Cuando el niño se enfada: cómo actuar y que sea efectivo

Niño se enfada

La ira o el enfado es una emoción normal que todas las personas de cualquier edad tenemos. El secreto está en entender por qué ocurre esta emoción, ponerle nombre y saber cómo afrontarla para buscar soluciones y sentirnos mejor al respecto de la situación que nos está molestando. Es más fácil decirlo que hacerlo, ¿verdad? Pues aún le cuesta más a los niños… que necesitan la guía de sus padres para poder encontrar el camino correcto.

Cuando los niños se enfadan necesitan que los padres sepan cómo actuar y que sea efectivo, es decir, que los niños escuchen en estos momentos tan delicados. En un momento de intensa ira no se puede hablar o buscar soluciones hasta que los ánimos se calmen. Pero, ¿cómo se puede ayudar a los niños a calmar sus emociones y que se desarrollen como personas emocionalmente inteligentes?

Cómo actuar ante el enfado del niño: estrategias efectivas

No te estreses

No te pongas en modo ‘lucha o huida’ y mantén el control tomando algunas respiraciones profundas y recordándote que no hay ninguna emergencia para activar tu estrés. Esto te ayudará a modelar tu propia regulación emocional y ayudará a tu hijo a que se sienta más seguro y protegido a tu lado.

Escucha

Reconoce por qué tu hijo está molesto. A menudo, cuando las personas no se sienten escuchadas o comprendidas, se intensifican sus emociones negativas. Por el contrario, cuando tu hijo se siente comprendido, comenzará a sentirse más tranquilo, incluso cuando no se salga con la suya.

Cambia tu punto de vista

Cuanto más compasivo puedas ser, más probable es que tu hijo encuentre su camino hacia lo que le duele emocionalmente en la ira que siente. No tienes que estar de acuerdo y tampoco tienes que estar en desacuerdo, no es una lucha de poder. Sólo reconocer su verdad en el momento… Una vez que se sienta comprendido, cambiará su verdad y empezará a entender otros puntos de vista.

Cómo tratar con un niño enfadado

Sin ataques personales

A menudo los padres se sienten heridos cuando los niños les gritan. Pero tienes que tener presente que tu hijo no te odia, ni siente nada de lo que dice mientras está gritando. Tu hijo siente una herida abierta y está asustado, se siente impotente por lo que solo dirá cosas para que le prestes atención, de un modo u otro… Solo quiere que sepas cómo de molesto está. Cuando se dé cuenta de que no tiene que levantar la voz ni atacar para ser escuchado, desarrollará la capacidad de expresar sus sentimientos de manera más apropiada.

Establecer límites

Es necesario establecer límites para mantener a todos seguros tanto a nivel físico como emocional, mientras que se reconoce la ira y se permanece compasivo. Puedes decirle cosas como: ‘Estás enfadado, puedes estar tan enfadado como quieras, pero golpear no está bien, no importa lo disgustado que estés’. Después de la tormenta, podrás hablar con tu hijo desde la calma. 

Favorece la seguridad

Si tu hijo está en un momento álgido de enfado no te comportes enfadado o será peor. Es necesario hablar desde la calma, entender su postura aunque sea temporalmente, simpatizar con sus emociones y sobre todo, asegurarse de que está a salvo. En momentos altos de crisis, no intentes enseñar, razonar ni tampoco explicar por muchas ganas que tengas. 

Cuando la adrenalina u otras reacciones de lucha o huida están activadas no es el momento de explicarle a tu hijo por qué no puede tener lo que quiere o hacer que admita que quiere a su hermano pequeño. Solo hay que reconocer sus sentimientos y aceptarlos. En el momento de calma será cuando se pueda razonar.

Deja un comentario sobre “Cuando el niño se enfada: cómo actuar y que sea efectivo”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios