Cómo ayudar a un niño emocionalmente ante un examen

El apoyo emocional es necesario para unos buenos resultados académicos

Cuando un niño se presenta a un examen es necesario que se prepare la prueba, que estudie y que tenga unas rutinas claras de trabajo para poder tener los conceptos bien definidos en su mente. Pero cuando un niño se prepara a un examen, si no está bien emocionalmente no importa lo bien que se lo sepa, es posible que no rinda al máximo de sus posibilidades por culpa de dejar que las emociones negativas le dominen.

Aunque los niños no te lo digan con palabras, ellos te podrán decir cómo se sienten a través de su comportamiento. Por ejemplo, si el niño se siente con estrés o nervioso ante un examen, es probable que se comporte de forma más irritable, alterado e inquieto. Es importante que además de mostrar interés en el estudio, también se muestre interés en actividades que normalmente disfrutan. Algunos niños pueden tener dificultades para poner palabras a lo que están sintiendo, lo que a menudo depende de padres y cuidadores reconocer cuando un niño necesita un apoyo adicional ante un examen aparte del estudio (emocional).

Estar a su lado de forma emocional

Durante los momentos de estrés los niños suelen necesitar más cariño, confort emocional y la comprensión de sus padres para ayudarles a sentirse seguros y confiados. Estar abierto y receptivo a cómo los niños se sienten, así como proporcionar comodidad y atención necesaria siempre que lo precisen es algo muy importante.

Habla sobre los sentimientos

Los sentimientos no son algo que se deba quedar enterrado, hay que animar a los niños a que hablen de cómo se sienten, sólo se de este modo se podrán poner palabras  a los sentimientos y entender qué es lo que ocurre exactamente. Escuchar con empatía para que los niños se sientan comprendidos y que sepan que sus sentimientos son normales, sólo deben entenderlos para saber cómo dominarlos. Ayuda a tus hijos a entender que hablar de los sentimientos puede ayudarle a gestionarlos de forma adecuada.

Ayudar a un niño emocionalmente ante un examen

Da confianza a tus hijos

Enseña a tus hijos a ser valiente mostrándole que tú crees que puede hacerlo, anímales a “dejar marchar” aquellos sentimientos que no le dejan o que le hace sentir nervioso. Ayuda a tus hijos proporcionando retroalimentación positiva para el esfuerzo, celebra sus éxitos y anímales a seguir intentando a que se sientan seguros aunque se acerquen las evaluaciones, porque si trabajan en el conocimiento no tendrán nada que temer.

Técnicas de relajación

La respiración lenta y profunda ayuda a calmarse y a imaginarse a sí mismo haciendo frente a la prueba. La respiración y la visualización son formas muy útiles, sencillas y efectivas para manejar la ansiedad ante un examen. Realizar las técnicas de relajación con ellos es una forma divertida de enseñarles a controlar las emociones y que después puedan hacerlo por ellos mismos.

Pensamientos útiles

En lugar de que se cohíban pensando cosas como: “No puedo hacer esto”, “No soy capaz”, “Voy a suspender”, cambiar esos pensamientos por otros como: “Voy a darle una oportunidad”, “Soy capaz de conseguirlo”, “Sacaré la mejor nota posible acorde a mi esfuerzo”.

El ejemplo es el mejor maestro

Enseña a tu hijo a lidiar positivamente con la sensación de ansiedad o estrés pensando en voz alta, por ejemplo puede decir cosas como: “Me siento un poco nervioso pero lo voy a intentar con mi mejor esfuerzo”. Estas palabras le ayudarán a mantener la calma y estar positivo cuando se sienta ansioso, por lo que también le ayudará a sentirse más seguro. Cuando tú tengas momentos de estrés o nervios realiza esta técnica para que te vea hacerlo y así lo haga él también en sus momentos de tensión antes del examen.

Deja un comentario sobre “Cómo ayudar a un niño emocionalmente ante un examen”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios