Buscar
Educación, Familia

Cómo y cuándo explicarles el divorcio a los niños: claves para superarlo

El divorcio puede ser algo traumático para los niños, pero siempre será la mejor alternativa si esto significa un espacio más saludable para ellos.

Tiempo de lectura5 minutos
Explicar el divorcio a los niños
Nuria Capdevila

Nuria CapdevilaMaestra y pedagoga

El divorcio es una situación difícil y dolorosa para todos los involucrados, sobre todo para los niños. Los cambios en la rutina de los niños implican inestabilidad para ellos, lo que puede llevarlos a sentirse muy inseguros. Además, el hecho de no poder ver diariamente a uno de los progenitores no es algo que les agrade. De hecho, la gran mayoría de los niños que pasan por esta situación atribuyen el divorcio de sus padres a su manera de ser o actuar: se inculpan de la situación. Por ello, es importante que los padres se preparen cuidadosamente para explicarles el divorcio a sus hijos y que brinden todo el apoyo necesario para superar la transición.

La culpabilidad infantil frente al divorcio: ¿por qué los niños se atribuyen la responsabilidad?

La culpa es un sentimiento que puede surgir en niños cuando sus padres se divorcian, ya que su principal idea es que, si hubieran sido mejores hijos, quizás sus padres no se habrían separado. Sin embargo, es importante recordar que el divorcio es una decisión que toman los adultos y que no es responsabilidad de los niños. Por este motivo, los padres y madres deben ser muy claros con los niños y explicarles que nada de lo que sucede es por su culpa, su forma de ser o su conducta. Es normal que los niños se sientan tristes, confundidos o incluso enojados cuando sus padres se separan, pero es importante que los padres les brinden apoyo y seguridad emocional durante este tiempo difícil.

¿Cómo ayudar a los niños a superar el divorcio de los padres?

Para evitar que los niños se sientan culpables o menos queridos por el divorcio de sus padres es fundamental que se sigan unos pasos para comunicarles la noticia:

Preparación previa

Antes de explicarle el divorcio a los niños, es importante que los padres se preparen emocionalmente para la conversación. Deben tomarse todo el tiempo necesario hasta que hayan procesado las propias emociones y pensamientos sobre el divorcio. En la medida de lo posible, los niños no deberían ver sufrir a sus progenitores, ya que esto solo alimentará su sentimiento de culpa.

Planificar la conversación

Es importante planificar cuidadosamente la conversación con los hijos. Se debe buscar un momento y un lugar tranquilo donde los padres puedan hablar con ellos sin interrupciones. Así mismo, es importante considerar la edad y el nivel de madurez de los niños para adaptar la conversación de acuerdo con su desarrollo emocional. Es importante que ser sincero y explicarles la situación de manera clara y concisa.

Ser honesto y directo

Es importante ser honesto y directo con los hijos sobre el divorcio: explicarles que los padres se han separado y que ya no vivirán juntos. Asegurarles que ellos no tienen la culpa de esta situación y que ambos padres los aman y los apoyarán en todo momento durante esta etapa.

Escuchar sus sentimientos

Es normal que los niños se sientan tristes, confundidos y preocupados por el divorcio. Por ello, los padres deben darles la oportunidad de expresar sus sentimientos y escucharlos con empatía. Nunca se deben minimizar sus sentimientos o hacerles sentir culpables por expresarlos. Por el contrario, es importante hacerles ver que sus sentimientos son válidos y que es normal sentirse de este modo durante un cambio tan importante.

Mantener la comunicación abierta

Es fundamental mantener la comunicación abierta con los hijos durante y después del divorcio. Los padres deben transmitirles que siempre estarán disponibles para hablar y escuchar sus preocupaciones. Así mismo, es crucial para la seguridad de los niños mantener una actitud positiva y optimista sobre el futuro. También es necesario enfatizar que, aunque las cosas estén cambiando, ellos siempre serán amados y apoyados.

Ayudar a los niños a superar el divorcio de los padres

Mantener una rutina estable

El divorcio es, en la mayoría de los casos, una situación muy caótica y estresante para los niños. Es importante ayudarles a mantener una rutina estable durante este tiempo difícil: se debe prestar especial atención a que los niños cumplan con sus actividades extracurriculares, horarios de comidas y rutinas de sueño. Esto les ayudará a sentirse más seguros y estables durante la transición.

Buscar ayuda profesional si es necesario

Si los padres ven que los hijos están luchando para superar el divorcio, pero que no logran gestionar correctamente sus emociones, es importante buscar ayuda profesional. Un terapeuta ayudará a los niños a procesar sus emociones y a encontrar maneras saludables de hacer frente al cambio. También puede ser útil para los padres buscar ayuda para procesar sus propias emociones y ayudar a apoyar a sus hijos durante este tiempo.

Fases de superación del divorcio: el duelo

El proceso de duelo es un proceso emocional y psicológico que se experimenta después de una pérdida significativa, ya sea la muerte de un ser querido, una separación, una enfermedad grave, un cambio drástico en la vida, entre otros. Aunque el proceso de duelo es único para cada persona, generalmente se consideran cinco etapas que pueden experimentarse en diferentes momentos y de diferentes maneras.

  1. Negación: la primera reacción ante la pérdida puede ser la negación o incredulidad, donde se trata de evitar la realidad de la situación. La persona puede sentir que no es real, que no está sucediendo realmente, que es un error o que todo es una pesadilla. En el caso de los niños, estos suelen fantasear con la idea de que los padres se reconciliaran en breve y todo volverá a ser como antes.
  2. Ira: después de la negación, la persona puede sentir una gran frustración y enfado. Es común que se cuestione el porqué de la situación, sienta una gran injusticia o ira hacia personas o situaciones relacionadas con la pérdida. Por este motivo, los niños deben contar con las herramientas adecuadas para gestionar estas emociones.
  3. Negociación: en esta etapa, la persona puede intentar negociar con la situación y buscar soluciones que le permitan evitar la pérdida. Por ejemplo, en el caso de los niños, puede cambiar su manera de comportarse, cambiar los amigos, buscar nuevas actividades y aficiones, etc.
  4. Depresión: en esta etapa, la persona comienza a experimentar una tristeza profunda y un sentimiento de vacío, al reconocer la realidad de la situación y la pérdida que ha sucedido. Pueden aparecer sentimientos de soledad, desesperanza, insomnio y otros síntomas de depresión. Este es uno de los momentos en los que los niños más van a necesitar a sus padres.
  5. Aceptación: la última etapa del proceso de duelo implica llegar a un punto de aceptación y entendimiento de la situación. El sufrimiento ya habrá desaparecido y los niños ya habrán interiorizado y normalizado la situación.

Explicar el divorcio a los niños es una situación difícil. Por ello, los padres deben prepararse cuidadosamente para la conversación. Así mismo, es importante ser honestos y directos, escuchar los sentimientos de los niños y mantener la comunicación abierta. De este modo, los padres podrán ayudar a sus hijos a superar el divorcio de manera saludable y positiva.

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *