¿Cómo hacer plastilina casera sin cocción?

Descubre una receta de plastilina casera fácil y sin cocción para niños

La plastilina es uno de esos materiales con el que todos los niños deberían jugar ya que les ofrece muchísimas ventajas. De hecho, les permite perfeccionar la motricidad fina, desarrolla su percepción del espacio, estimula la creatividad y favorece la concentración. Por si fuera poco, moldear la plastilina para conseguir diferentes figuras les permite comprender mejor el concepto de tridimensionalidad, así como los tamaños y proporciones.

En las jugueterías puedes encontrar diferentes tipos de plastilinas y de distintos colores, pero antes de comprar debes cerciorarte de que no esté hecha con materiales tóxicos que podrían terminar en la boca de tu hijo. Por eso, una excelente alternativa, que también te permitirá ahorrar, consiste en hacer la plastilina en casa. Existen diferentes “recetas”, pero en esta ocasión me referiré a una muy sencilla, que ni siquiera necesita cocción.

Plastilina casera

Receta de plastilina casera sin cocción

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina
  • 1 taza de agua
  • ½ taza de maicena
  • ½ taza de sal fina
  • 2 cucharadas de aceite
  • 2 cucharadas de zumo de limón
  • Colorante alimenticio en polvo de diferentes colores

Preparación:

  1. Toma un bol y mezcla la harina, la maicena y la sal. Para que la plastilina sea más suave al tacto, se recomienda triturar bien la sal, hasta que quede lo más fina posible.
  2. Una vez que estos ingredientes estén bien mezclados, añade el aceite, el limón y el agua. Es importante que el agua esté hirviendo, por eso, antes de comenzar a amasar, es recomendable que esperes unos minutos.
  3. Amasa hasta que obtengas una consistencia homogénea. Deja enfriar, notarás que poco a poco la masa va adquiriendo una consistencia más parecida a la de la plastilina.
  4. Divide la masa en diferentes porciones y añade a cada una los colorantes alimenticios que hayas seleccionado. Luego tendrás que volver a amasar para que el color se distribuya uniformemente.

Lo mejor de todo es que esta plastilina se conserva muy bien durante varios días, sin ponerse muy dura, por lo que el niño podrá jugar mucho con ella. Solo tienes que cerciorarte de colocarla dentro de un tarro de cristal y cerrarlo bien cuando tu hijo termine de jugar.

Un comentario sobre “¿Cómo hacer plastilina casera sin cocción?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios