Los primeros 1000 minutos de vida determinan nuestra existencia

Descubre por qué es tan importante este período

primeros minutos vida bebé

‘Los primeros mil minutos de vida determinan nuestra existencia’, así lo afirma Nils Bergman, investigador honorario en la Universidad de Ciudad del Cabo en Sudáfrica. Nils Bergman ha estado investigando muchos años a los canguros y entre ellos y otras investigaciones, afirma de forma contundente que los primeros mil minutos de vida (poco más de 16 horas), determinarán la salud y la existencia de la persona.

Los canguros nos muestran la verdad

Neil afirma que la separación del bebé de la madre justo después del parto aumenta un estrés considerado tóxico que puede provocar cambios hormonales, metabólicos y cognitivos que afectan tanto a la salud como a la duración de la vida de quien está afectado, en este caso, del bebé que ha sido separado de su madre al nacer y a quién tanto necesita sentir cerca para estar seguro y protegido.

En las investigaciones de Neil, los canguros meten a sus crías y bebés prematuros en un saco de piel donde se encuentran los pezones. Esto lo hacen los canguros desde hace 200 millones de años. Los mamíferos al nacer necesitan a su madre a toda costa, pero parece que el ser humano lo ha olvidado poco a poco.

Los bebés prematuros

Los bebés prematuros también necesitan estar junto a sus madres nada más nacer, pero en nuestra sociedad y por el bien del pequeño se mete a los bebés prematuros en máquinas, aunque en realidad el contacto piel con piel y la lactancia materna es lo que el bebé necesita para prosperar y esto, no lo recibe. El bebé se debe adaptar a un lugar frío sin su madre. Aunque está claro, que hay casos graves que no se puede discutir y que aunque la madre esté cerca del bebé todo el tiempo, es importante que esté atendido por el bien de su progreso.

Pero según Neil y sus investigaciones, un bebé prematuro cuando está en la incubadora puede cambiar su metabolismo. Es primordial que la madre esté piel con piel con el bebé durante esos primeros mil minutos porque de este modo, los circuitos neuronales se conectan y aparecen incluso los primeros resquicios de Inteligencia Emocional. La amígdala (el cerebro emocional) se conecta en estas poco más de 16 horas con el lóbulo prefrontal (el cerebro social).

primeros minutos recien nacido

Cuando el bebé está con su madre piel con piel los primeros mil minutos de su vida, sabrá que está en un mundo difícil pero se sentirá seguro, protegido y querido todo el tiempo. La oxitocina conecta con el cortisol y aunque perciba que está en un mundo diferente al que sentía antes de nacer como seguro, aunque note muchos cambios a su alrededor, el poder estar piel con piel le aportará calma y confort.

Seguro o inseguro

Durante las dos primeros horas de vida tras el nacimiento el bebé escoge sentirse seguro o inseguro, y aparece (o no) la hormona de la agresividad. Cuando se separa al bebé de la madre, estos sienten que el mundo es un lugar difícil en el que desarrollarse y aparece el cortisol… Neil piensa que el ser humano podría cambiar el mundo atendiendo estas conexiones emocionales al nacer.

Si un neonato no se siente seguro durante las dos primeras horas de vida se elevarán sus niveles de estrés, la tensión arterial y tanto el cerebro como el cuerpo experimentarán un desgaste emocional que le afectará con consecuencias durante toda la vida. El bebé al nacer necesita oler a su madre para tener oxitocina y sentirse tranquilo y seguro en este mundo incierto, para eso, deberá estar piel con piel… Todo esto le aportará lo necesario para poder desarrollarse adecuadamente.

Deja un comentario sobre “Los primeros 1000 minutos de vida determinan nuestra existencia”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios