consejos para ayudar a tu hijo a gatear

Si tu bebé tiene entre 6 y 10 meses es normal que estés expectante para ver cuándo comienza a gatear. Para hacérselo más fácil no te pierdas estas consejos:

Ponle cada día boca abajo un ratito

Lo más importante que puedes hacer para ayudar a tu hijo a gatear es dejarle boca abajo un ratito cada día. De esta manera, hará fuerza con su cuello y poco a poco ganará la fuerza suficiente para poder gatear ya que sus músculos estarán comenzando a desarrollarse correctamente. Los músculos del cuello, de las piernas, de la espalda y de sus brazos comenzarán a tener la fuerza necesaria. Ponle en un lugar seguro que no pueda caerse si comienza a rodar.

Jugar con las manos en alto

Otra forma de ayudar a fortalecer los músculos del bebé es hacer que juegue con las manos en alto. Para ello, pon sus manos sobre una almohada o encima de un animal de peluche durante un tiempo mientras está boca abajo pero sin que sea demasiado rato para no hacerle daño, debe resultar fácil para él.

Para que sea más divertido puedes animarle a poner sus manos sobre objetos elevados como juguetes mientras está sentado. Tendrás que estar muy atento/a para evitar que tu bebé se caiga hacia atrás.

gatear

Levanta a tu bebé del suelo

Ayuda a tu pequeño a entrenar las piernas levantándole con cuidado del suelo (un poco solo). Puedes levantarle por los brazos o las axilas poquito a poco, pero sin que sus pies se despeguen del suelo. Así tu bebé tendrá la oportunidad de practicar el movimiento de caminar fortaleciendo así sus piernas.

Pon a tu bebé frente a un espejo

A los bebés les encanta mirarse al espejo por su curiosidad innata. Además que pasar momentos frente al espejo es muy divertido, ¡puede acabar en grandes carcajadas! Esto le ayudará a investigar su reflejo y permitirá que casi sin darse cuenta se sostenga y se estire hacia el espejo practicando movimientos de equilibrio y apoyo.

Los juguetes ayudan al gateo

Los juguetes son grandes aliados que pueden favorecer el impulso del gateo, o al menos, la motivación. Para los pequeños los juguetes serán como pequeñas recompensas e intentarán alcanzarlos a medida que se estiran. También puedes colocar los juguetes un poco alejados de su alcance durante el tiempo de juego, lo que hará que quieran agarrarlos para poder seguir jugando.

Bibliografía

Iglesias Iglesias, Mª., Sanz Núñez, R., Justo M,. (2015) Desarrollo y estimulación del niño de 0 a 3 años. Editorial: Salvat

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios