Lactancia materna con pezones planos o invertidos

Lactancia pezones planos

No todas las mujeres tienen los pezones de la misma manera. Existen de muchas formas y tamaños. Normalmente el pezón suele sobresalir y ser fácil para que el bebé se pueda enganchar en la lactancia, pero existen algunas variaciones de tamaño y forma que pueden dificultar la lactancia materna, como tener los pezones planos o invertidos. Aunque sea más difícil, no significa que sea imposible amamantar.

Para que un bebé pueda alimentarse correctamente deberá poder agarrar el pezón y estirarlo hacia adelante y hacia arriba contra el paladar. Los pezones planos o invertidos pueden dificultar que esto pueda hacerlo el bebé fácilmente, la mayoría de los pezones invertidos o planos no causarán problemas durante la lactancia. Sin embargo, algunos tipos de pezones planos o invertidos sí pueden hacer que la lactancia sea más complicada. Hay algunas cosas que se pueden tener en cuenta para que la lactancia materna sea exitosa.

¿Tienes los pezones planos o invertidos?

Mientras estás embarazada puedes saber si tienes los pezones planos o invertidos. Solo tienes que hacer un pequeño pellizco en tu seno: sostén tu seno en el borde de la areola con los dedos pulgar e índice. Presiona suavemente pero de manera firme alrededor de medio centímetro detrás del pezón. Si tu pezón sobresale, está bien, si no sobresale o se pone erecto, también está bien pero será un pezón plano. Si se retrae o desaparece, entonces es un pezón invertido. Los pezones que están muy planos o muy invertidos, no responden a la estimulación y al frío; no se pondrán erectos.

Un pezón invertido puede ser causado por adherencias en la base del pezón que unen la piel con el tejido subyacente. Si bien la piel se vuelve más elástica durante el tercer trimestre del embarazo en preparación para la lactancia, algunas de las células del pezón y la areola pueden permanecer adheridas. A veces, el estrés de una lactancia materna hará que la adhesión se levante en lugar de estirarse o soltarse, y esto puede causar grietas en el tejido del pezón y dolor en la madre.

Solución para los pezones invertidos y planos

Debido a que los senos funcionan independientemente el uno del otro, no es raro que una madre tenga un pezón plano o invertido, o que tenga un pezón que sobresalga más que el otro. Por la misma razón, no es inusual que una madre produzca más leche de un pecho que del otro.

Consejos para la lactancia materna con pezones planos o invertidos

  • Estimula el pezón. Sujeta el pezón y gíralo entre tu pulgar y dedo índice durante 30 segudos, después tócalo con un paño húmero y frío justo antes de ofrecerlo al bebé. Una almohadilla de lactancia desechable humedecida y que haya estado en el congelador unos minutos te servirán. También puedes usar hielo para ayudar a tu pezón a revertirse antes de amamantar.
  • Tira de la areola antes de amamantar. Apoya tu seno con el pulgar arriba y con los otros dedos debajo de la areola y tira hacia atrás del seno hacia la pared del pecho. Esto ayudará a que tu pezón sobresalga y que tu bebé pueda alimentarse mejor.
  • Usa pezoneras. Las pezoneras son un pezón de silicona delgado y flexible que tiene pequeños agujeros en el extremo que se ajusta sobre el pezón cada vez que el bebé quiera amamantar. Las pezoneras actuales son muy efectivas para reducir el dolor de la madre y para que el bebé pueda amamantar correctamente. En el pasado las pezoneras eran de caucho y daban más problemas que soluciones, pero en la actualidad se utiliza silicona delgada y es mucho más efectiva.

Deja un comentario sobre “Lactancia materna con pezones planos o invertidos”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios