Flexibilidad cognitiva: qué es y por qué es tan importante

La flexibilidad cognitiva es más importante que el CI para alcanzar el éxito

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre la flexibilidad cognitiva? Tiene que ver con la capacidad de adaptarse a las circunstancias y también al conocimiento a través de la creatividad, la imaginación, la empatía y por supuesto, la curiosidad. Es posible que alguna vez hayas pensado que para tener éxito en la vida es necesario tener un Coeficiente Intelectual (CI) alto y solo de esta manera se puede tener éxito en ámbitos tan complicados como la tecnología, la ciencia o la innovación. Nada más lejos de la realidad, la flexibilidad cognitiva es mucho más importante.

Por eso, en la flexibilidad cognitiva es tan importante desarrollar la capacidad creativa, imaginativa, motivacional y empática para avanzar cognitivamente ante cualquier concepto o comportamiento que sea necesario para conseguir metas u objetivos. En cualquier etapa, a cualquier edad. Es, en definitiva, la capacidad de aprender a aprender de la forma más flexible posible.

La flexibilidad cognitiva

Desgraciadamente hay personas que por sus características personales o por la educación recibida, tienen una mente rígida que no piensa más allá de aquello que le imponen. En cambio, aquellas personas flexibles siempre miran más allá, son buenas resolviendo problemas gracias a su creatividad e ingenio y no se ofuscan si se equivocan. Aprenden de los errores porque saben que son los mejores maestros.

Es muy importante educar a los niños en la flexibilidad cognitiva porque es la que realmente les llevará al éxito. Serán capaces de pensar nuevas ideas, conectar unos conceptos con otros e inventar cosas sin pensar que son tonterías.

El CI no lo es todo

Quizá académicamente un niño no saque buenas notas porque le cuesta tener esa mente rígida o esa memoria de trabajo, pero en cambio, son increíbles a la hora de resolver problemas… porque el éxito no depende únicamente del CI sino de la capacidad resolutiva que se tenga. Una persona con inteligencia media puede crear obras maestras como pintor, por ejemplo, pero solo si se ha desarrollado correctamente su creatividad y no se le ha educado en una mente rígida.

El CI es importante claro está, pero la IE (Inteligencia Emocional) y la flexibilidad cognitiva serán las encargadas de llevar a una persona al éxito. Estas personas más flexibles mentalmente, serán capaces de encontrar los fallos que cometen para aprender de ellos y mejorar su rendimiento en cualquier ámbito. Buscarán las estrategias necesarias para superarlas, porque saben que una equivocación no es sinónimo de fracaso, sino la oportunidad de superarse a sí mismos.

Mayor resiliencia

Cuando se tiene una buena flexibilidad cognitiva, también es posible tener una buena resiliencia, ya que estas personas tienen mayor resistencia a las circunstancias adversas de la vida. Esto hace que intenten buscar no solo la parte buena de las cosas, también aquello que les causa dolor o malestar emocional, lo gestionarán de tal manera que no les causará un problema severo, sino que buscarán la manera de estar y sentirse mejor dentro de las circunstancias que les ha tocado vivir.

Gracias a esta resiliencia y a la Inteligencia Emocional que tienen, serán personas con mayor capacidad para comprender las emociones propias y ajenas, tendrán un mayor pensamiento crítico y sabrán intuir cuáles son las intenciones de otras personas para poder escoger mejor un camino u otro en diversas circunstancias sociales.

Rigidez cognitiva niños

Cuidado con la rigidez cognitiva

Cuando hablamos de la otra cara de la moneda en cuanto a la flexibilidad cognitiva, nos encontramos con la rigidez de esta misma. En ocasiones, esta rigidez puede ir asociada a diversos problemas de salud mental como el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo), la depresión mayor o el TEA (Trastorno del Espectro Autista).

Aunque también depende mucho del tipo de educación que se ha ofrecido a los niños desde su más tierna infancia. Si desde pequeños a los niños no se les permite tener creatividad, imaginación, expresarse con libertad… acabarán teniendo una mente rígida que no les permitirá avanzar en sus propios ideales e intereses.

Por todo esto, es tan importante entrenar la flexibilidad cognitiva en niños y adultos. Se puede hacer mediante la terapia cognitivo-conductual para poder cambiar los patrones de pensamientos rígidos o negativos de las personas y mejorar al mismo tiempo, el comportamiento que presentan en su vidas.

Esta flexibilidad cognitiva es esencial para cualquier niño y adulto, pero en especial para niños con TEA y personas mayores. De esta manera, las personas de cualquier edad tendrán nuevas habilidades y se sentirán mejor consigo mismas al darse cuenta de que su pensamiento es más flexible y que pueden abordar mejor las situaciones diarias de la vida, sean cuáles sean.

Cuando las personas se sienten capaces de superar adversidades o problemas cotidianos, sabrán que la resiliencia está en ellos mismos, algo que sin duda, les hará tener un mayor bienestar tanto en su presente como en su futuro. La flexibilidad cognitiva es imprescindible a nivel social para tener una sociedad de éxito.

Referencias
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios