Secretos para educar a tu hijo feliz

educar hijo feliz

Parece que la felicidad es una meta, pero en realidad es un camino. Esto se lo debemos enseñar a nuestros hijos desde que son bien pequeños, ¡ser feliz es una elección consciente! Que los hijos aprendan esto es sin duda, una de las tareas más importantes dentro de la crianza. Los valores y las normas son importantes en la educación de nuestros hijos, pero su sonrisa diaria aún lo es más.

Para que un niño se sienta feliz debe sentirse comprendido, querido, valorado, respetado y protegido. Parece difícil, pero cuando la crianza se hace desde el corazón y no tanto desde la razón, se pueden conseguir grandes resultados. Para que lo consigas, te vamos a dar los secretos más importantes a tener en cuenta.

Tus frustraciones no son las de tu hijo

Hay padres y madres que sin darse cuenta vuelcan las frustraciones en la vida de sus hijos, sin que ellos puedan entender por qué se les exige tanto. Si tuviste sueños que no pudiste cumplir por las circunstancias de la vida, entonces, recuerda que tus hijos no tienen que cumplirlos por ti. Ellos son personas diferentes a tu persona, tienen sus propios intereses y sueños (y debes respetarlos).

En el caso de que tu infancia no fuese la mejor de todas o si tuviste sufrimiento emocional, debes saber que tus hijos no deben vivir lo mismo que tú. Rompe esas cadenas que te atan al pasado y dedícate a ser el mejor padre que tus hijos puedan tener en esta vida. Ellos se lo merecen, y tú también.

Trabaja la buena comunicación en la familia

Para mantener una buena comunicación con tus hijos, no solo tienes que escucharles… porque puedes escucharles mientras estás haciendo otras cosas y que tus hijos no se sientan queridos ni valorados…. Deben sentirte presente y para ello, es importante que dejes cualquier cosa que te esté distrayendo para que de esta manera, puedas estar totalmente presente. Así, tus hijos se sentirán escuchados (de verdad), valorados y comprendidos.

Tus hijos están desarrollando todas sus capacidades comunicativas, ¡las están aprendiendo de ti! ¿Qué aprenderán si mientras te cuentan algo importante para ellos tú no apartas la mirada del móvil, la tablet, el ordenador o la televisión?

Busca en tu niño interior y habla con él. Pregúntale qué te hacía feliz o qué era lo que te motivaba. Sus respuestas muy probablemente, te ayudarán a tener una crianza excelente… Pero para conseguirlo, debes hacer un buen trabajo de introspección. Puedes comenzar haciendo por ejemplo, meditaciones guiadas.

Sé una persona empática

Tus hijos necesitan tu empatía, pero también necesitan aprender a ser empáticos, y por ello, tu ejemplo en cuanto a entender, comprender y valorar los sentimientos ajenos es fundamental. La empatía te ayudará a comprender tus emociones, pero también las de tus hijos… que como sabrás, suelen ser bastante intensas. Necesitan que seas su guía emocional desde el nacimiento y durante toda la vida.

Si te cuesta comprender tu universo emocional, entonces encontrarás obstáculos cuando quieras comprender a tus hijos. En este sentido, es muy importante que si lo necesitas, busques ayuda de un profesional de la educación emocional para que puedas comprender tu maravilloso mundo interior de emociones.

amor en casa

Que nunca falte amor en casa

El amor, el cariño, las caricias y los abrazos diarios son necesarios para que cualquier niño crezca feliz. Si bien es cierto que también necesitas normas y límites, educar nunca estará reñido con el amor incondicional de los padres hacia sus hijos.

El amor hacia los niños no es darle todo lo que pidan, porque en este caso, crecerán pensando que el mundo y las personas les pertenecen y comenzarán a tener un comportamiento tirano. Pero esto no es educar con amor… El cariño y el amor incondicional en la crianza, tienen que ver con las normas, los límites, la flexibilidad en algunas ocasiones, las risas, los valores y sobre todo, que tus hijos se sientan seguros, valorados y aceptados en todo momento.

El mejor regalo: tu tiempo

El mejor regalo que les puedes hacer a tus hijos no se compra con dinero pero es lo más importante que tenemos en la vida: el tiempo. Necesitan de tu tiempo, de tu paciencia, de tu compañía y por supuesto, de tu presencia.

El tiempo a tu lado es su mayor tesoro, porque es el hogar al que pertenecen. Además, darles tu tiempo también te llenará de amor puesto que tus hijos te priorizarán siempre, incluso cuando comiencen a crecer y a crearse su propio entorno social. Querrán estar a tu lado por encima de todas las cosas, porque habrán crecido sintiéndose bien contigo a su lado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver información legal y reglas de comentarios