Cuándo hay que poner fin al colecho

dejar colecho

Quizá te has preguntado alguna vez cuándo será ese día en el que debes poner fin al colecho. Es posible que hayas preguntado a expertos y que te hayan asesorado o te digan cuándo es mejor hacerlo (suelen coincidir que cuanto antes mejor). La realidad, es que es una decisión que debes tomar tú junto con tu hijo y que nadie te deberá decir si debes hacerlo antes o después.

Los beneficios del colecho

El colecho (cuando los padres duermen con sus hijos en la misma cama) es una costumbre innata que garantiza la supervivencia de la especie y por eso es natural y necesario. En toda la historia de la humanidad, los niños han dormido con sus padres ya que este contacto constante fortalece el vínculo afectivo, el bienestar de todos y un buen desarrollo neuronal en los pequeños. Además, en los bebés, se favorece la lactancia materna y el descanso de todos.

El colecho es una práctica que no debe acabarse de manera precipitada porque otros te digan que ya toca dejar de hacerlo. Es una decisión íntima que cada familia tendrá que tomar cuando todos sus miembros se sientan preparados, y no antes.

No es bueno dejar llorar a los niños para que aprendan a dormir solos desde que nacen, ya que cualquier separación entre padres y recién nacidos incrementa el cortisol (la hormona del estrés) en los pequeños. Los niños que duermen con sus padres lo hacen de manera más tranquila y se despiertan menos, algo que favorece a su desarrollo integral.

Normalmente los pequeños aceptan dormir solos alrededor de los cuatro años si se les pide amablemente y si se realiza una transición para ello. Pero no hay que obligarles a hacerlo si no están preparados… Apuesta por la felicidad familiar y no por la ansiedad o el estrés.

Cuándo y cómo dejar el colecho

Colecho de forma segura

Es fundamental tener presente que la Asociación Española de Pediatría (AEP) asegura que los bebés de hasta seis meses deben dormir en su cuna, boca arriba pero cerca de la cama de sus padres. De esta manera se reduce el riesgo de SMSL (Síndrome de Muerte Súbita del Lactante) hasta un 50%.

Para practicar el colecho de manera segura, es buena idea que se tengan en cuenta siempre los siguientes criterios:

  • Hasta los seis meses los bebés deben dormir en su cuna, tal y como hemos apuntado más arriba (por ejemplo, en una cuna colecho).
  • El dormitorio siempre debe tener una temperatura ambiente adecuada y evitar abrigar el bebé.
  • El colchón debe ser firme, nunca hay que dormir sobre superficies blandas, sofás o sillones.
  • La cuna debe estar totalmente despejada (ni cojines, ni peluches, ni mantas…)
  • No se debe compartir la cama con otros niños, en caso de que no quede más remedio, el adulto siempre se debe colocar entre el niño y el bebé.
  • Hay que poner los dispositivos adecuados en la cama para evitar caídas.

Cuándo NO practicar el colecho

Existen determinados momentos que no es aconsejable practicar el colecho y por eso, hay que tenerlos muy en cuenta:

  • Con bebés prematuros o de bajo peso.
  • Si la madre o el padre ha ingerido alcohol, drogas o medicamentos sedantes.
  • Cuando el padre o la madre tienen cansancio extremo.

Es vuestra decisión

Lo importante es que seáis conscientes de que aunque os puedan dar recomendaciones, la última palabra siempre la debéis tener vosotros. No tenéis que forzar situaciones, es mejor seguir un ritmo natural y respetar las necesidades de cada uno.

El sueño es un proceso evolutivo y están implicados factores fisiológicos, emocionales, sociales y culturales, por lo que antes de tomar una decisión hay que tener en cuenta esto. Cada familia es un mundo y hay que respetar las decisiones que se tomen en cada una de ellas siempre que sean con sentido común y por el bienestar de todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios