Niños agresivos. Cómo controlar la agresividad infantil

Detrás de la agresividad infantil siempre hay una causa, y también una solución

Niño agresivo

“Mi hijo tiene problemas con sus compañeros de colegio.” “Le pega continuamente a su hermano menor.” “No logro controlarlo.” Estas son tan solo algunas de las quejas típicas de los padres que tienen a un niño demasiado agresivo.

Sin embargo, la mayoría de los padres no son conscientes de que si esa conducta agresiva se permite durante cierto tiempo, cobra una magnitud aún mayor y puede desencadenar lo que se conoce como trastorno oposicionista desafiante en la niñez o un trastorno disocial en la adolescencia. De hecho, ambos trastornos son relativamente comunes.

Los signos más evidentes son una conducta intranquila e impulsiva que puede llegar a ser agresiva. Se trata de los típicos niños que se muestran hostiles prácticamente ante cualquier situación y reaccionan de manera brusca, sobre todo ante las personas más débiles, como los niños más pequeños.

También es usual que busquen problemas con otros chicos en la escuela y casi nunca se esfuerzan por colaborar con las normas de convivencia familiares por lo que en ciertos casos, la vida en el hogar puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza. Asimismo, suelen tener numerosas rabietas cada vez que no logran lo que desean e incluso pueden llegar a mostrar una gran agresividad verbal.

Sin embargo, al contrario de lo que muchos suelen pensar, la agresividad infantil no responde a un simple problema de conducta, detrás de este comportamiento hostil casi siempre se esconden causas más complejas.

¿A qué se debe la agresividad infantil?

Que los niños muerdan, empujen o golpeen a otro niño es algo que puede catalogarse dentro del rango de comportamientos “normales”. Estas conductas se deben a que los niños pequeños aún están desarrollando sus habilidades comunicativas y sociales por lo que en ciertas situaciones, sobre todo de tensión, responden de manera física ya que no encuentran una estrategia mejor.

Niños agresivos

Además, cuando son pequeños no tienen un buen control sobre sus emociones, fundamentalmente las negativas, y tampoco han desarrollado adecuadamente la capacidad para inhibir sus respuestas. Sin embargo, eso no significa que la agresividad se deba permitir. De hecho, a medida que el niño crece y desarrolla sus habilidades sociales y de autocontrol, debe recurrir cada vez más al diálogo y menos a la violencia.

Cuando un niño responde de manera agresiva a menudo, existe el riesgo de que este patrón se instaure definitivamente. En estos casos, el problema puede deberse a una inmadurez del sistema nervioso central, que le impide regular sus emociones y conducta. Asimismo, los niños muy activos, con una personalidad extrovertida, son más propensos a expresar abiertamente sus emociones, sin mediatizaciones, lo cual puede conducir, en algunos casos, a la agresividad.

No obstante, en la mayoría de los casos el problema radica en el estilo educativo, casi siempre porque los padres son demasiado permisivos. La causa de la agresividad infantil también puede hallarse en los patrones de comportamiento de los padres ya que si el niño observa que estos manifiestan conductas hostiles, pensarán que estas son una respuesta adecuada.

5 estrategias para controlar la agresividad infantil

  1. Fomenta el diálogo emocional. Hazle notar sus emociones, ponles un nombre y pídele que te hable sobre cómo se siente. Identificar las emociones y hablar sobre sus sentimientos fomenta la autorregulación emocional.
  2. Enfatiza las consecuencias. Hazle comprender que sus conductas tienen consecuencias negativas en las otras personas y que puede lastimarlas, no solo a nivel físico sino también psicológico.
  3. Refuerza las relaciones de amor. No respondas con agresividad e impulsividad, promueve relaciones donde prime el amor, la comprensión y la serenidad. Recuerda que los padres son el principal modelo a seguir por parte del niño.
  4. Potencia la reflexión. Ayúdale a encontrar otras respuestas ante los conflictos, enséñale soluciones de afrontamiento más asertivas para relacionarse con los demás.
  5. Mantén un estilo educativo firme. Es importante evitar el autoritarismo, así como la permisividad extrema. Tu hijo debe saber que existen normas y se deben cumplir pero que, a la vez, en algunas áreas hay espacio para el diálogo y la flexibilidad.

2 comentarios sobre “Niños agresivos. Cómo controlar la agresividad infantil

  1. araceli leija alvarez dice:

    me ha sido de mucha utilidad este articulo ya que actualmente trabajo con un niño de primaria con estas caracteristicas. me gustaria tener mayor informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Reglas para comentar en Etapa Infantil

Etapa Infantil es un blog plural abierto a los padres, educadores y todas las personas interesadas en la crianza y la educación de los niños. Nos gusta dialogar porque pensamos que el debate enriquece. No obstante, también es necesario mantener cierto orden en la web. Por eso, antes de escribir un comentario, te recomendamos que leas las siguientes normas:

  • No escribas comentarios ofensivos, difamadores, vulgares o que puedan considerarse como un ataque personal. Si vas a expresar una opinión diferente, que sea de forma respetuosa.
  • No envíes SPAM ni hagas comentarios con fines publicitarios. Si vas a incluir un enlace, cerciórate de que realmente aporta valor a la lectura.
  • Asegúrate de que el comentario se corresponde con el tema del artículo. Si no es así, busca el artículo correspondiente. En el blog hemos tratado muchísimas temáticas.
  • Sé breve, no escribas comentarios muy largos. Ten en cuenta que nuestro tiempo es limitado y nos resulta más fácil responder si eres conciso.
  • Utiliza adecuadamente el castellano, recuerda que todos los lectores deben entender lo que escribes.
  • No escribas en mayúsculas, es como si estuvieras gritando y resulta incómodo de leer.

¡Gracias por compartir tus opiniones y experiencias!