Ho’oponopono para una crianza más fácil

Ho’oponopono

Ser padre es todo un desafío hoy en día, pero también es muy gratificante… De hecho es 50% gratificante y 50% estresante… Aunque podrá ser más fácil o menos, dependiendo del enfoque que le demos o según la perspectiva con la que miremos las cosas que suceden diariamente. Los hijos reflejan nuestras propias creencias, cómo nos vemos hacia nosotros mismos. Son capaces de llevarnos al límite más lejano, o hacernos sentir más cerca de nosotros mismos para tener la oportunidad de aprender y crecer.

Los padres deben tener en cuenta que su relación con los hijos dependerá exclusivamente de sus pensamientos. Lo que realmente importa no es lo que ocurre fuera de ti, sino los pensamientos que tienes sobre tus hijos y su comportamiento. Esta es la creencia de Ho’oponopono, un antiguo arte hawaiano que enseña que nada existe fuera de nuestro corazón.

Si tú cambias, tus hijos también lo hacen

Todo lo que viene a nuestras vidas es en realidad una oportunidad para aprender, y está ahí porque lo atraemos por una cierta razón. Por lo general, nuestra realidad refleja ideas y conceptos que se reproducen constantemente en la mente subconsciente, sin que nos demos cuenta de esto. Esto significa que, mientras quieres deshacerte de pensamientos repetitivos, cambiarás por dentro y tus hijos también lo harán.

Sí, cuando cambiamos, todo cambia (incluso los hijos) sin tener que decirle nada a nadie. Ho’oponopono es como la tecla de borrar en el teclado de tu ordenador. Los desafíos con tus hijos son solo algunos de los “programas” que tiene el ordenador y tú escoger eliminar lo que no funciona o seguir reproduciendo ese programa que da problemas en vuestras vidas. Para conseguir que las cosas vayan bien, los padres deben aprender a ponerse ellos mismos primero en su lista de prioridades… sin necesidad de sacrificarse constantemente. Es una manera de recuperarse y darse cuenta de que así, los niños también estarán bien.

Hoponopono

Los niños no solo te escuchan, también te observan y aprenden de lo que ven en ti cada día. Tus hijos lo único que necesitan saber es que les quieres y que les agradeces que estén en tu vida. Además de decirles a tus hijos lo mucho que les quieres durante el día, hazlo también mientras duermen. La mente subconsciente nunca duerme, y esa es la parte que necesita escucharlo, no el intelecto.

Ser aceptado por uno mismo y por los demás

Todos nosotros, pero especialmente los niños, quieren ser aceptados por otros y se sienten presionados por la búsqueda de ese tipo de amor. Pueden compararse con otros y ser infelices por eso.

Una forma de ayudar a los hijos a sentirse bien con ellos mismos es asegurarles que los aceptamos tal como son. Debemos hacerles saber que nacieron con talentos únicos y especiales, que es importante hacer lo que amamos y que, cuando hacemos lo que queremos y nos esforzamos lo suficiente, el dinero siempre nos llega. Nuestros hijos deben saber que lo que importa es lo que pensamos de nosotros mismos, no lo que otros piensan de nosotros.

Solo hay que preocuparse por estar bien, porque “las cosas buenas” suceden o llegan a las personas felices. Estas personas parecen “tener suerte”, cuando en realidad, la clave es que no se preocupan por lo que están en el “flujo” constante de la vida. Pensar y preocuparnos nos mete en problemas… Por eso, enseña a tus hijos a rendirse a la vida en lugar de luchar con sus opiniones y juicios. Todos necesitamos ver cada problema como una oportunidad. Cuando esto se pueda hacer todas las tensiones desaparecerán milagrosamente, y nuestras vidas, así como las vidas de nuestros hijos, serán mucho más fáciles, felices y plenas.

Deja un comentario sobre “Ho’oponopono para una crianza más fácil”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver información legal y reglas de comentarios